domingo, 24 de octubre de 2021

¿Rey estás, dónde estás?

No me equivoco, creo, si digo que el rey Juan Carlos I nos caía bien simpático a todos. Ello no quiere decir, empero, que su retiro a no se sabe dónde -no abdicación que fue en el 2014- merezca todos los días las primeras planas.

Las perspectivas de la campaña electoral en los EE UU, con Trump por un lado y Kamala Harris (candidata a vicepresidente demócrata) por el otro, pienso que Joe Biden va a pasar un poco a segundo plano en la confrontación, da mucha más carne para cortar.

Pero lo de Juan Carlos no es mera anécdota, aunque las haya de sobra. Lo de él vuelve a tener una incidencia especial en estas épocas que se viven en el reino

Como dije, Juan Carlos caía simpático. No así la reina Sofía: tenía sus simpatizantes pero también sus contras. Igual que la hoy reina Letizia. Son como el mondongo: te gusta o no te gusta, sin mucho término medio.

Los dos momentos estelares de Juan Carlos I fueron en febrero de 1981, cuando el comandante Antonio Tejero copó el Congreso y el rey optó por el buen camino y el otro cuando en noviembre del 2007 mandó a callar al comandante Hugo Chávez. El famoso y aplaudido “por qué no te callas”.

En el interregno se le perdonaron o disimularon muchas cosas, por ejemplo el ser preparado y designado por Franco, lo mal que se portó con su padre Juan, el hecho de que demoró un poquito -dudó, se dice- en qué hacer en febrero del 81 y el papelón de que a modo de disculpas invitara a palacio al reprendido Chávez. Negocios son negocios, se dirá. Y… primero está España.

No esta la única ni la primera ocasión en que Juan Carlos desaparece: le pasaba una o dos veces por año, siendo rey, y la prensa española se hacía la distraída y hablaba de internaciones en clínicas suizas o safaris por África, preferentemente. También se sabía que el rey era el lobista preferido de las empresas españolas y que no tenía mucho empacho en “presionar” gobiernos haciendo valer la condición de “madre patria”, para empezar. Lo hacía por España, preferentemente.

Pero anécdotas, papelones, contradicciones y algunas cositas no muy clara las hay en todas las monarquías. El Reino Unido es un ejemplo. Pero como que lo manejan mejor. Y mientras la gente está pendiente de toda esta gran burocracia real: se trata de los funcionarios públicos más caros del mundo, de los que no se sabe mucho lo que hacen, si están capacitados para la función y ni si marcan tarjeta o tienen horario. (Parecido a lo de la ONU y otros organismos internacionales como la OMS, Unesco, FAO, FMI, Banco Mundial, etc.)

De todas formas a Juan Carlos hay que agradecerle que fue quien en las últimas décadas, respetando los principios y las instituciones democráticas mantuvo unida a una España secesionista. Esto es, posibilitó la convivencia de distintas comunidades que, y esto es a confesión de parte, nunca se sintieron españolas. Y eso no es poco. Y se le debe contabilizar a favor.

Desde hace ya mucho tiempo España vive una especie de nueva guerra civil; incruenta sí, pero como aquella con muchos frentes y no menos fanatismos y sinrazones.

Juan Carlos mantuvo la unidad y la paz. Es así. Cuando su imagen comenzó a debilitarse ya sea por el alcohol -se eso se hablaba- las desapariciones, las desavenencias familiares a distintos niveles, se dio el rebrote de las nacionalidades, el resucitar de los republicanos e incluso la aparición de una nueva especie de republicanos demócratas, progresistas, populistas, oportunistas y bolivarianos, -todo a la vez- como es el caso de la gente de Podemos, hoy socios de Pedro Sánchez, y otrora asesores de Chávez.

La guerra está ahí, y lo que ha ocurrido con Juan Carlos es un retroceso fuerte para los pacifistas y los que pugnan por un marco de paz y convivencia.

No es fácil la tarea para el rey Felipe VI. Le han dejado una pista muy resbalosa. Además, con un gobierno que decididamente no está a la altura, ni de cerca, de las circunstancias que se viven en la península.

Como Vallejo seguramente debe clamar: ay “España, aparta de mi este cáliz”.

Más del especial aniversario

Nancy Gómez: “Cuando tienes el conocimiento, tienes libertad para tomar las mejores decisiones”

Luego de 40 años en el sector educación, la fundadora del Colegio Los Próceres de Puerto Ordaz y gremialista resalta la importancia de priorizar la enseñanza en el ámbito económico y formativo, y dignificar la labor del docente para el desarrollo de la sociedad.

COMPROMISO HISTÓRICO

CORREO del CARONÍ registra siempre en sus páginas y contenidos el acontecer regional, nacional y universal, con profesionalismo, autenticidad y solvencia ética. Sin concesiones.

Henri Gaspard: “A Guayana la vimos todos fallecer ante nuestros ojos y nadie, o la mayoría, no hizo nada”

El exdirigente gremial y empresario de Guayana sostiene que el sentido de pertenencia los ha hecho mantenerse en Guayana y en el país, con la esperanza de perdurar. Defiende que el proyecto Guayana es atípico. | Foto Roberto Mata

Gabriela Mazzerioli: “Es la desidia la que nos obliga a tomar por nuestras propias manos el rescate”

La propietaria de El Churrasco y presidenta de la Asociación de Comerciantes de Puerto Ordaz cuenta cómo han logrado sortear los obstáculos que la economía nacional y la falta de gobernabilidad le ha interpuesto al gremio comercial y a la pizzería más antigua de la ciudad | Fotos William Urdaneta

Evelio Lucero: “Siempre hubo un tema pendiente en esta ciudad, que la gente tomara las riendas de su destino”

Evelio Lucero acaricia los 79 años de vida con un marcado ineludible: la fotografía, el oficio que conoció en su periplo de bombero y que al llegar a Puerto Ordaz en 1964 le permitió instalarse en la ciudad, a cambio de una crónica gráfica sin la cual sería imposible repasar los “besos y las bofetadas” de una Ciudad Guayana que llora por el desastre actual y empuja desde sus entrañas un mejor porvenir.

Oscar Quijada: “¿Cómo nos vamos a ir de Guayana cuando la región nos ha dado todo?”

Desde 1984, Oscar Quijada está al frente de Librerías Latina, junto a su socia. Es una de las figuras de la región que ha logrado sortear las adversidades y mantener proyectos que son emblemas en Guayana y ejemplo de constancia, superación y fortaleza, bases para apostar por la recuperación y desarrollo de la región.

Para Pablo Artal, el camino a la transformación colectiva empieza por el ejemplo individual

El artista chileno, con más de seis décadas en Venezuela, vive en una especie de retiro en lo alto de una montaña al sur del país. Pero la minería en territorio indígena o la migración desenfrenada no son ajenas a su realidad. Cree que la concepción política está errada y considera que el colapso y deterioro del país es profundo, pero el cambio se gestará poco a poco partiendo del ejemplo que cada ciudadano haga. | Fotos Cortesía buscandoamigente.com

María Ruzza: “Este Gobierno nunca ha pensado en las clínicas como colaboradoras para proteger la salud de la comunidad”

Una burbuja donde nada falte al paciente. Así intenta definir siempre la ingeniera María Ruzza, gerente general de Clínicas Ceciamb, al centro de salud que junto a su esposo construyó en Ciudad Guayana. Tras 30 años de trayectoria en la ciudad, el servicio privado se mantiene pese a la crisis del sector salud con no pocos retos por superar.