Codehciu documentó 13 femicidios solo en el estado Bolívar entre enero y agosto del 2020. Con el asesinato de Giannelly y Raquel, la cifra asciende a 15 femicidios en lo que va de año.

@mlclisanchez

En menos de dos semanas hubo dos femicidios en el estado Bolívar, en los municipios Piar y El Callao. El hecho más reciente es el femicidio de Raquel Araquepita, una adolescente de 17 años, asesinada a puñaladas por su padrastro Sanín Antonio Quintero Jacome de 48 años este primero de octubre en Upata.

El hombre fue detenido cuando intentaba suicidarse en una zona boscosa de la localidad y está bajo custodia del Ministerio Público, informó el comisario general y director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico.

El comisario informó que Quintero sostuvo una “relación sentimental” con la víctima desde que la adolescente tenía 13 años. Sin embargo, de acuerdo con el artículo 43 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, esto puede definirse como abuso sexual continuado en lugar de “relación sentimental” porque el responsable se prevalió de una relación de superioridad y parentesco: Quintero le llevaba 31 años de diferencia a la víctima, con la que tuvo dos hijos, de uno y tres años.

De acuerdo con el parte oficial, la adolescente estaba bajo el cuidado de Quintero desde que su madre migró a las minas del sur del estado Bolívar a trabajar, por lo que la joven se encontraba en una situación de doble vulnerabilidad: por ser menor de edad y por ser parte de la población de niñez y adolescencia dejada atrás.

Los niños y adolescentes dejados atrás son aquellos que quedan al cuidado de terceros porque sus padres migran a otros países o en este caso, a las minas del sur del estado Bolívar. En ese contexto, quedan vulnerables ante el abuso sexual, la violencia y el acceso reducido a salud, educación y otros derechos fundamentales.

   
Giannelly Pirrongeli (23) murió junto a su bebé nonato tras ser golpeada y estrangulada por su pareja | Foto cortesía

El otro caso reportado en los últimos ocho días es el femicidio de Giannelly Pirrongeli de 23 años en el sector Nuevo México de El Callao. La mujer tenía siete meses de embarazo.

Giannelly fue golpeada y estrangulada por su pareja, Robert Gustavo Terrán Barrios, de 26 años. El 23 de septiembre la víctima ingresó a la clínica Van Praag en Upata, donde falleció con su bebé. De acuerdo con el Cicpc, el hombre huyó de la escena del crimen, y luego fue aprehendido por funcionarios del Eje de Investigación de Homicidios.

A Terrán se le dictó privativa de libertad por femicidio con agraviante y el destino de reclusión es la cárcel de El Dorado.

Giannelly fue maltratada en varias ocasiones por su pareja. La violencia contra la mujer es progresiva y degenera en femicidio, por lo que el Estado debe activar mecanismos de prevención y respuesta para evitar la reincidencia de los casos.

15 femicidios

La Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) documentó 13 femicidios en el estado Bolívar entre enero y agosto del 2020. Con el asesinato de Giannelly y Raquel, la cifra asciende a 15 femicidios en lo que va de año.

La Ley Orgánica sobre el Derecho de Las Mujeres a una Vida Libre de Violencia define el femicidio como la forma más extrema de violencia de género, causada por odio o desprecio a su condición de mujer, que degenera en su muerte, producidas tanto en el ámbito público como privado.

Esta ley tipifica 21 tipos de violencia contra la mujer. El femicidio es la forma más grave y puede prevenirse; de allí la importancia de que la ciudadanía conozca los tipos de violencia, denuncie en caso de ser testigo y mantenga una actitud de tolerancia cero a estos hechos, pues la violencia contra la mujer no es un asunto privado, es un problema de salud pública.

La sobreviviente o víctima de violencia por lo general está envuelta en un ciclo de violencia del que no puede salir sola, y no siempre es capaz de denunciar; requiere asistencia.

Codehciu también contabilizó 116 casos de Violencia basada en Género (VbG) entre enero y agosto, y alertó sobre el aumento de violencia sexual contra niñas y adolescentes. Solo entre julio y agosto hubo 22 casos de violencia, y el municipio Caroní se posicionó como el territorio con más casos entre los cinco municipios monitoreados.

13 de los actos de violencia fueron perpetrados contra menores de edad entre los cuatro y 17 años, en su mayoría abusadas sexualmente. Los demás casos reportados corresponden a actos lascivos, violencia física, acoso y amenazas.

En caso de sufrir violencia de género, Codehciu brinda asistencia psicosocial a través de los números: 0412-697 83 52 y 0412-185 02 66 en un horario de atención de 8:00 am a 5:00 pm. Y para denunciar, el Cicpc pone a disposición el número 0424-279 06 19.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework