miércoles, 16 de junio de 2021 | 12:15 PM

Déficit de recursos lleva a las unidades de diálisis en Bolívar al borde de un paro técnico

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales paga montos ínfimos por cada terapia realizada, lo que hace que las unidades de diálisis trabajen a pérdida. La situación amenaza la vida de pacientes renales que dependen de la hemodiálisis para sobrevivir.

@g8che

  

Ajuste a Bs. 250 mil a partir
de agosto

El IVSS informó a los centros de diálisis este martes 4 de agosto de un nuevo ajuste en la tarifa para la sesión de hemodiálisis. El documento, firmado por la directora de Nefrología, Emilena Romero, notifica un ajuste a 250 mil bolívares ($ 0,95) por sesión a partir del 1 de agosto.

“Reiterándoles la importancia de la efectividad del tratamiento de hemodiálisis, lo cual implica tres sesiones semanales con una duración mínima de tres horas, la disminución del tiempo de diálisis debe estar precedida por indicación médica”, expresa el comunicado con fecha del 3 de agosto de 2020.

Los dueños de estas unidades calificaron el monto como una “burla”.

En las unidades de diálisis en Bolívar se acentúa el déficit de recursos económicos. Desde hace dos años aproximadamente el pago que reciben por los convenios con el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) está lejos de cubrir los costos operativos. Como consecuencia, se mantienen trabajando con máquinas dañadas, sin los mantenimientos correctos y sin pagar al personal salarios ajustados a la realidad.

El nefrólogo Jorge Nazzoure, dueño de la unidad de diálisis San Pedro en Ciudad Bolívar, manifestó que el IVSS paga 100 mil bolívares por cada diálisis realizada, el equivalente a $ 0,38, de acuerdo con la tasa del Banco Central de Venezuela este martes.

Hace 15 años cuando se inauguró la unidad San Pedro, el IVSS pagaba en bolívares el equivalente a al menos 12 dólares por diálisis. Con enfermeras, médicos, máquinas e insumos por mantener, Naazzoure no comprende cómo les pagan menos de lo que vale un refresco de dos litros. Aunque se han comunicado con la dirección del IVSS, no ha habido respuesta.

Los dueños de las unidades de diálisis solicitan 15 dólares por terapia para mantener la operatividad.

Estas unidades de diálisis son empresas privadas que prestan el servicio al IVSS a través de un contrato que no es renovado desde 2017. En esta alianza, las empresas deben garantizar el alquiler de los locales, el salario del personal de salud y el mantenimiento del sistema de ósmosis. El instituto dependiente del Ministerio de Salud se debe encargar del mantenimiento y renovación de los dializadores y de entregar los insumos para las diálisis.

La realidad es que esto no funciona de acuerdo con lo estipulado. Los dueños de los centros han tenido que costear los mantenimientos de las máquinas y el IVSS no se ha preocupado por renovar los dializadores dañados. Por esta razón, Nazzoure tiene cinco de las 17 máquinas dañadas y otras seis trabajando con múltiples fallas. “Tenía capacidad para dializar 96 pacientes y ahora tengo menos de la mitad”. Calcula que están atendiendo a solo 42 pacientes y en dos de los tres turnos que antes laboraban.

Las terapias de hemodiálisis crónicas son esenciales para eliminar el exceso de líquidos en el cuerpo y las sustancias tóxicas en la sangre como la urea y la creatinina. Además, ayuda al control de la presión arterial. Estas máquinas dializadoras que funcionan como un riñón artificial son indispensables para mantener con vida a las personas con problemas renales. El proceso debe hacerse un mínimo de tres veces por semana, cuatro horas por día.

Nazzoure indicó que tiene aproximadamente dos años sin hacerle el mantenimiento correcto al sistema de ósmosis inversa, la cual purifica el agua para el proceso de hemodiálisis. “Si se daña la máquina -ósmosis- se quedan 42 pacientes sin diálisis”, advierte.

Además de las limitaciones en el servicio, el pago al personal es deficiente. “El sueldo es realmente un sueldo miserable”, indicó. Los ingresos por diálisis no permiten mantener salarios de ni siquiera 20 dólares mensuales. “Nos ha tocado sacar de nuestro propio peculio para poder pagar la segunda quincena”, agregó.

Devaluación y ajustes desfasados

Entre octubre de 2019 y marzo de 2020, el IVSS pagó 40 mil bolívares por cada diálisis a una unidad especializada en Ciudad Guayana. En abril, ajustaron el pago a 100 mil bolívares. “No hacemos nada con eso, a duras penas logramos pagar al personal”, expresó un trabajador de una unidad de diálisis en Puerto Ordaz, que pidió mantener su nombre en reserva por temor a represalias.

  
Los centros se mantienen con cuatro o cinco dializadores dañados

Como mínimo, estima, deberían pagar 10 dólares por cada diálisis. En 2010, el pago por terapia equivalía a 16 dólares.

Los pagos actuales no permiten cumplir con el mantenimiento de equipos. Un kit para hacerle mantenimiento a un dializador cuesta 35 dólares, mientras que el técnico cobra un monto similar, precisó. El mantenimiento del sistema de ósmosis inversa alcanza los 1.000 dólares y se debería hacer por lo menos tres veces al año.

La última vez que pudo hacerle mantenimiento al sistema de ósmosis fue en octubre de 2019, pero este año no ha podido realizarlo ni espera lograrlo en el corto plazo. “Aquí lo que está uno es para sobrevivir”, subrayó.

“Todo está dolarizado y nosotros no tenemos capacidad para responder al arreglo de las máquinas”, dijo. Incluso los aires acondicionados fundamentales para evitar contaminaciones pueden llegar a representar un costo de hasta 300 dólares. “Estamos ahogados, prácticamente estamos bajando la santamaría”.

Su proyecto de salud, que incluía un laboratorio, quedó frustrado por la falta de respuestas del IVSS. Aunque las condiciones los limitan, teme cerrar por eventuales represalias gubernamentales, pero está consciente de que mantener las operaciones depende de las enfermeras, quienes trabajan con salarios de 10 dólares.

Continúa la desatención estatal

2.486 personas que recibían regularmente la hemodiálisis tres veces por semana en 86 de las 147 estaciones en el país murieron entre octubre de 2017 y junio de 2018, de acuerdo con una investigación de Armando.info. En ese periodo, la falta de insumos y la grave crisis eléctrica fueron las principales causas.

Este 3 de agosto, 100 pacientes renales atendidos en la unidad de diálisis de Barquisimeto, estado Lara, estaban en peligro de muerte, reportó la periodista de Crónica Uno, Gregoria Díaz. La máquina de ósmosis no funcionaba desde hace un mes y los pacientes no estaban recibiendo el tratamiento adecuado.

La grave crisis de salud sigue sin ser atendida por autoridades del IVSS. Las precarias condiciones de estos centros ponen en mayor peligro a quienes dependen de un dializador para sobrevivir.

 

  

 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Delegados sidoristas jubilados forzosamente hace cuatro meses exigen al ministro del Trabajo ser reenganchados

Desde el 15 de febrero dejaron de recibir su salario. Los retiraron sin que se les informara seis meses antes, sin un plan de jubilación y sin acuerdo entre las partes. | Foto William Urdaneta

Dirigencia sindical denuncia que gobierno quiere aparentar ante la OIT que dialoga con los trabajadores

Aseguran que el Ministerio del Trabajo solo citó a representantes sindicales adeptos al oficialismo para la discusión de contratos colectivos. Rubén González afirma que es porque ellos aprobarán sin discutir. 

Un sector sindical adverso al gobierno muestra intención de participar en elecciones regionales

La candidatura de Américo De Grazia es respaldada por Henry Arias (Alcasa) y Manuel Díaz (Venalum). En cambio, la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) rechaza la convocatoria del CNE por considerar que faltan condiciones para unas elecciones justas. | Foto William Urdaneta

Estado se niega al diálogo con Sintracemex Guayana por mejoras laborales y lo sustituye por sindicato paralelo

Representantes de Sintracemex esperaban discutir temas salariales, de salud, alimentación y pasivos laborales para mejorar las condiciones económicas y de vida de los trabajadores cementeros. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Gobierno de Maduro denuncia bloqueo de pagos para acceder a vacunas de Covax

Son cuatro transferencias bloqueadas por el banco UBS que equivalen a 10 millones de dólares y están “bajo investigación”, de acuerdo con el comunicado enviado por el organismo encargado de distribuir las vacunas | Foto cortesía

Desinformación enturbia proceso de vacunación de adultos mayores contra la COVID-19 en Caroní

Franklin Franchi, autoridad de Salud del estado Bolívar, especifica que los canales regulares para acceder a la inmunización son la plataforma Patria y la plataforma del Ministerio de Salud. Luego del registro, la persona recibirá un mensaje de texto con la fecha y centro de salud al que debe acudir. | Foto cortesía

Segunda dosis de Sputnik V puede aplicarse hasta con 90 días de intervalo sin perder efectividad

Expertos proponen que en Venezuela se aumente la cobertura de la primera dosis de vacunas Sinopharm y Sputnik V retrasando la aplicación de la segunda dosis. | Foto William Urdaneta

Denuncian que indígenas de Amazonas fueron excluidos de primera fase de vacunación masiva contra la COVID-19

Kapé Kapé propone que se habilite de uno a dos módulos de salud para la jornada de inmunización en cada eje carretero de Amazonas donde habitan las comunidades indígenas. | Foto Archivo

Ni Colombia, ni Brasil han reportado la presencia de la variante del coronavirus descubierta en la India

Ninguno de los países vecinos de Venezuela ha detectado la variante Delta. En Colombia, hasta la actualización del 25 de mayo, se confirmó la presencia de las variantes Alpha y Gamma. | Foto William Urdaneta

Autoridad única en Salud promete priorizar vacunación a sectores vulnerables de inundaciones en Bolívar

Este 7 de junio comenzó la jornada de vacunaciones COVID-19 para menores de 60 años en Bolívar. Si bien el proceso fue rápido, ciudadanos cuestionaron la reubicación de centro sin notificación previa. | Foto Jhoalys Siverio