domingo, 28 de noviembre de 2021

Estudiantes de la UNEG trancan avenida Atlántico para reclamar transporte, comedor y seguridad

El estudiante de Ciencias Fiscales, Ernesto Barrera, recalcó que 85% de los alumnos usa el transporte estudiantil. “No podemos ver clases sin transporte”, reiteró, al tiempo que puntualizó que en el actual clima de deterioro no han logrado terminar “ni el 50% de ninguna materia” de un semestre cuyo fin fue postergado hasta mayo.

[email protected]

El deterioro de los espacios de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) es cada vez más notorio. Este lunes, cuando los estudiantes reanudaron actividades académicas se consiguieron con que no solo no había transporte estudiantil, ni agua, ni alumbrado en las aulas, ni seguridad ni aires acondicionados. Tampoco había servicio de comedor. “No hay nada”, escribieron en hojas de cuaderno que mostraron en una tranca que arrancó a las siete de la mañana en la avenida Atlántico de Puerto Ordaz y se mantenía aún después del mediodía.

“No hay transporte estudiantil, no hay comedor, ni almuerzo ni cena, no hay servicio de fotocopiado ni seguridad. Las aulas no están aptas para estudiar y las autoridades no se han reportado”, expresó Catherine Pulido, estudiante de Ciencias Administrativas. “Yo tengo la suerte de que me pueden traer, pero hay estudiantes que se deben venir caminando desde el semáforo de la Unexpo o desde Alta Vista con la incertidumbre de si va a haber clases o bajo el riesgo de ser asaltados”, dijo Pulido.

       
Además de transporte estudiantil, comedor y alumbrado en las aulas, los estudiantes de la UNEG reclaman seguridad

La estudiante Meilyn Masciotti, de la carrera de Contaduría, contó que pasó una semana sin acudir a las aulas por el déficit de transporte y por la falta de efectivo para cubrir el pasaje. “Hoy vine porque conseguí efectivo prestado, pero nos están privando de nuestros derechos”, destacó.

 Además de la falta de transporte y comedor, los estudiantes señalan que en la mayoría de las aulas no hay bombillos, por lo cual ven clases bajo iluminación natural. Pedro Pérez, estudiante del primer semestre de Contaduría, aseguró que estas condiciones lo afectan. “Soy de Upata, pero me quedo en casa de un familiar en Unare. Me tengo que venir caminando, a veces sin desayunar ni almorzar y por eso cuento con el comedor. En los salones, aparte, no hay luz y no veo bien, me afecta bastante”, indicó.

 Ernesto Barrera, estudiante de Ciencias Fiscales, recalcó que el semestre debería haber terminado en marzo, pero fue alargado hasta mayo y, en estas condiciones, “no hemos terminado ni el 50% de ninguna materia”. “Pedimos que las autoridades se pronuncien y se avoquen a nuestras necesidades. Al ministro, al mismo presidente que está acá y no tenemos respuesta”, agregó.

Mientras un grupo de estudiantes cerraba la avenida Atlántico en ambos sentidos, una representación estudiantil se trasladó hasta la sede administrativa de la UNEG en la avenida Las Américas para reclamar soluciones. No obstante, Barrera sostuvo que no reciben respuesta porque las autoridades están a la espera de un reajuste de presupuesto.

“85% de los estudiantes usa transporte. No podemos ver clases sin transporte”, reiteró.

Los estudiantes aseguraron que no verán clases hasta que sean restituidos los servicios de transporte y comedor, y las autoridades mejoren las áreas de estudio.

 
Además de transporte estudiantil, comedor y alumbrado en las aulas, los estudiantes de la UNEG reclaman seguridad

Más del autor

¿Qué implicaciones tiene la COP26 para Venezuela?

Inicia la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y Venezuela es parte. En su plan de acción tras el Acuerdo de París en 2015, el gobierno se comprometió a implementar un programa de mitigación y adaptación, pero no ha cumplido. La degradación ambiental se ha acentuado. “Si queremos condiciones mínimas de habitabilidad es necesario exigir mayor compromiso climático”, sostiene Alejandro Luy, biólogo y director de la oenegé Tierra Viva. | Fotos Archivo William Urdaneta

La huella tóxica del mercurio llegó a la Gran Sabana

El mercurio también baña los territorios indígenas en la Gran Sabana. 35% de la muestra de un estudio –liderado por SOS Orinoco— en el sur de Bolívar, excede el límite de seguridad de 2 microgramos por gramo (µg/g) en cabello, establecido por la Organización Mundial de la Salud. Los resultados muestran la extensión de la huella tóxica que deja la minería en la Amazonía venezolana, que se traduce en contaminación de suelos y aguas y afecciones a la salud de la población.

“Queremos transformar la práctica de la construcción tradicional en un modelo sostenible”

El Consejo Venezolano de Construcción Sostenible participa por primera vez en la semana dedicada por distintas organizaciones en el mundo a este tema. Sus miembros aseguran que, en Venezuela, la prioridad se centra en un consumo eficiente de los recursos en medio de la crisis de los servicios, pero destacan que la construcción sostenible va mucho más allá. | Foto William Urdaneta

Nay Valero: “El punto de partida es rescatar la institucionalidad ambiental”

La investigadora de la UNEG recalca que, en lo individual, es vital hacernos conscientes “de que al momento de las compras podemos incidir en la cadena de producción al exigir productos locales, con sistemas de producción sin agroquímicos, mínimo empaquetado, reducción de la huella de carbono y adecuado manejo de los residuos y desechos”.  | Fotos William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sector universitario de Guayana rechaza firma de contrato que fija el salario en 11 dólares

Con un sindicato patronal y sin dar a conocer públicamente el contenido del contrato, gobierno firmó este miércoles en la noche las convenciones colectivas del sector educación superior. | Foto cortesía

“A los docentes nos pagan cuando les da la gana y como les da la gana”

La presidenta de la Federación Venezolana de Maestros en Caroní denunció el retraso en el pago de la quincena por parte del ejecutivo regional. | Foto William Urdaneta

En Caroní las clases presenciales iniciaron con baja asistencia de alumnos y sin acondicionamiento de colegios

Los temores de contagio, la falta de dotación de insumos de bioseguridad, la escasez de gasolina y las limitantes de transporte público, hacen cuesta arriba el retorno a la presencialidad. | Foto José Rivas

Docentes consideran muy cuesta arriba retorno a clases presenciales en Guayana

La deplorable situación de los planteles, las dificultades de movilidad por la escasez de combustible y los bajos salarios del personal docente caracterizan un panorama muy adverso para la vuelta a clases presenciales. | Foto William Urdaneta

Delincuentes desmantelan aires acondicionados de la UDO San Félix

Representantes estudiantiles denuncian que desde el inicio de la alarma sanitaria han solicitado patrullaje continuo, pero no han sido escuchados por autoridades universitarias, Alcaldía o Gobernación. | Foto Archivo

Exigen a Maduro inversiones en infraestructura de centros educativos y mejoras económicas para los docentes

Sin agua potable, con baños clausurados y sin equipos de bioseguridad, docentes y estudiantes no cuentan con condiciones seguras para retomar la presencialidad a partir del 25 de octubre. | Foto William Urdaneta