lunes, 20 de septiembre de 2021 | 2:20 PM

Miguel Siso solo soltó el cuatro para agarrar su Grammy

El músico guayanés recibió este jueves uno de los premios más importantes de la música latina en la categoría Mejor álbum instrumental por su disco Identidad.

@MarcosDavidV

Era usual verlo en los salones del Conservatorio de Educación Musical Integral (CEMI), de San Félix, con el cuatro a cuestas. Era usual verlo caminar hacia la UCAB Guayana, en Puerto Ordaz, para impartir cátedra con el cuatro a cuestas. Era usual verlo entrar  y salir de su casa en Los Mangos con el cuatro a cuestas. Era usual verlo ganar festivales de música (como La siembra del cuatro, en su edición de 2007), cómo no, con el cuatro a cuestas.

Pero ayer en la noche de Las Vegas (Nevada, Estados Unidos), Miguel Siso no estaba con el cuatro a cuestas porque lo soltó nomás unas horas: las horas que duró la ceremonia de los premios Grammy Latino de 2018. La misma ceremonia en la que fue anunciado ganador en la categoría Mejor álbum instrumental por su disco Identidad.

     
Video cortesía TNT América Latina

Subió Miguel a la tarima con la modestia (nunca falsa) de siempre y con los mismos pasos con los que recorría San Félix y Puerto Ordaz para que el peso del gramófono dorado le cayera sobre la palma de las manos y los dedos: los dedos con los que creó la música que lo convirtió en una de las buenas noticias (una frase extraña, inusual y ajena de los últimos años de estas latitudes) de anoche.

Compitió con Yamandu Costa, con Airto Moreira, con Hermeto Pascoal & Grupo y con Hamilton De Holanda Trio. Empatucando el español, el presentador solo dijo: “El Grammy es para Miguel Siso”. Y desde entonces su trascendencia es mayor.

Tomó el premio y lo ofrendó a Venezuela, “mi amado país que está pasando por una crisis muy fuerte. A él le dedico este disco, le dedico este Grammy. La música venezolana y el cuatro venezolano están presentes, más que nunca”.

Lo están, claro. Lo están por quienes a punta de gastar cuerdas y de sudar y sudar sobre la madera de su instrumento, siguen dando forma y fondo a aquello del amor al arte. Y lo están por aquellos que han sembrado el cuatro con un sentido de universalidad.

Eso hace Miguel Siso sin boconerías. Da igual si es en uno de los salones del CEMI o en el MGM Grand Garden Arena. Lo de él es la música sin encasillamientos ni chovinismos. Por eso ganó el Grammy.

Este escrito pudo ser aséptico y desprovisto de emocionalidades. Pero no quiso. Porque Miguel Siso, ese guayanés que vimos formarse rasgando las cuerdas del cuatro con una terquedad pertinaz, es, de pronto, alegría para un país desgastado en las noticias escabrosas y que solo tiene un respiro cuando entre las novedades aparece gente como él.

 
Foto cortesía Gerardo Guarache O.
 

 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Accidente de autobús en Puerto Ordaz deja dos personas muertas y 20 heridas

El choque se produjo en la tarde de este jueves en una vía en la que no está permitida la circulación de vehículos de transporte.

Una red de sobornos ha dilatado la justicia en el caso de Ángela Aguirre

Luego de tres semanas de lo que fue tildado por el director del Cicpc como un homicidio, la audiencia de presentación de los siete detenidos por el caso ha sido diferida cuatro veces. Mientras, la sociedad guayanesa sigue exigiendo justicia.

Mueren otros dos heridos por las balas militares en el sur de Bolívar

Rolando García y Jorge González Parra estaban recluidos en el hospital de Boa Vista. Uno murió el sábado. Otro, el domingo. Ambos son víctimas mortales de la represión en Kumarakapay y en Santa Elena de Uairén.

Muere otro pemón baleado por el Ejército en Kumarakapay

Kliver Pérez, de 24 años, estaba hospitalizado en Boa Vista. El balazo lastimó su intestino y su hígado. Es la quinta víctima de la violencia represiva desatada entre viernes y sábado en el sur de Bolívar. Con él son tres los pemones asesinados en esos mismos hechos.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Tequeños para todo el mundo, por Miro Popić

El historiador defiende la identidad de este tradicional pasapalo venezolano. En México se encontró un paquete que “en ninguna parte decía que se trataba de tequeños ni que era un producto de origen venezolano. Y eso es grave”.

Parroquia Nuestra Señora del Valle celebra a la patrona del suroriente venezolano con solidaridad y fraternidad

Poemarios, cánticos, misas marianas, rosarios cantados, visitas a la virgen y un bazar, son algunas de las actividades diseñadas para que los devotos vivan este día en unión. | Foto Joelnix Boada

Orquesta Sinfónica de Ciudad Guayana será reubicada por instalación de Hospital Clínico de CVG

El director de la institución informó que todavía no hay un espacio definido para los estudiantes de música. A la espera de reubicación están al menos 150 músicos activos, entre niños y adolescentes. | Foto Laura Clisánchez

“Pintar por placer se convirtió en una necesidad emocional”

La novel artista guayanesa María Victoria Campero reconoce que en la nostalgia ha encontrado una motivación para seguir creciendo como pintora: tanto, que pronto una galería española exhibirá sus cuadros. | Foto cortesía María Victoria Campero

Presentan ruta para celebrar centenario de la Virgen del Valle como patrona del suroriente venezolano

Desde el Valle del Espíritu Santo ofrecieron una rueda de prensa virtual para celebrar los 100 años de la declaración de monseñor Sixto Sosa, de la Virgen del Valle como patrona de la Diócesis de Santo Tomás de Guayana. | Foto cortesía

“La composición es crear una emoción a través de la música”

Con seis cuerdas entre manos y tenacidad entre ceja y ceja, el músico y compositor guayanés Santos Palazzi saltó, con maletas y guitarra, de Venezuela a Estados Unidos. Allá, armonizando escenas, su nombre es cada vez más sólido en la competitiva industria televisiva gracias a un trabajo notable y a una red que ha logrado tejer mientras apoca la nostalgia por su país natal. | Foto cortesía Santos Palazzi