viernes, 18 de junio de 2021 | 5:10 AM

Venezolanos retornan por frontera con Brasil en condición de desamparo y expuestos a la COVID-19

Los migrantes retornados esperan hasta seis días o más para ser trasladados hasta un albergue en Puerto Ordaz. Denuncian que militares cobran 30 dólares por llevarlos, pese a que debe ser gratuito. | Foto cortesía

Los migrantes retornados esperan hasta seis días o más para ser trasladados hasta un albergue en Puerto Ordaz. Denuncian que militares cobran 30 dólares por llevarlos, pese a que debe ser gratuito. | Foto cortesía

@mlclisanchez 

Venezolanos que retornan al país por la frontera con Brasil denuncian que son recibidos con nulos protocolos sanitarios para la prevención del contagio por COVID-19, y reportan retrasos en los traslados.

Los viajeros que se encuentran en el albergue ubicado en la Aduana Santa Elena, estado Bolívar, informaron que una vez se les hace la prueba PCR para confirmar si tiene COVID-19 o no, deben permanecer en el sitio por hasta seis días más, sin contar con protocolos de limpieza o alimentación digna. Además de eso, deben pagar hasta 30 dólares para ser llevados al albergue Mundo Sonrisas de Puerto Ordaz, aunque el servicio en teoría es gratuito.

El fin de semana los retornados protestaron sacando las maletas a la calle, para exigir a la autoridad militar encargada que coordinara un autobús que les permitiese llegar a Puerto Ordaz, para después poder ir a sus hogares, en distintos estados del país.

“Hay mucha gente que se viene sin recursos, se vienen porque les fue mal en otros países, aparte de que muchos teníamos hasta nueve días de viaje… y cuando llegas tienes que pagar 30 dólares el traslado, hay muchos que no tienen ese dinero”, manifestó uno de los afectados que solicitó mantener su nombre en reserva.

 

Hay mucha gente que se viene sin recursos, se vienen porque les fue mal en otros países, aparte de que muchos teníamos hasta nueve días de viaje… y cuando llegas tienes que pagar 30 dólares el traslado, hay muchos que no tienen ese dinero”.

De 47 personas que estaban esperando el traslado, apenas 21 tenían para pagar la ruta hacia Ciudad Guayana. Conforme avanza el tiempo, más temen contagiarse de COVID-19. “Claro, es que cuando llegamos nadie nos recibe, nosotros mismos nos organizamos para asegurarnos de que quienes vayan llegando estén separados de quienes ya tienen la prueba PCR negativa”, dijo.

Los viajeros señalaron que en la frontera dependen únicamente de la alimentación que pueda brindar el Estado porque no hay sitios cercanos para comprar comida, conforme se alarga la estadía en el sitio, la situación se vuelve más precaria.

De acuerdo con el reporte, en la mañana y en la noche los retornados reciben solo una arepa pequeña rellena de salsa rosada, a veces con sabor – porque la carne no se ve- a sardina. Y de almuerzo reciben una porción de arroz solo, o con sardina.

“Es muy difícil estar aquí, por eso nuestro llamado es a que por lo menos ayuden a los venezolanos que están llegando, les preste el apoyo del transporte desde acá Pacaraima-Santa Elena a Puerto Ordaz lo más pronto posible”, reiteró.

Desde la frontera cerrada, el siguiente destino de los migrantes es el albergue ubicado en Mundo Sonrisas, en Puerto Ordaz. De ahí se emite la orden para hacer los traslados desde la frontera hasta allá, donde deben permanecer por 15 días más.

En el proceso, aparte de ser criminalizados por el Gobierno nacional y tildados de armas biológicas, son sometidos a las arbitrariedades de los funcionarios del Estado, pues denuncian que durante la estadía les quitan sus documentos de identidad y no se les entrega hasta tener órdenes de salida del albergue. “¿Por qué si estamos acá cuatro o cinco días con PCR negativo, nos mantienen 14 días encerrados? No entendemos por qué nos tienen que encerrar ahí”, denunció el vocero.

A un año de la pandemia por COVID-19 las condiciones precarias de los albergues y paradas temporales continúan. Desde que la pandemia golpeó toda Latinoamérica y otros países, muchos venezolanos que migraron hacia otras naciones huyendo de la emergencia humanitaria se quedaron sin fuentes de ingreso seguras, fueron desalojados de las viviendas en las que se hospedaban temporalmente, o aumentaron las limitaciones en los países de acogida y por lo tanto tenían todavía menos garantías de prosperar.

Al regresar al país se encontraron con albergues sin garantías de agua, saneamiento, higiene o alimentación digna. Aunque el Ejecutivo nacional prometió lo contrario, la vulneración de los derechos de los migrantes retornados se mantiene.

De acuerdo con el informe Situación de los venezolanos que han retornado y buscan regresar a su país en el contexto de la COVID-19 de la Organización de Estados Americanos (OEA), hasta septiembre de 2020, al menos 6 mil personas han retornado a Venezuela desde Brasil a través de los corredores humanitarios del país amazónico.

Sin embargo, al llegar a Venezuela los retornados deben enfrentarse a tratos crueles, inhumanos y degradantes. De acuerdo con el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR), para que los retornos cumplan con estándares dignos, los venezolanos deben contar con la restitución plena de sus derechos, y tener garantía de seguridad personal sin discriminación, deben tener acceso a fuentes de ingreso, seguridad física y material.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Denuncian invasión de apartamento de Residencias Alta Vista por parte de miembro de la junta de condominio

Los vecinos solicitan con urgencia que la dueña legítima del apartamento invadido y las autoridades acudan al sitio. | Foto William Urdaneta

Choque deja con fractura craneal a conductor de autobús de Transbolívar que tenía los cauchos desgastados

Trabajadores atribuyen el accidente contra la parada BTR frente al parque Cachamay a la falta de mantenimiento. Entre 2020 y lo que va de año han ocurrido al menos 10 accidentes laborales por el deterioro de las unidades. | Foto cortesía

Exigen apertura de oficinas del Saime en municipios del sur de Bolívar para tramitar documentos esenciales

Desde hace cinco años, habitantes del sur del estado Bolívar deben recorrer más de 100 km hasta la oficina más cercana del Saime, en Upata, para cedularse. La crisis del combustible y el costo para movilizarse limita mucho más el acceso a documentos esenciales | Foto William Urdaneta

Segunda dosis de Sputnik V puede aplicarse hasta con 90 días de intervalo sin perder efectividad

Expertos proponen que en Venezuela se aumente la cobertura de la primera dosis de vacunas Sinopharm y Sputnik V retrasando la aplicación de la segunda dosis. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Madre del niño degollado en Upata es una de las personas detenidas por el crimen

Un joven de 19 años de edad fue detenido como autor material del hecho y la madre de la víctima también fue aprehendida, por su presunta vinculación con el hecho. | Foto referencial

20 oenegés hacen tuitazo para exigir justicia por el asesinato de dos mujeres en El Callao

El delito expone cómo la violencia que opera con la complicidad del Estado desde la creación del Arco Minero del Orinoco afecta especialmente a las mujeres. | Foto cortesía

Exigen apertura de oficinas del Saime en municipios del sur de Bolívar para tramitar documentos esenciales

Desde hace cinco años, habitantes del sur del estado Bolívar deben recorrer más de 100 km hasta la oficina más cercana del Saime, en Upata, para cedularse. La crisis del combustible y el costo para movilizarse limita mucho más el acceso a documentos esenciales | Foto William Urdaneta

Denuncian que indígenas de Amazonas fueron excluidos de primera fase de vacunación masiva contra la COVID-19

Kapé Kapé propone que se habilite de uno a dos módulos de salud para la jornada de inmunización en cada eje carretero de Amazonas donde habitan las comunidades indígenas. | Foto Archivo

Para liberar dos fincas en Piar invasores piden 50 novillos, un payloader y 200 hectáreas

Los propietarios de las fincas invadidas tenían 30 años dedicados a la producción de carne, queso y leche para el municipio Piar y tienen trayectoria gremial, tanto en Bolívar como a nivel nacional. | Foto cortesía

Falta de mantenimiento de pasarela en Upata pone en riesgo vida de transeúntes

La pasarela fue construida hace más de 10 años y permanece sin mantenimiento. Muchas barandas de metal fueron sustituidas por palos de madera para mantener la estabilidad de la estructura. | Foto cortesía