martes, 28 de septiembre de 2021

Tras enfrentamiento armado Organización R tomó control de otro yacimiento aurífero en El Callao

La banda delictiva despojó la mina Tomi, restando terreno al Tren de Guayana que controla las minas de Guasipati. En el sitio del enfrentamiento encontraron dos cédulas de menores de edad. | Foto cortesía Germán Dam

La banda delictiva despojó la mina Tomi, restando terreno al Tren de Guayana que controla las minas de Guasipati. En el sitio del enfrentamiento encontraron dos cédulas de menores de edad. | Foto cortesía Germán Dam

@mlclisanchez

El fin de semana se registró un enfrentamiento armado entre las bandas delictivas Organización R encabezada por alias Run y el Tren de Guayana, en Tomi, un yacimiento aurífero ubicado en El Callao, estado Bolívar, que es -en teoría- propiedad de CVG Minerven y tiene al menos 500 hectáreas de extensión.

Ambos grupos -también denominados sindicatos mineros- se disputan el control de los yacimientos auríferos de El Callao, municipio El Callao, y Tumeremo, municipio Sifontes.

Tras el enfrentamiento, la Organización R tomó el control de la mina Tomi, restando terreno al Tren de Guayana que mantiene el dominio de las minas de Guasipati, municipio Roscio, según explicó el periodista independiente Germán Dam.

Hasta el momento se desconoce la cantidad de heridos y fallecidos tras la confrontación. En el sitio había al menos siete cédulas de identidad, dos de estas pertenecientes a menores de edad de 16 y 17 años quienes habrían sido reclutados por la banda del Tren de Guayana.

Dam reseñó que, presuntamente, un exmilitar apodado el Cóndor es el encargado del reclutamiento y entrenamiento de los menores de edad para los enfrentamientos entre el Tren de Guayana y la Organización R.

Hasta el momento, la Organización R tiene el control de Tumeremo y El Callao (excepto el sector minero El Perú).

Violencia en ascenso 

En el último reporte de violencia armada y ejecuciones extrajudiciales en territorios mineros del estado Bolívar, hecho por Correo del Caroní en alianza con la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) y actualizado hasta agosto de 2020, al menos 137 personas murieron en estos territorios entre 2019 y agosto del año pasado.

La cifra es apenas un subregistro de enfrentamientos que no trascienden a los registros oficiales. Los municipios más violentos de acuerdo con el monitoreo son Sifontes y El Callao.

Al menos 45% de las víctimas no pudieron ser identificadas por la brutalidad de los crímenes o por el estado de descomposición en que se encuentran. Funcionarios policiales encontraban los cuerpos en zonas alejadas de los sectores, sin documentos de identidad.

La violencia en las minas del sur de Venezuela incrementó desde que en 2016 entró en vigencia el decreto de la Zona de Desarrollo Estratégico Arco Minero del Orinoco, zona que el régimen de Nicolás Maduro estableció como salvavidas económico para el país, donde se extraerían minerales preciosos bajo la promesa incumplida de estándares de sustentabilidad y protección de derechos humanos.

Con la llegada de empresas mixtas también aumentó la influencia del pranato en los territorios con la complicidad de las Fuerzas Armadas nacionales leales al régimen de Nicolás Maduro.

CVG Minerven, principal estatal aurífera continúa paralizada operativamente, lo que la convierte en una recolectora del oro producido de manera ilegal por mineros sometidos por los grupos armados que trabajan bajo condiciones de violencia y explotación. Las zonas de la empresa denominadas “de seguridad” están custodiadas por bandas armadas, en este caso, la Organización R.

De acuerdo con Transparencia Venezuela, entre 70 y 90% del oro que se produce en el sur de Venezuela se desvía, y apenas una ínfima parte llena las arcas del Banco Central de Venezuela (BCV).

Para mantener el control de la producción ilegal de oro, las bandas armadas sostienen enfrentamientos entre sí. Un hecho que no puede desligarse de la tolerancia del Estado.

Organizaciones como Human Rights Watch, Crisis Group y Transparencia Venezuela también han documentado casos de reclutamiento forzado, tanto para la producción de oro, como para engrosar las filas de los grupos de poder que se enfrentan por el control de los yacimientos.

Para procurar obediencia, e instaurar una suerte de justicia draconiana los sindicatos mineros suelen aplicar castigos ejemplarizantes como mutilaciones, golpizas, ejecuciones y desapariciones forzadas. Crímenes reseñados por el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en su informe de julio 2020.

En este contexto de violencia aumenta un patrón de desapariciones forzadas que el Ministerio Público tampoco reconoce. Correo del Caroní junto a Codehciu contabilizaron 151 desapariciones forzadas desde 2012 hasta agosto de 2021, la mayoría atribuidas a la violencia en las minas.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Hampa y escasez de combustible sentencian a muerte producción de pesca artesanal en La Ceiba

La producción se redujo al consumo propio y la venta local ante la imposibilidad de sacar mercancía a mercados municipales, aun así, siguen soñando con las potencialidades pesqueras y turísticas de su comunidad. | Foto William Urdaneta

Entre amenazas de desalojo y un reciclaje caótico avanza plan de reorganización del vertedero de Ciudad Guayana

Las más de 800 personas que desde hace décadas viven de la basura piden ser incluidos en un proyecto de disposición de residuos como segregadores o recolectores oficiales en el vertedero de Cañaveral. El Ministerio para el Ecosocialismo rechaza de plano la petición y dice que son “delincuentes”. | Foto William Urdaneta

Parroquia San Onofre se ofrece como centro de recepción de fármacos para pacientes psiquiátricos

Desde hace dos años las farmacias del IVSS no expenden medicamentos psiquiátricos, lo que obliga a la sociedad civil a organizarse para apoyar a los pacientes y sus familiares. | Foto cortesía Génesis García

Trabajadores informales del vertedero de Cañaveral denuncian desalojo a la fuerza por cuerpos de seguridad

El vertedero está en proceso de privatización desde hace al menos seis meses y la empresa que obtuvo la concesión controlará el aprovechamiento final de materiales como el plástico y la chatarra. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Hampa y escasez de combustible sentencian a muerte producción de pesca artesanal en La Ceiba

La producción se redujo al consumo propio y la venta local ante la imposibilidad de sacar mercancía a mercados municipales, aun así, siguen soñando con las potencialidades pesqueras y turísticas de su comunidad. | Foto William Urdaneta

Accidentes en la vía El Tigre-Ciudad Bolívar cobra la vida de siete personas en menos de 15 días

En una misma semana se registraron tres accidentes vehiculares en la carretera nacional que conecta los estados Bolívar y Anzoátegui. El total de fallecidos ascendió a siete, incluyendo una niña de cinco años. | Foto Archivo

Corte de fibra óptica genera caos en comunicaciones y transacciones económicas en Bolívar

Desde el pasado jueves en la mañana falla el servicio de internet de Cantv, a lo que se sumó intermitencias en los servicios de datos de las operadoras de telefonía celular. | Foto William Urdaneta

Del gimnasio en honor al medallista olímpico Marcelino Bolívar en Soledad solo quedan cuatro paredes desconchadas

El criollo medallista olímpico de Los Ángeles 1984 vive en su pueblo natal anzoatiguense, Soledad, donde la desidia y la falta de mantenimiento reinan en el gimnasio y en la calle que llevan su nombre. | Foto Joelnix Boada

En Pueblo Guri solicitan donaciones para niños y adultos mayores con desnutrición 

Desde hace ocho meses, cinco habitantes de la comunidad se dedican a colaborar con comida para 85 niños y 25 adultos mayores. Sin embargo, la ayuda se dificulta por falta de recursos. | Foto cortesía Soraida Rigu

En Ciudad Bolívar defensores de DD HH promueven la defensa de servicios básicos de calidad

La irregularidad en la prestación de servicios públicos básicos no solo viola derechos constitucionales, sino que afecta la calidad de vida y derechos fundamentales del ser humano. | Foto cortesía Hernán Bethelmy