miércoles, 14 de abril de 2021 | 6:56 AM

ONG Kapé Kapé reporta asesinato de maestra y su esposo en incursión de grupo armado en el Caura

Desde inicios de 2021, la organización no gubernamental ha contado al menos tres enfrentamientos entre grupos guerrilleros y militares en la cuenca del Caura. En medio, las víctimas sin reparación son los civiles | Foto Kapé Kapé

Desde inicios de 2021, la organización no gubernamental ha contado al menos tres enfrentamientos entre grupos guerrilleros y militares en la cuenca del Caura. En medio, las víctimas sin reparación son los civiles | Foto Kapé Kapé

Una incursión de la guerrilla colombiana para desalojar un campamento minero del Bajo Caura en el municipio Sucre, estado Bolívar, dejó el saldo de dos personas asesinadas: la docente María Hernández y su esposo, cuya identidad se desconoce hasta ahora, reportó la ONG Kapé Kapé.

El crimen ocurrió la noche del sábado 27 de marzo en los campamentos mineros de la mina El Kino, vía Puerto Cabello de la parroquia Aripao. La organización reseñó que la maestra y su esposo murieron en medio de una discusión sostenida con el grupo guerrillero, que en reiteradas ocasiones les pidió desalojar ese campamento para tomar el control de la mina.

La organización no precisa si los miembros del grupo armado, presunto autor del delito, pertenecen al Ejército de Liberación Nacional (ELN) o a disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Hasta ahora se desconoce si hay más víctimas de la incursión del grupo armado. Familiares de las víctimas esperan un pronunciamiento oficial de las autoridades competentes y, sobre todo, una investigación que abra caminos a la justicia: la oportuna sanción de los culpables y la reparación de los familiares de las víctimas.

Familiares de las víctimas del operativo de desalojo de la guerrilla colombiana, esperan un pronunciamiento oficial de las autoridades. Piden justicia

Hernández era docente del Grupo Escolar Maripa, reportó Kapé Kapé, pero como otros profesionales en medio de la emergencia humanitaria que vive el país, migró hacia las minas para conseguir mejores ingresos, pues el salario mínimo no es suficiente para cubrir necesidades básicas.

Los habitantes del sector informaron a Kapé Kapé que los maltratos, robos, amenazas y otros tipos de violencias se mantieneny amplifican– en la zona a manos de estos grupos armados.

Los lugareños no pueden contar con el apoyo de los cuerpos militares y policiales del Estado porque, en medio de las incursiones que realizan para “limpiar la zona”, también someten al pueblo con maltrato, y no hacen que el conflicto cese, lo atizan toda vez que las comunidades indígenas y no indígenas se mantienen en zozobra.

Las comunidades indígenas de la zona han reportado con fuerza la incursión militar desde febrero de este año, que inició en el Alto Caura y se desplazó hacia el Bajo Caura.

Desde inicios de 2021 hasta ahora, Kapé Kapé ha contabilizado al menos tres enfrentamientos armados entre los grupos en pugna, y dos intentos de desalojo del sindicato minero imperante o de grupos guerrilleros en campamentos mineros.

Desde antes de 2016, por este territorio donde hay oro, diamante y coltán, se disputan las mafias del oro (o sindicatos), guerrilleros disidentes de las FARC -que cada vez ocupan más terreno en el país-, y los cuerpos militares del Estado. Pero el decreto de la Zona de Desarrollo Estratégico Arco Minero del Orinoco (AMO), y el decreto que abrió cancha a la minería en seis ríos de la Amazonía venezolana, diseminó la minería ilegal en el territorio y creció en escalada tanto la violencia como la contaminación ambiental.

Las comunidades temen una inevitable ocupación permanente de estos grupos armados, y por lo tanto el desalojo de sus tierras por la creciente actividad minera que ahí se desarrolla. Entretanto, denuncian sentirse desprotegidos por los cuerpos militares del régimen, que mientras “limpian” el territorio, atizan el conflicto, pisotean la autoridad política que ejercen los indígenas sobre su territorio y dañan sus cultivos y viviendas.

Más del autor

Sector universitario exige su inclusión en grupo prioritario para la inmunización de COVID-19

La comunidad universitaria considera que, como formadores de profesionales de la salud, debe considerarse como parte de los sectores priorizados para recibir las vacunas contra el coronavirus. | Foto William Urdaneta

La reunión de Friends es ya un hecho

El famoso encuentro se anunció en febrero de 2020, pero como otras tantas producciones de cine y televisión se vieron afectados por la pandemia del coronavirus y tuvieron que postergar el evento. | Foto cortesía

Investigadores descubren una nueva especie de lagartija en Amazonas

Dos venezolanos y tres españoles integraron el equipo que identificó por primera vez al Kataphraktosaurus ungerhamiltoni, que significa “lagarto acorazado”, en el Monumento Natural Cerro Autana, en el estado Amazonas venezolano | Foto Fernando J.M. Rojas-Runjaic

Obispos de Venezuela exigen urgente vacunación contra la COVID-19: “No puede esperarse más tiempo”

“El pueblo tiene el derecho a ser debidamente atendido tanto en la prevención como en los cuidados médicos necesarios”, reclama el episcopado en un comunicado para abogar por una vacunación “ni discriminación alguna”. | Foto William Urdaneta

Notas relacionadas

Familiares exigen justicia tras brutal asesinato de transportista de línea interurbana en San Félix

Los cinco hombres acusados del homicidio fueron apresado el 5 de abril. Entre las evidencias recogidas destacan: una herramienta agrícola, tipo machete, una carrucha artesanal, un cuchillo y el teléfono celular de la víctima. | Foto William Urdaneta

Desde hace un año familiares buscan a José Rafael Romero en las minas del sur de Bolívar

Durante 2020 al menos 12 personas desaparecieron en los territorios mineros. Son víctimas de la violencia que impera en el Arco Minero o pierden contacto con sus familias por la falta de telecomunicaciones. | Foto Reuters

PEB detiene a cuatro personas por hurto en la UDO San Félix

A los detenidos por la PEB en San Félix se les incautó una hoja de segueta con marco y nueve bases de metal para aires acondicionados. | Foto Archivo Correo del Caroní

A casi dos años de su desaparición, familiares de Milanyelo Soto exigen al Cicpc celeridad en la investigación

A los desaparecidos del sur de Bolívar solo los buscan amigos y familiares. Aparte del vacío jurídico, el cuerpo policial encargado de investigar no cuenta con suficiente personal y con frecuencia desestima los casos. | Foto cortesía

Cinco mujeres fueron asesinadas en Bolívar en marzo

Además de los femicidios, 33 mujeres fueron víctimas de otras formas de violencia de género los primeros dos meses del año. | Foto William Urdaneta