jueves, 29 de julio de 2021 | 2:26 AM

A casi dos años de su desaparición, familiares de Milanyelo Soto exigen al Cicpc celeridad en la investigación

A los desaparecidos del sur de Bolívar solo los buscan amigos y familiares. Aparte del vacío jurídico, el cuerpo policial encargado de investigar no cuenta con suficiente personal y con frecuencia desestima los casos. | Foto cortesía

A los desaparecidos del sur de Bolívar solo los buscan amigos y familiares. Aparte del vacío jurídico, el cuerpo policial encargado de investigar no cuenta con suficiente personal y con frecuencia desestima los casos. | Foto cortesía

@mlclisanchez 

A casi dos años de su desaparición, familiares de Milanyelo Soto, de 32 años, exigen al Cicpc celeridad en la investigación para dar con su paradero, pues denuncian faltas al debido proceso durante las incipientes labores de búsqueda que han emprendido.

Milanyelo Soto desapareció el 31 de diciembre de 2019, en Tumeremo, municipio Sifontes del estado Bolívar. Fue visto por última vez saliendo del fundo donde trabajó por tres meses seguidos como ayudante.

Su hermana denuncia que, aunque ha acudido al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) subdelegación Tumeremo, en reiteradas ocasiones luego de haber puesto la denuncia por desaparición, no avizora grandes avances en la investigación, tampoco le dieron un número de expediente para el caso de Soto.

“Me insinuaron cosas, me dijeron: ¿Usted está segura de que no es delincuente? ¿O usted piensa que es un santo y no es así? Yo les dije que no, que mi hermano es un muchacho tranquilo”, afirmó.

La familia se enteró de que Soto estaba desaparecido durante los carnavales del 2020 porque la madre del jefe para el que trabajaba en el fundo fue hacia la oficina de uno de los nueve hermanos del muchacho para entregar sus pertenencias y reportar que llevaba meses sin ir a trabajar.

Milanyelo Soto fue visto por última vez el 31 de diciembre de 2019, de tener información sobre su paradero, por favor comunicarse al 0426-7999982 | Fotos cortesía

“La señora nos dijo que la última vez que lo vieron, mi hermano agarró una cola (aventón) con un camión mezclador de cemento que se había accidentado frente al fundo”, de acuerdo con la versión, luego de que Soto auxilió al dueño del camión se fue con él para llegar a Tumeremo.

Compañeros de trabajo de Soto y quienes viven en el fundo reportaron que aunque ese camión trabaja en la zona, y suelen ver con frecuencia al conductor, desde la noche en la que Soto se fue con él no lo vieron más en el pueblo.

Parientes informaron que Soto no frecuentaba las minas del sector, sin embargo, entre amigos y familia intentaron averiguar dentro de las minas cercanas para intentar dar con él en caso de que haya decidido echar mano de la minería, todo sin éxito. “Él nunca se había perdido tantos meses así”, dijo su hermana.

La familia esperó a que llegara el día 29 de junio, su cumpleaños, para luego poner la denuncia ante el Cicpc. Pues sabían que si no aparecía en casa el día de su cumpleaños, algo grave debió haber sucedido. “Donde él estuviera, así fuese lejos, se reunía conmigo donde yo estuviera, en mi casa o en casa de mi suegra, o en casa de nuestra mamá, ese mismo día cumple mi esposo, y mi hermano no se pelaba ni un año para celebrar juntos”, relató.

Pero Soto no llegó, por lo que el 8 de julio la familia decidió emitir la denuncia ante el Cicpc, otro viacrucis. La hermana de Soto informó que, al inicio, los funcionarios pusieron pretextos antes de iniciar la búsqueda, le pidieron que recabara una información que en principio corresponde al cuerpo policial y no a los familiares averiguar.

Hasta ahora solo tiene certeza de que el cuerpo policial sí llegó hasta el fundo para buscar pistas que faciliten dar con el paradero del muchacho, sin embargo, la averiguación no llegó más allá. Hasta ahora la familia de Soto desconoce cuánto ha avanzado -o no- la investigación, porque cada vez que acuden a la oficina del Cicpc se van con más preguntas que respuestas.

“Incluso llamé al detective encargado más de una vez, lo llamé y le dejé mensajes y no me contestó. Cuando fui a la oficina, los otros funcionarios me dijeron que tenía que hablar con el detective encargado pero cada vez que voy no está”, expresó la mujer.

“A veces ya ni me quisiera asomar (a la comisaría), pero estoy insistiendo”, agregó. Todavía no saben, -porque no se les ha informado- siquiera cómo iba vestido Soto el día que desapareció. Su familia teme que el muchacho haya sido reclutado por la guerrilla colombiana que tiene presencia en el territorio, o castigado por equivocación por parte de otros grupos armados irregulares que operan en la zona.

La última vez que su familia compartió con él fue el 27 de diciembre de 2019. “Si me voy, y mamá vuelve, dile que yo también regreso, hermana”, fue lo último que la mujer le escuchó decir.

Milanyelo Soto es de tez morena, mide 1,60 metros de estatura aproximadamente y tiene una cicatriz de quemadura por corriente 220V en el pie izquierdo. De tener alguna información sobre su paradero, por favor comunicarse vía WhatsApp o mensajes de texto al 0426-7999982.

Sin protocolo de búsqueda 

La desaparición de Milanyelo Soto, así como la de Darwin Anton Barrios, José Rafael Romero, Wilmer González, Diego Salazar y Enmanuel García, y demás víctimas, son de los tantos casos que siguen ocurriendo en el violento contexto minero de la región Guayana, sin que el Estado venezolano emplee un protocolo de búsqueda en vida eficiente, tanto para desapariciones forzadas, como para otras desapariciones involuntarias.

Entre 2012 y 2020 un grupo de periodistas independientes en alianza con la oenegé Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu) y Correo del Caroní, han contabilizado más de 70 desapariciones vinculadas con la minería ilegal y la violencia en el territorio sureño.

 

La señora nos dijo que la última vez que lo vieron, mi hermano agarró una cola (aventón) con un camión mezclador de cemento que se había accidentado frente al fundo”.

Más de 50% de los familiares de los desaparecidos decidió emprender la búsqueda por cuenta propia, a pesar de haber puesto la denuncia ante la Policía científica porque no ven resultados.

Las constantes desapariciones en este territorio son un problema inédito que ocurre desde hace nueve años. Hasta ahora, en Venezuela no hay una legislación interna que establezca mecanismos claros para la búsqueda de personas desaparecidas, lo que contraviene las obligaciones establecidas por la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, ambas firmadas y ratificadas por el Estado.

Estas convenciones establecen que tanto los desaparecidos como sus familiares son víctimas, que en todo momento el Estado debe brindar información oportuna sobre la investigación, y está obligado a prevenir la reincidencia de los casos, sancionar a los culpables, y reparar a las víctimas. Todo ese proceso debe hacerse bajo los principios de igualdad, no discriminación y debida diligencia.

Sin embargo, a los desaparecidos del sur no hay quien los busque más que amigos y familiares. Aparte de que hay un vacío jurídico, el cuerpo policial encargado de investigar no cuenta con suficiente personal capacitado ni combustible para la búsqueda, y en ocasiones desestima la búsqueda por la peligrosidad del territorio, o por prejuicios contra los desaparecidos.

¿Tienes familiares desaparecidos?

En caso de tener un familiar desaparecido, Correo del Caroní pone a disposición la dirección: [email protected] para hacer el reporte.

       El 8 de julio la familia decidió emitir la denuncia ante el Cicpc | Foto Fabiola Ferrero

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js 
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Adultos mayores serán vacunados con Sinopharm ante escasez de Sputnik V en Caroní

Quienes requieran segunda dosis de Sputnik V deben esperar un mensaje de texto. Aparte de la incertidumbre por la dosis de la vacuna rusa, los ancianos deben enfrentar lluvia, calor y malos tratos durante proceso de vacunación. | Foto Laura Clisánchez

Colegio de Fisioterapeutas de Bolívar advierte sobre promoción de cursos ilegales de fisioterapia

El gremio señala que solo hay ocho universidades avaladas por el Ministerio de Salud para formar a profesionales en Fisioterapia, ninguna se ubica en Bolívar. En la carrera no existen las figuras de auxiliar en fisioterapia o rehabilitación. | Foto cortesía

Gremio de enfermería rechaza detención arbitraria de enfermera en Anzoátegui

A Ada Macaure le dictaron privativa de libertad este lunes 26 de julio, por el cargo de instigación al odio. Su “crimen”: exigir mejoras salariales y vacunas. | Foto cortesía

Habitantes de calle Ventuari exigen a Corpoelec restitución de alumbrado público

La poca iluminación obliga a los vecinos a colocar bombillos de luz amarilla frente a sus casas, por temor a que la oscuridad aumente la delincuencia en la zona. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Comisión para la Revolución Judicial excarcela a policías que agredieron a odontólogo en una cola de gasolina

Abogados del Foro Penal recuerdan que el artículo 29 de la Constitución establece que delitos de violación de DD HH “quedan excluidos de los beneficios que puedan conllevar su impunidad, incluidos el indulto y la amnistía”. | Foto William Urdaneta

Exigen recuperación de la UDO Bolívar tras incendio que consumió dos oficinas

El incendio ocurrió en la Unidad de Estudios Básicos del núcleo La Sabanita, de acuerdo con las autoridades. Presumen que fue provocado. La recuperación de la UDO requiere una inversión con la que no cuentan. | Fotos cortesía

Liberan al hermano de exalcalde Coromoto Lugo luego de 12 horas de secuestro en El Callao

José 'Cheo' Lugo salía de su residencia ubicada en el sector Las Parcelas del municipio minero la mañana del 13 de julio, cuando fue raptado por 4 hombres. Ni familiares, ni autoridades policiales ofrecieron información sobre el suceso. | Foto cortesía

Dos hombres en moto asesinan a balazos a hombre en sector minero de El Callao

Denny Pinto Ruiz de 36 años de edad, engrosa la cifra de las ahora 17 personas que han sido asesinadas en El Callao durante 2021, de acuerdo con el monitoreo de Correo del Caroní. | Foto William Urdaneta | Archivo

Oficialismo ofrece recompensa de $500.000 por información sobre el “Koki” y sus aliados

Desde el pasado martes se desarrolla una guerra sin cuartel entre la banda del “Koki” y funcionarios policiales en la Cota 905 y sus adyacencias, después de que los antisociales atacaran las sedes del Cicpc de Quinta Crespo y El Paraíso. | Foto cortesía

Familiares reportan desaparición de enfermera del Hospital Dr. Raúl Leoni en El Palmar

Rosmary Mota, enfermera de 32 años de edad, está desaparecida desde el jueves 1 de julio en El Palmar, municipio Padre Pedro Chien del estado Bolívar. Es una de las más de 100 personas que han desaparecido al sur de Bolívar entre 2012 y lo que va de 2021. | Foto cortesía