viernes, 17 de septiembre de 2021 | 5:56 AM

Población de Soledad cierra puente Angostura por fiasco en entrega del CLAP

Nicolás Maduro prometió 7 millones de cajas del CLAP que llegarían cada 15 días, durante el periodo de cuarentena, pero en Soledad llevan 10 días de protestas y hasta un año en algunos sectores sin recibir alimentos subsidiados.

Habitantes de Soledad, al sur del estado Anzoátegui, protestaron por décimo día consecutivo desde las 5:00 de la mañana de este lunes, debido a las recurrentes fallas en el suministro de los alimentos del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), un programa gubernamental de entrega de comida subsidiada.

Los manifestantes cerraron el paso al puente Angostura, con mascarillas y carteles con escritos como “con el hambre no se juega” y “quédate con hambre en casa”.

“La gente está cansada, tiene hambre”, comentó José Cermeño, uno de los manifestantes. Al irregular suministro de los alimentos subsidiados por el gobierno de Nicolás Maduro se suman el déficit de combustible y el cierre del puente Angostura, que les impide el traslado a Ciudad Bolívar para trabajar y conseguir alimentos.

De acuerdo con el concejal Lander Ortega, miembro de Acción Ciudadana en Positivo (ACEP), la caja del CLAP no llega desde hace un año a algunos sectores de la localidad. Los pobladores protestaron el viernes y al no lograr acuerdo de parte de las autoridades volvieron a manifestar este lunes.

Como respuesta a las exigencias, funcionarios regionales del estado Anzoátegui ofrecieron una caja de alimentos -distinta al CLAP- que consta de seis productos: una lata de sardina, un kilo de sal, espagueti, arroz, lenteja y frijol, por un costo de 300 mil bolívares que no fue aceptada por los residentes de las comunidades.

“Muchísima gente no tiene para pagarlo”, aseguró Cermeño, quien pidió a su vez que se entreguen estos alimentos de forma gratuita, pues el combo prometido no tiene la misma cantidad de comida que las cajas CLAP.

Aunque el precio del combo de alimentos equivale a 3 dólares, el salario mínimo en Venezuela se ubicaba hasta este lunes en 250 mil bolívares, un monto insuficiente para cubrir el paquete. “Es un paliativo mientras llega la caja CLAP, según ellos, el 10 de mayo”, relató el edil Ortega.

Nicolás Maduro prometió 7 millones de cajas del CLAP que llegarían cada 15 días a nivel nacional, durante la cuarentena, pero la realidad es otra. Edison Arciniega, coordinador de Ciudadanía en Acción, precisó que hasta el 24 de marzo el gobierno había cubierto solo 19% de las parroquias en el país con el suministro de estos alimentos.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Defensa de Rodney Álvarez denuncia retrasos en la designación de jueces para audiencia de apelación

Desde que recibió la sentencia condenatoria a mediados de junio, el caso del ferrominero no ha avanzado, alargando aún más su injusta prisión. | Foto William Urdaneta

Trabajadores de Venalum siguen en protesta frente a la empresa para exigir su reintegro a planta

“La situación que me trajo acá es el bajo salario, el hambre”, dijo uno de los manifestantes que llevan tres días pernoctando en las afueras de la compañía para presionar una respuesta del ministro de Industrias, Jorge Arreaza, y el presidente de la estatal, Wolfgang Coto. | Foto cortesía

Cárcava amenaza con generar corte eléctrico y dejar intransitable un tramo de la avenida Atlántico

Ubicado a la altura de la urbanización Isla Dorada, el deslizamiento afecta a los vecinos desde hace seis años, quienes pese a que han solicitado apoyo a las distintas autoridades, no han sido atendidos. | Foto cortesía

Personal de Venalum que reside en Ciudad Bolívar exige reintegro a la empresa tras casi tres años fuera

El apagón nacional de marzo de 2019 llevó a que más de cinco mil empleados de la industria del aluminio fueran enviados a sus casas. Ahora estos trabajadores reclaman su reintegro toda vez que se ven afectados por la reducción de sus ingresos. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Denuncian que gerencia de Transbolívar en Ciudad Bolívar utiliza las unidades para servicio privado

En la sede de la ciudad capital quedan apenas dos autobuses que solo ofrecen transporte institucional, mientras los ciudadanos caminan largas distancias por falta de transporte público. | Foto William Urdaneta

Kapé-Kapé: 15 mil niños indígenas están afectados por deterioro de infraestructura educativa en Delta del Orinoco

Estudiantes de al menos 320 caseríos warao de Delta Amacuro enfrentan graves dificultades para continuar con sus estudios, desde que inició la alarma sanitaria.| Foto William Urdaneta

Tras enfrentamiento armado Organización R tomó control de otro yacimiento aurífero en El Callao

La banda delictiva despojó la mina Tomi, restando terreno al Tren de Guayana que controla las minas de Guasipati. En el sitio del enfrentamiento encontraron dos cédulas de menores de edad. | Foto cortesía Germán Dam

Upatenses quedan nuevamente sin agua, ahora por la explosión de un transformador

Alrededor del 80% de la población de la capital del municipio Piar lleva seis días sin servicio de agua potable luego de la explosión de un transformador de 6 mil KVA. Los upatenses desconocen cuándo se resolverá la falla debido a que el estado Bolívar no cuenta con equipos de reemplazo. | Foto William Urdaneta

Grupo de estafados por un joven guayacitano exige cumplir orden de captura internacional

Arnoldo Varela, oriundo de Puerto Ordaz y al que se acusa de una estafa que asciende a 300 mil dólares, estaría en Colombia. Inversionistas, en su mayoría, familiares y amigos cercanos de Varela aguardan su pronta detención tras orden liberada por Interpol en junio de este año. | Foto Revista Cicpc

Pequeños productores de Pozo Verde exigen reparación de la vialidad

Los pobladores claman por una respuesta de las autoridades que permita normalizar el despacho de alimentos hacia Ciudad Guayana, la principal receptora del fruto de sus cosechas.| Foto William Urdaneta