miércoles, 20 de octubre de 2021

Kapé Kapé: Indígenas relegados al abandono desde su infancia

La organización denuncia reiteradas violaciones a los derechos de los niños, niñas y adolescentes de los pueblos indígenas que, en medio de la pandemia, no cuentan con atención médica, acceso a la alimentación ni servicios básicos. | Foto Organización Internacional para las Migraciones

La organización denuncia reiteradas violaciones a los derechos de los niños, niñas y adolescentes de los pueblos indígenas que, en medio de la pandemia, no cuentan con atención médica, acceso a la alimentación ni servicios básicos. | Foto Organización Internacional para las Migraciones

La pandemia de COVID-19 y las medidas de aislamiento dispuestas por las autoridades para contenerla ponen en riesgo la supervivencia de los pueblos indígenas, sobre todo, de los niños y niñas, de acuerdo con un comunicado de la organización Kapé Kapé.

Explican que el confinamiento por el coronavirus dificulta el acceso a alimentos, agua y atención médica, en medio de una emergencia sanitaria donde estos servicios son aún más necesarios. Esta situación incrementa la vulnerabilidad de los niños y niñas indígenas que no cuentan con sus derechos más básicos.

Jesús González, presidente del Sindicato Único de los Trabajadores de la Enseñanza del estado Delta Amacuro, denunció que el 98% de las infraestructuras educativas clasificadas como interculturales bilingües de las comunidades indígenas de los municipios Antonio Díaz y Pedernales se encuentran en deterioro progresivo. El representante gremial aseguró que son instituciones localizadas en las comunidades de la zona fluvial y rural del estado Delta Amacuro.

“Con esta situación de abandono a las infraestructuras educativas de las zonas más vulnerables de la entidad, afecta aproximadamente a una población estudiantil de 15 mil niños en edades correspondiente desde 3 años a 15 años que corresponden a los subsistemas de educación inicial, primaria y el bachillerato”, manifestó.

 

En este complicado escenario de vulneración de los derechos de los niños de las comunidades indígenas, es menester del Estado aumentar y orientar los esfuerzos para brindar alimentos, agua potable… especialmente en medio de las complicaciones logísticas que impone la pandemia y las medidas preventivas”

Además del deterioro educativo, la ONG condena que, en medio de la pandemia, los niños y niñas indígenas no tengan acceso a un sistema de salud que garantice su atención médica inmediata y de calidad.

Denuncian que en el ambulatorio de la comunidad Betania de Topocho, de la parroquia Parhueña, municipio Atures en Amazonas, que debería atender a 300 niños indígenas uwottuja, de entre 0 y 12 años no cuenta con médico, ni medicamentos. “Si no es una enfermedad grave, se tratan con medicina ancestral y cuando surgen complicaciones tienen que trasladarse a Puerto Ayacucho”, explican.

De acuerdo al informe, esta situación se repite en la mayoría de los ambulatorios de la zona, donde la falta de dotación y personal médico vulnera el derecho a la salud de los niños indígenas de estas comunidades.

Según el estudio de Condiciones de vida en comunidades indígenas 2020 realizado por Kapé Kapé, el 37% de los niños y niñas indígenas de las comunidades encuestadas en Amazonas se enfermaron de diarreas, vómitos y lombrices, mientras que un 37% sufrió gripe, asma o bronquitis.

Además, son asechados por otro problema asociado a la salud, la malnutrición. Indican que en el estado Amazonas, específicamente en el eje carretero sur, pudieron evidenciar una alta tasa de problemas de nutrición en los niños de cero a cinco años y en los ancianos mayores de 65 años, en su gran mayoría del pueblo indígena jivi.

Indocumentados

La organización también alerta sobre la cantidad de niños y niñas indígenas indocumentados. “En un abordaje en días recientes, los padres y representantes de las comunidades indígenas del municipio Pedernales del estado Delta Amacuro aseguraron que los niños en edades comprendidas entre 0 a 12 años no cuentan con actas de nacimiento”.

Destacan que entre las comunidades que viven esta situación se encuentran Wakajarita, Wakajara, Winamorena, isla de Venao, Santo Domingo y Punta Eloy.

Una funcionaria de Acnur durante una sesión informativa con indígenas pemones | Foto Acnur | Rafael Levy

El expromototor de la Misión Sucre en el municipio Antonio Díaz, Jesús Calderón, informó que cerca de 3 mil niños y niñas no tienen partida de nacimiento desde el año 2017 en la parroquia Manuel Renaud del bajo Delta.

“Se trata de una constante también en los ejes carreteros norte, sur y sureste de Amazonas, así como en las comunidades indígenas de las periferias de Puerto Ayacucho. En el eje carretero norte, Kelwin Martínez, indígena jivi nos informó que tienen alrededor de 50 niños sin partida de nacimiento, específicamente en las comunidades Topocho y Albarical, señala que el principal argumento de los funcionarios del Registro Civil del municipio para no atender a la población es la pandemia de la COVID-19”, manifiestan.

En riesgo de explotación

Por otra parte, Kapé Kapé explica que los riesgos aumentan para los niños y niñas de las comunidades indígenas que viven en contextos de explotación minera.

Según el Centro de Derechos Humanos de la UCAB, el 25% de las víctimas de explotación laboral son niños, niñas y adolescentes. En las zonas mineras de El Callao, el 45% de las personas que trabajan en los molinos para procesar el oro son niños y adolescentes.

Debido a su complexión física son utilizados para trabajos forzados que incluyen ser utilizados como apoyo a los martilleros que se encargan de excavar espacios para la localización de rutas de oro, operadores de poleas artesanales, operadores de martillos eléctricos, de máquinas extractoras de gases y en otras oportunidades fungen como informantes claves de personas o comunidades específicas.

Manifiestan que los niños y adolescentes que se dedican a los trabajos mineros reciben un pago que usualmente es inferior a lo acordado y del oro extraído en ocasiones sólo perciben un 10%, pues éstos deben pagar un porcentaje a los sindicatos, así como a otros grupos, para conservar su estadía en el lugar. Adicionalmente, las jornadas de trabajo son largas, de 12 o más horas y tampoco cuentan con acceso a equipos de seguridad, alimentos, entre otros.

“En este complicado escenario de vulneración de los derechos de los niños, niñas y adolescentes de las comunidades indígenas, es menester del Estado aumentar y orientar, de manera urgente, los esfuerzos para brindar alimentos, agua potable segura, elementos de higiene suficientes a las comunidades indígenas, especialmente en medio de las complicaciones logísticas que impone la pandemia y las medidas preventivas”, exige la organización. (Con información de Kapé Kapé)

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Estado venezolano incumple medidas cautelares en favor de las mujeres con cáncer de mama

La ONG Cepaz denuncia que ninguna acción ha sido realizada en pro de las beneficiarias, y que la CIDH tampoco ha recibido información por parte del gobierno sobre las medidas que debía adoptar luego de la resolución.

Medianálisis ofrece dos cursos virtuales gratuitos a periodistas y jóvenes profesionales  

“Ética periodística en tiempos de pandemia” y “Democracia en la era de la desinformación” conforman la oferta académica diseñada por la asociación, que arranca el 1 de noviembre.

Familiares exigen que no se creme el cuerpo del general Raúl Baduel

Andreina Baduel acudió la mañana de este miércoles a la morgue de Bello Monte, en Caracas, para evitar que el cuerpo del exministro de Defensa sea cremado porque esto podría entorpecer la investigación sobre su muerte. | Foto Monitoreamos

Medianálisis lanza nueva colección de libros de periodismo y comunicación con “Crónicas de un oficio”

La obra digital del periodista larense Alfredo Álvarez, reúne trabajos sobre la hegemonía comunicacional, hitos y eventos a partir de experiencias del autor desde 2004. | Foto Medianálisis

¡Síguenos!

Notas relacionadas

En Ciudad Piar y Tumeremo están incomunicados y cocinando en fogón por cortes de electricidad

Las fluctuaciones e interrupciones condenan a los pobladores del sur de Bolívar a comprar alimentos a diario, sin agua potable y dormir a la intemperie, situaciones que lesionan sus derechos fundamentales. | Foto Wiliam Urdaneta

Falla eléctrica condena a residentes de Ciudad Piar a tres días sin servicios básicos

Los residentes ya incomunicados por la escasez de gasolina, tuvieron que lidiar con la caída de la señal telefónica, consecuencia de la falla eléctrica. | Foto Degrain Marichales

CVM fija nuevas reglas para frenar reclamos por “vacuna” en oro en alcabalas hacia el sur de Bolívar

Las denuncias de soborno de comerciantes, productores agropecuarios y civiles aumentaron en las últimas dos semanas. La Corporación Venezolana de Minería acordó exigencia de guías de transporte solo para sus aliados de la actividad aurífera. | Foto Clavel Rangel Jiménez

Salir del estado Bolívar en autobús o carro por puesto requiere entre 40 y 240 dólares por persona  

A pesar de la semana de flexibilización y los días previos al asueto de Carnaval, la afluencia de pasajeros en la terminal de Puerto Ordaz es baja. Usuarios también se quejan de las condiciones en que viajan los autobuses.

Familiares exigen investigar a alcalde de El Callao por el asesinato de dos mujeres en sector minero

Allegados de Dorialcely Tocuyo, una de las víctimas del femicidio, recordaron que la mujer acusó públicamente en una protesta a la autoridad local de hechos irregulares, durante los intentos de saqueo derivados por el caos monetario. | Foto cortesía

Corte de Apelaciones ratifica libertad plena para cinco implicados en femicidio de Ángela Aguirre

La defensa de la familia Aguirre impugnará la sentencia ante la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, instancia que decidirá si ratifica o no la sentencia de la Corte de Apelaciones. | Foto cortesía