domingo, 1 de agosto de 2021 | 5:03 PM

Kapé Kapé: Indígenas relegados al abandono desde su infancia

La organización denuncia reiteradas violaciones a los derechos de los niños, niñas y adolescentes de los pueblos indígenas que, en medio de la pandemia, no cuentan con atención médica, acceso a la alimentación ni servicios básicos. | Foto Organización Internacional para las Migraciones

La organización denuncia reiteradas violaciones a los derechos de los niños, niñas y adolescentes de los pueblos indígenas que, en medio de la pandemia, no cuentan con atención médica, acceso a la alimentación ni servicios básicos. | Foto Organización Internacional para las Migraciones

La pandemia de COVID-19 y las medidas de aislamiento dispuestas por las autoridades para contenerla ponen en riesgo la supervivencia de los pueblos indígenas, sobre todo, de los niños y niñas, de acuerdo con un comunicado de la organización Kapé Kapé.

Explican que el confinamiento por el coronavirus dificulta el acceso a alimentos, agua y atención médica, en medio de una emergencia sanitaria donde estos servicios son aún más necesarios. Esta situación incrementa la vulnerabilidad de los niños y niñas indígenas que no cuentan con sus derechos más básicos.

Jesús González, presidente del Sindicato Único de los Trabajadores de la Enseñanza del estado Delta Amacuro, denunció que el 98% de las infraestructuras educativas clasificadas como interculturales bilingües de las comunidades indígenas de los municipios Antonio Díaz y Pedernales se encuentran en deterioro progresivo. El representante gremial aseguró que son instituciones localizadas en las comunidades de la zona fluvial y rural del estado Delta Amacuro.

“Con esta situación de abandono a las infraestructuras educativas de las zonas más vulnerables de la entidad, afecta aproximadamente a una población estudiantil de 15 mil niños en edades correspondiente desde 3 años a 15 años que corresponden a los subsistemas de educación inicial, primaria y el bachillerato”, manifestó.

 

En este complicado escenario de vulneración de los derechos de los niños de las comunidades indígenas, es menester del Estado aumentar y orientar los esfuerzos para brindar alimentos, agua potable… especialmente en medio de las complicaciones logísticas que impone la pandemia y las medidas preventivas”

Además del deterioro educativo, la ONG condena que, en medio de la pandemia, los niños y niñas indígenas no tengan acceso a un sistema de salud que garantice su atención médica inmediata y de calidad.

Denuncian que en el ambulatorio de la comunidad Betania de Topocho, de la parroquia Parhueña, municipio Atures en Amazonas, que debería atender a 300 niños indígenas uwottuja, de entre 0 y 12 años no cuenta con médico, ni medicamentos. “Si no es una enfermedad grave, se tratan con medicina ancestral y cuando surgen complicaciones tienen que trasladarse a Puerto Ayacucho”, explican.

De acuerdo al informe, esta situación se repite en la mayoría de los ambulatorios de la zona, donde la falta de dotación y personal médico vulnera el derecho a la salud de los niños indígenas de estas comunidades.

Según el estudio de Condiciones de vida en comunidades indígenas 2020 realizado por Kapé Kapé, el 37% de los niños y niñas indígenas de las comunidades encuestadas en Amazonas se enfermaron de diarreas, vómitos y lombrices, mientras que un 37% sufrió gripe, asma o bronquitis.

Además, son asechados por otro problema asociado a la salud, la malnutrición. Indican que en el estado Amazonas, específicamente en el eje carretero sur, pudieron evidenciar una alta tasa de problemas de nutrición en los niños de cero a cinco años y en los ancianos mayores de 65 años, en su gran mayoría del pueblo indígena jivi.

Indocumentados

La organización también alerta sobre la cantidad de niños y niñas indígenas indocumentados. “En un abordaje en días recientes, los padres y representantes de las comunidades indígenas del municipio Pedernales del estado Delta Amacuro aseguraron que los niños en edades comprendidas entre 0 a 12 años no cuentan con actas de nacimiento”.

Destacan que entre las comunidades que viven esta situación se encuentran Wakajarita, Wakajara, Winamorena, isla de Venao, Santo Domingo y Punta Eloy.

Una funcionaria de Acnur durante una sesión informativa con indígenas pemones | Foto Acnur | Rafael Levy

El expromototor de la Misión Sucre en el municipio Antonio Díaz, Jesús Calderón, informó que cerca de 3 mil niños y niñas no tienen partida de nacimiento desde el año 2017 en la parroquia Manuel Renaud del bajo Delta.

“Se trata de una constante también en los ejes carreteros norte, sur y sureste de Amazonas, así como en las comunidades indígenas de las periferias de Puerto Ayacucho. En el eje carretero norte, Kelwin Martínez, indígena jivi nos informó que tienen alrededor de 50 niños sin partida de nacimiento, específicamente en las comunidades Topocho y Albarical, señala que el principal argumento de los funcionarios del Registro Civil del municipio para no atender a la población es la pandemia de la COVID-19”, manifiestan.

En riesgo de explotación

Por otra parte, Kapé Kapé explica que los riesgos aumentan para los niños y niñas de las comunidades indígenas que viven en contextos de explotación minera.

Según el Centro de Derechos Humanos de la UCAB, el 25% de las víctimas de explotación laboral son niños, niñas y adolescentes. En las zonas mineras de El Callao, el 45% de las personas que trabajan en los molinos para procesar el oro son niños y adolescentes.

Debido a su complexión física son utilizados para trabajos forzados que incluyen ser utilizados como apoyo a los martilleros que se encargan de excavar espacios para la localización de rutas de oro, operadores de poleas artesanales, operadores de martillos eléctricos, de máquinas extractoras de gases y en otras oportunidades fungen como informantes claves de personas o comunidades específicas.

Manifiestan que los niños y adolescentes que se dedican a los trabajos mineros reciben un pago que usualmente es inferior a lo acordado y del oro extraído en ocasiones sólo perciben un 10%, pues éstos deben pagar un porcentaje a los sindicatos, así como a otros grupos, para conservar su estadía en el lugar. Adicionalmente, las jornadas de trabajo son largas, de 12 o más horas y tampoco cuentan con acceso a equipos de seguridad, alimentos, entre otros.

“En este complicado escenario de vulneración de los derechos de los niños, niñas y adolescentes de las comunidades indígenas, es menester del Estado aumentar y orientar, de manera urgente, los esfuerzos para brindar alimentos, agua potable segura, elementos de higiene suficientes a las comunidades indígenas, especialmente en medio de las complicaciones logísticas que impone la pandemia y las medidas preventivas”, exige la organización. (Con información de Kapé Kapé)

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js 
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Maduro intenta consolidar participación opositora en elecciones mientras avanza en instauración del Estado comunal

La ONG Acceso a la Justicia advierte que la propuesta de Ley Orgánica de Ciudades Comunales busca vaciar de competencias a los estados y municipios, al tiempo que incrementaría la centralización del poder en manos del Ejecutivo, así como el control social. | Foto Acceso a la Justicia

Grupo de Trabajo de la OEA prevé que éxodo venezolano alcance los 7 millones para inicio de 2022

La comisión del organismo multilateral que aborda la “Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos” en la Región estima que entre 700 y 900 venezolanos huyen diariamente del país por caminos irregulares en las fronteras. | Foto OEA

Junta ad hoc de CVG asegura que “la usurpación desguaza la industria del aluminio en tiempo récord”

Denuncian que Venalum, empresa que llegó a ser la más rentable del mundo, ahora está “paralizada y destrozada y además con deudas multimillonarias”. | Foto Archivo

Fedecámaras reclama cese del trato desigual hacia Bolívar en despacho de combustible, cuarentena y permiso de vuelos

El gremio empresarial en Bolívar se pronunció a favor de la suspensión del método 7+7, manteniendo las medidas de bioseguridad, y rechazó el mantenimiento de la inhabilitación de vuelos comerciales. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

En sector La Sabanita de Ciudad Bolívar cárcava amenaza con destruir cinco casas y una escuela

La zanja se generó por el desprendimiento de tuberías de aguas servidas que ninguna autoridad de la municipalidad, ni del estado atendió. Las fuertes lluvias agravan la situación. | Foto cortesía

Luis José Oropeza será el abanderado de Guayana Libre para la Alcaldía de Piar

La plataforma liderada por Américo De Grazia realizó este viernes primarias en Upata, jornada en la que participaron 3.554 electores. | Foto cortesía

Falta de mantenimiento y trabajos de prevención colapsan troncal 10

El deterioro de las vías amenaza con incomunicar varios municipios en Bolívar. Los derrumbes en la troncal 10 se deben a la necesidad de sustituir, por lo menos, 35 alcantarillas. | Foto cortesía

Transportistas de Upata exigen restringir transporte pirata y reactivar el pico de gasolina subsidiado

Los conductores piden condiciones justas para competir con los precios de los piratas que usan gasoil, entre ellas, que se reactive la venta de combustible en la estación San Onofre. | Foto cortesía

Familiares reportan desaparición de enfermera del Hospital Dr. Raúl Leoni en El Palmar

Rosmary Mota, enfermera de 32 años de edad, está desaparecida desde el jueves 1 de julio en El Palmar, municipio Padre Pedro Chien del estado Bolívar. Es una de las más de 100 personas que han desaparecido al sur de Bolívar entre 2012 y lo que va de 2021. | Foto cortesía

Familiares exigen investigar a alcalde de El Callao por el asesinato de dos mujeres en sector minero

Allegados de Dorialcely Tocuyo, una de las víctimas del femicidio, recordaron que la mujer acusó públicamente en una protesta a la autoridad local de hechos irregulares, durante los intentos de saqueo derivados por el caos monetario. | Foto cortesía