lunes, 27 de septiembre de 2021

Kapé-Kapé: 700 waraos migraron hacia Brasil durante primer trimestre de 2021

En medio de la ruta de viaje, los indígenas quedan expuestos a la explotación laboral y sexual, y a un menor acceso a servicios básicos. | Foto William Urdaneta

En medio de la ruta de viaje, los indígenas quedan expuestos a la explotación laboral y sexual, y a un menor acceso a servicios básicos. | Foto William Urdaneta

@mlclisanchez

Solo en el primer trimestre de 2021, al menos 700 indígenas waraos migraron hacia la frontera de Venezuela con Brasil, de acuerdo con el nuevo boletín de la asociación civil promotora de derechos indígenas Kapé Kapé.

La organización señala que, a finales de mayo, 11 waraos migraron hacia los refugios de Pacaraima, estado Roraima de Brasil, víctimas del desplazamiento forzado.

Kapé-Kapé asegura que esta es una nueva oleada de movilización desde las comunidades del bajo Delta del Orinoco, hacia zonas fronterizas como Santa Elena de Uairén, Trinidad y Tobago, y la zona limítrofe con el Esequibo.

El mayor porcentaje de movilización ocurre desde las parroquias Manuel Renauld y Padre Barral, del municipio Antonio Díaz en Delta Amacuro.

Guyana es el destino de migración más reciente, donde se comprobó que los indígenas estaban siendo reclutados para luego ser obligados a ejercer trabajos forzados vinculados con la minería.

El proceso migratorio para los indígenas implica caminar por un mes hasta llegar a sus destinos, o navegar por más de dos días a canalete. En el camino se enfrentan a distintos riesgos que atentan contra su integridad física. Recientemente, un grupo de cuatro familias warao fue rescatado en Pacaraima, Brasil, con signos de deshidratación.

Siguen saliendo de sus hogares temporal o permanentemente porque cada vez empeoran sus condiciones de vida en sus asentamientos originales.

El perfil de quienes migran

De acuerdo con la última encuesta de la organización, realizada en 2020, las mujeres y sus hijos constituyen el grueso de las personas que migran desde las comunidades warao de Delta Amacuro. La motivación principal para dejar sus territorios es la búsqueda de alimentos, y mejores fuentes de empleo.

De hecho, 88% de los indígenas que se desplazan temporalmente desde sus comunidades, lo hacen para buscar comida en las principales urbes de los municipios o estados vecinos. Muchos se instalan temporalmente en el vertedero de basura de Cañaveral, en Ciudad Guayana.

La mayoría de los indígenas son migrantes permanentes (81%), es decir, deciden no volver. Y 19% de los indígenas son migrantes temporales. 49% de estos migrantes tiene una formación académica que llegó hasta bachillerato, y 34% llegaron a una primaria inconclusa. De acuerdo con la organización, según la ocupación, 19% de los migrantes son estudiantes y 26% son obreros o trabajadores informales.

El destino predilecto de los waraos continúa siendo Brasil, el objetivo de 65% de los migrantes, 6% viajan hacia Guyana, y 29% a otros países como Trinidad y Tobago o Colombia.

El proceso migratorio para los indígenas implica caminar por un mes hasta llegar a sus destinos, o navegar por más de dos días

6.500 waraos en Brasil

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) estima que 6.500 waraos se encuentran en Brasil producto de la migración forzada. En su mayoría, son personas que se encuentran en condiciones precarias.

De hecho, la misma encuesta de Kapé-Kapé reveló que 74% de los indígenas migrantes temporales recibían remesa de sus familiares asentados permanentemente en otro país, pero el apoyo económico de familiares es insuficiente para suplir necesidades básicas.

Por eso, 35% de los indígenas migrantes de Delta Amacuro tiene como motivación principal buscar trabajo, y un 29% decide migrar para apoyar económicamente a sus familiares. 12% de estas personas se desplaza constantemente en búsqueda de asistencia médica y tratamientos.

El 100% de los encuestados por la organización aseguró que tiene al menos un miembro de su familia que migró fuera de la comunidad, municipio, estado o país.

Pérdida cultural y riesgos

Hasta que las condiciones de vida no mejoren en sus territorios, el flujo migratorio indígena se mantendrá. Kapé-Kapé señala que uno de los daños más graves de la migración indígena es la pérdida del acervo cultural y la desestabilización del grupo familiar.

En medio de la ruta de viaje, los indígenas quedan expuestos a la explotación laboral y sexual, y accesos aún más restringidos a servicios de salud, agua, saneamiento e higiene, especialmente si viajan sin documentación.

Según Kapé-Kapé la migración indígena warao de forma masiva inició en 2014, aunque desde 2016 el flujo aumentó. “Las altas cifras de desplazamiento de esta etnia, que en su mayoría se ubican en el estado Delta Amacuro, obedecen al profundo colapso que hoy padecen las 320 comunidades indígenas de esa localidad, pues el notorio abandono en que se encuentran las escuelas y centros de salud”, indica el informe.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Hampa y escasez de combustible sentencian a muerte producción de pesca artesanal en La Ceiba

La producción se redujo al consumo propio y la venta local ante la imposibilidad de sacar mercancía a mercados municipales, aun así, siguen soñando con las potencialidades pesqueras y turísticas de su comunidad. | Foto William Urdaneta

Entre amenazas de desalojo y un reciclaje caótico avanza plan de reorganización del vertedero de Ciudad Guayana

Las más de 800 personas que desde hace décadas viven de la basura piden ser incluidos en un proyecto de disposición de residuos como segregadores o recolectores oficiales en el vertedero de Cañaveral. El Ministerio para el Ecosocialismo rechaza de plano la petición y dice que son “delincuentes”. | Foto William Urdaneta

Parroquia San Onofre se ofrece como centro de recepción de fármacos para pacientes psiquiátricos

Desde hace dos años las farmacias del IVSS no expenden medicamentos psiquiátricos, lo que obliga a la sociedad civil a organizarse para apoyar a los pacientes y sus familiares. | Foto cortesía Génesis García

Trabajadores informales del vertedero de Cañaveral denuncian desalojo a la fuerza por cuerpos de seguridad

El vertedero está en proceso de privatización desde hace al menos seis meses y la empresa que obtuvo la concesión controlará el aprovechamiento final de materiales como el plástico y la chatarra. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Hampa y escasez de combustible sentencian a muerte producción de pesca artesanal en La Ceiba

La producción se redujo al consumo propio y la venta local ante la imposibilidad de sacar mercancía a mercados municipales, aun así, siguen soñando con las potencialidades pesqueras y turísticas de su comunidad. | Foto William Urdaneta

Accidentes en la vía El Tigre-Ciudad Bolívar cobra la vida de siete personas en menos de 15 días

En una misma semana se registraron tres accidentes vehiculares en la carretera nacional que conecta los estados Bolívar y Anzoátegui. El total de fallecidos ascendió a siete, incluyendo una niña de cinco años. | Foto Archivo

Corte de fibra óptica genera caos en comunicaciones y transacciones económicas en Bolívar

Desde el pasado jueves en la mañana falla el servicio de internet de Cantv, a lo que se sumó intermitencias en los servicios de datos de las operadoras de telefonía celular. | Foto William Urdaneta

Del gimnasio en honor al medallista olímpico Marcelino Bolívar en Soledad solo quedan cuatro paredes desconchadas

El criollo medallista olímpico de Los Ángeles 1984 vive en su pueblo natal anzoatiguense, Soledad, donde la desidia y la falta de mantenimiento reinan en el gimnasio y en la calle que llevan su nombre. | Foto Joelnix Boada

En Pueblo Guri solicitan donaciones para niños y adultos mayores con desnutrición 

Desde hace ocho meses, cinco habitantes de la comunidad se dedican a colaborar con comida para 85 niños y 25 adultos mayores. Sin embargo, la ayuda se dificulta por falta de recursos. | Foto cortesía Soraida Rigu

Tras enfrentamiento armado Organización R tomó control de otro yacimiento aurífero en El Callao

La banda delictiva despojó la mina Tomi, restando terreno al Tren de Guayana que controla las minas de Guasipati. En el sitio del enfrentamiento encontraron dos cédulas de menores de edad. | Foto cortesía Germán Dam