martes, 21 de septiembre de 2021 | 4:32 AM

Urgencia de despertar la conciencia ciudadana resonó en cierre del XVIII Foro Guayana Sustentable

“El hecho cultural está en la gente y en lo que pueda aportar al país”, destacó el periodista y profesor de la UCAB Guayana Juan Manuel Carvajal.

[email protected]

La apremiante necesidad de despertar la conciencia ciudadana para rescatar la identidad cultural regional fue el centro del debate inicial en el día de cierre del XVIII Foro Guayana Sustentable, este viernes, en los espacios de la Universidad Católica Andrés Bello, campus Guayana (UCAB).

El jueves, el espacio de discusión se centró en el debate en torno al Arco Minero del Orinoco, nuevas oportunidades de desarrollo para la región y soluciones, para dar paso este viernes a la reflexión del rol del ciudadano en esta dinámica actual que reta y urge de acción.

En el primer conversatorio, Juan Manuel Carvajal, periodista y profesor de la UCAB Guayana, destacó que desde el quehacer cultural y partiendo del reconocimiento es posible construir el país, pero aseveró que el rol del ciudadano es fundamental para que el derecho cultural se defienda.


La disertación del comienzo consistió en una disertación sobre el ámbito cultural
     

“Terminamos un año donde a nadie le dolió que se terminaran de robar la estatua de la Paternidad que fue reconocida Patrimonio de la Ciudad por el mismo gobierno en el 2017, terminamos un año con una Sala de Arte Sidor cerrada”, dijo. “El hecho cultural está en la gente y en lo que pueda aportar al país”, agregó.

La periodista y también profesora de la casa de estudios Oriana Faoro, resaltó que el país cuenta con un Ministerio de Cultura, y Ciudad Guayana con un Instituto Municipal de Cultura, pero no hay gestión cultural, situación que se conjuga con la apatía ciudadana. “El Ecomuseo del Caroní está abandonado y junto a la Sala de Arte Sidor eran los espacios donde podíamos disfrutar el arte porque Ciudad Guayana no tiene teatro municipal (…) Hay un problema de gestión gubernamental, sí, pero la falta de conciencia está presente, ni siquiera los movimientos políticos están llamando la atención. Creo que es el momento de los ciudadanos”, expresó.

“El tema no es buscar El Dorado, sino buscarnos a nosotros mismos. Es reencontrarnos, es conocernos. Es poder profundizar en esa diversidad cultural tan amplia y hermosa que tiene la Región Guayana porque no solo es Bolívar, también tenemos que hablar de Delta Amacuro y Amazonas como una región que necesita comunicarse”, afirmó el director de la Escuela de Comunicación Social de la UCAB Guayana, Oscar Murillo.

Señaló que al resultado del buen proyecto industrial, que dio pie a la creación de las empresas de metales de Guayana, le falta la segunda parte: “la construcción de la ciudadanía, pasar de dejar que el Estado haga a asumir el protagonismo nosotros los ciudadanos para modelar esa ciudad que queremos (…) lo que tenemos por delante es levantar la Guayana que deseamos”.

Linoris Fermín, docente de Gestión de Empresas Turísticas de la UCAB Guayana y parte de la directiva de la Cámara de Turismo del estado Bolívar, planteó que el turismo puede ser la nueva ventana para el entendimiento humano y una vía para reforzar la cultura y construir identidad. “A pesar de todas las circunstancias vamos en el camino correcto para reconstruir el país”.

Faoro reflexionó sobre la necesidad de no olvidar que Ciudad Guayana es la ciudad más planificada y un baluarte del país y una de las urbes mejor planificadas de Latinoamérica, solo comparable con Brasilia. “Los ciudadanos no podemos dejarlo perder”, manifestó.

El Callao, cultura y sabor

En el segundo conversatorio, centrado en la cultura de El Callao, Framya Orsini, cronista del municipio El Callao, indicó que hablar de El Callao es hablar de un pueblo sui géneris por su cultura y la dicha divina de haber sido formado por grupos migratorios de todas las latitudes.

El Callao está en uno de los ejes del Arco Minero del Orinoco, en los que la anarquía minera se ha acrecentado, desconfigurando la esencia de la localidad conocida por su calipso y su particular gastronomía.


Pernalete: “La violencia es aprendida”
     

“Es un terruño muy particular, un pueblo batallador que ha pasado por altas y bajas, pero siempre se ha mantenido firme en el tiempo porque los callaoenses consideramos que estamos forjados por duro cuarzo pero que tenemos un corazón de oro, pero no ese oro que brilla en la tierra sino un oro que nos hace espontáneos y salir y batallar contra las dificultades”, destacó.

Manifestó que no hay documentos oficiales que indiquen cuándo nació El Callao, lo que la hace señalar que “es un pueblo huérfano de padre y madre”, pero presumen que fue fundado entre 1850 y 1859, siendo el brasileño Pedro Joaquín Ayres el primero en encontrar oro.

“Tuvimos la suerte de que gracias a Dios llegaron grupos migratorios con deseos de trabajar y que llevaron mano de obra calificada. Muchas personas dicen que entraron por Trinidad y Tobago, se residenciaron en Sucre, posteriormente pasan a Ciudad Bolívar y luego a El Callao. Yo tengo una hipótesis. ¿No sería más factible que entraran por Demerara (actual Guayana) y la zona en reclamación? La migración que llega a El Callao fue de ingleses y franceses sobre todo con mano de obra no sería más lógico pensar que entraron por Demerara”, explicó.

La multiculturalidad le otorga a El Callao un carácter especial, con el carnaval y calipso que nacen como forma de protesta y una amplia gastronomía que incluye no solo el pelao, las domplinas y el yinyabié, sino también el jugo de berenjena, el pan de madama, el pudin de verdura, sauce, monkey pi, entre muchos otros.

“En El Callao todo se ha desvirtuado, pero no perdemos la esperanza de rescatarlo (…) Batallar por un pueblo como El Callao no es difícil, es duro… pero no decaigamos”, finalizó, comprometiéndose antes a dictar un taller de gastronomía callaoense en la UCAB Guayana.

La jornada matutina la cerró la educadora de Fe y Alegría Luisa Pernalete, quien explicó la importancia de la paz en el contexto venezolano actual. “Debemos recordar que la violencia se aprende”, resaltó. Cerró su intervención destacando que la lucha contra la violencia debe ser tenaz antes de entonar una canción navideña, basada en el aguinaldo Corre, caballito, adecuada al país actual.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Nay Valero: “El punto de partida es rescatar la institucionalidad ambiental”

La investigadora de la UNEG recalca que, en lo individual, es vital hacernos conscientes “de que al momento de las compras podemos incidir en la cadena de producción al exigir productos locales, con sistemas de producción sin agroquímicos, mínimo empaquetado, reducción de la huella de carbono y adecuado manejo de los residuos y desechos”.  | Fotos William Urdaneta

Para Pablo Artal, el camino a la transformación colectiva empieza por el ejemplo individual

El artista chileno, con más de seis décadas en Venezuela, vive en una especie de retiro en lo alto de una montaña al sur del país. Pero la minería en territorio indígena o la migración desenfrenada no son ajenas a su realidad. Cree que la concepción política está errada y considera que el colapso y deterioro del país es profundo, pero el cambio se gestará poco a poco partiendo del ejemplo que cada ciudadano haga. | Fotos Cortesía buscandoamigente.com

La actividad agropecuaria va a la cabeza del cambio del uso de la tierra en la Amazonía venezolana

La actividad agropecuaria en la Amazonía venezolana cubre un 2,3% y el uso minero, un 0,1%, según un estudio de Provita. Ambas actividades se han incrementado en las últimas dos décadas. Bolívar concentra los mayores registros de cambios del uso de la tierra. | Imagen referencial

Falla en microcentral deja sin energía eléctrica a comunidad indígena y posadas de Canaima

“Algunas posadas tienen sus propias plantas eléctricas, pero no hay gasolina para operar; el resto de la comunidad depende de la microcentral”, dijo un habitante de la comunidad indígena pemón. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Denuncian que gerencia de Transbolívar en Ciudad Bolívar utiliza las unidades para servicio privado

En la sede de la ciudad capital quedan apenas dos autobuses que solo ofrecen transporte institucional, mientras los ciudadanos caminan largas distancias por falta de transporte público. | Foto William Urdaneta

Cárcava amenaza con generar corte eléctrico y dejar intransitable un tramo de la avenida Atlántico

Ubicado a la altura de la urbanización Isla Dorada, el deslizamiento afecta a los vecinos desde hace seis años, quienes pese a que han solicitado apoyo a las distintas autoridades, no han sido atendidos. | Foto cortesía

Tras enfrentamiento armado Organización R tomó control de otro yacimiento aurífero en El Callao

La banda delictiva despojó la mina Tomi, restando terreno al Tren de Guayana que controla las minas de Guasipati. En el sitio del enfrentamiento encontraron dos cédulas de menores de edad. | Foto cortesía Germán Dam

Kapé-Kapé: 15 mil niños indígenas están afectados por deterioro de infraestructura educativa en Delta del Orinoco

Estudiantes de al menos 320 caseríos warao de Delta Amacuro enfrentan graves dificultades para continuar con sus estudios, desde que inició la alarma sanitaria.| Foto William Urdaneta

Derrumbe de árboles por fuerte lluvia daña una casa y deja a otras sin internet en Campo A2 de Ferrominera

Vecinos de la zona informan que hasta el momento han solucionado la emergencia por cuenta propia con motosierras prestadas. Esperan la llegada del personal de Protección Civil para superar la emergencia. | Foto cortesía Mariflor Gamboa

Upatenses quedan nuevamente sin agua, ahora por la explosión de un transformador

Alrededor del 80% de la población de la capital del municipio Piar lleva seis días sin servicio de agua potable luego de la explosión de un transformador de 6 mil KVA. Los upatenses desconocen cuándo se resolverá la falla debido a que el estado Bolívar no cuenta con equipos de reemplazo. | Foto William Urdaneta