martes, 13 de abril de 2021 | 12:43 AM

Luego de seis años como vertedero temporal, Cañaveral será el relleno sanitario de Ciudad Guayana

El Ministerio de Ecosocialismo en Bolívar dice que la idea es “despejar vías y fosas para asegurar una buena disposición final de la basura en Ciudad Guayana”. | Foto William Urdaneta

El Ministerio de Ecosocialismo en Bolívar dice que la idea es “despejar vías y fosas para asegurar una buena disposición final de la basura en Ciudad Guayana”. | Foto William Urdaneta

El Ministerio para el Ecosocialismo (Minec) en el estado Bolívar informó el fin de semana detalles de un plan de adecuación ambiental correspondiente al vertedero de Cañaveral “con el objetivo de despejar vías y fosas para asegurar una buena disposición final de los desechos sólidos en Ciudad Guayana”.

Quienes hacen vida en el vertedero manifestaron que el mismo domingo se paralizaron los trabajos de limpieza de las vías debido a una falla en la máquina que estaba en proceso de reparación durante la mañana de este lunes. La noticia fue bien recibida, pues aseguraron que tenían tres años sin maquinaria que despejara las vías para la circulación de los camiones que descargan desechos sólidos en la zona.

“Todo eso lo teníamos que limpiar nosotros mismos a pico y pala, para que puedan pasar los camiones hasta las fosas y nosotros poder trabajar”, aseguraron.

María Vallés, jefa de división de desechos del Minec en Bolívar, explicó a Correo del Caroní que en paralelo a la limpieza y adecuación del vertedero para el acceso de las compactadoras hacia las fosas, también realizarán la limpieza de lo que sería el relleno sanitario de Ciudad Guayana, prometido en la gestión del exgobernador Francisco Rangel Gómez y que nunca se entregó.

 

Hay que recordar que aquí vienen desechos hospitalarios, tóxicos, desechos industriales y químicos. Estos son quemados y se suspenden en la atmósfera, causando enfermedades respiratorias, de la piel, de los ojos, entre otras”

Admitió que por falta de mantenimiento, la estructura del relleno sanitario está en malas condiciones, incluso desvalijada.

De momento, tampoco tienen definida la fecha de activación del relleno sanitario, que debió entregarse en noviembre de 2016, según anunció el entonces viceministro de Ambiente, Miguel Rodríguez.

“El vertedero seguirá funcionando mientras se hace la limpieza paralela del relleno sanitario, para cerrar dicha área y solo se utilice el relleno como tal. Todavía no hay fecha de activación, tenemos problemas también de todo lo que es logística, el gasoil, la misma pandemia, es un poco limitante.

Esperamos lo más pronto posible tener respuesta”, indicó Vallés.

Esta adecuación la hace el Minec en conjunto con la Secretaría de Ambiente de la Gobernación de Bolívar, con apoyo de equipos y maquinarias de la empresa Pavimentos Delta, C.A. (Pavidelca).

La vocera informó también que el ministerio realiza un registro para determinar cuánta basura entra diariamente al vertedero y cuáles son las rutas. Asimismo planean elaborar un registro de las empresas públicas y privadas dedicadas al sistema.

Sin ley ambiental

Lo que se aprecia en el vertedero de Cañaveral recuerda lo que fue el vertedero de Cambalache antes de su clausura en 2014. Adultos, jóvenes y niños hurgando entre la basura en busca de plástico, hierro y aluminio, incluso comida en medio de decenas de zamuros y una humareda producto de la quema de estos desechos.

Según el Minec, paralelamente harán los trabajos correspondientes para la activación de lo que debió ser el relleno sanitario 

El presidente de Encuentro Ciudadano en Bolívar, César Ramírez, denunció que este vertedero, que nació de la improvisada clausura de Cambalache, viola las leyes ambientales y sanitarias.

“Este vertedero nació en 2014 violando la Ley de Manejo Integral de la Basura. Ese año la comunidad de Cambalache clausuró el vertedero de la zona y vino el viceministro de Ambiente para el Manejo de los Desechos Sólidos, Miguel Rodríguez, y permisó este vertedero de manera provisional por un año, mientras construían un relleno sanitario. El relleno sanitario está al lado, le gastaron una millonada y nunca lo pusieron en funcionamiento, y hoy anuncian la adecuación ambiental. Eso es una gran mentira, una gran estafa”, denunció el también exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar (CLEB), quien durante su gestión denunció precisamente estas irregularidades.

Precisó que se viola la Ley de Ambiente, y específicamente el artículo 72 de la Ley de Manejo Integral de la Basura, el cual obliga a las gobernaciones a clausurar los vertederos a cielo abierto. Además, en el numeral segundo de las disposiciones penales, se prohíbe la construcción de vertederos a cielo abierto.

“Hay que recordar que aquí vienen desechos hospitalarios, tóxicos, desechos industriales y químicos. Estos son quemados y se suspenden en la atmósfera, causando enfermedades respiratorias, de la piel, de los ojos, entre otras. Y el lixiviado que produce esta basura va directamente al río Orinoco, contaminando sus aguas”, advirtió Ramírez.

La basura, un tesoro

Mientras que en otros países de la región como Colombia y Brasil la producción de basura resulta un tesoro para el aprovechamiento económico, en Venezuela es sinónimo de contaminación, pero también es el medio de sustento de decenas de familias que viven de la basura en Cañaveral.

La mayoría es de Ciudad Guayana, van y vienen cada cierto tiempo hasta que logran recoger una cantidad suficiente de material para vender.

Decenas de familias encuentran en la basura su forma de sustento diario | Fotos William Urdaneta

Hace un mes llegó un grupo de indígenas con sus hijos desde Caño Mánamo en el Delta del Orinoco, cruzando en canalete. Su objetivo: buscar insumos para comprar artículos de higiene.

“No tenemos un trabajo y cuando uno necesita un jabón, no tenemos nada, por eso venimos a trabajar aquí. Cuando se vende el material plástico conseguimos ‘reales’ para comprar jabón y ACE (detergente) para lavar la ropa de los muchachos”, manifestó una de las mujeres indígenas.

“No recibimos ninguna ayuda del gobierno. Cuando somos votantes es que el gobierno nos quiere ayudar, solamente para votar”, agregó.

Quieren seguir trabajando

Ana Romero ya tiene ocho años viviendo de la basura, con lo que asegura, resuelve para el sustento de sus 10 nietos y su hija con discapacidad.

Entre los problemas que enfrentan quienes trabajan en la zona están que los traten como delincuentes y los sometan a abusos de parte de cuerpos de seguridad, bajo la excusa de que “cargan material estratégico”.

Quienes hacen vida en Cañaveral denunciaron extorsión y maltrato por cuerpos de seguridad quienes decomisan el material que recolectan

“A orilla del cerro hay mucho material que se pierde, hay mucho hierro, el aluminio sale de la basura, hay mucho material, pero cuando hemos intentado salir, entonces tenemos problemas por lo ilícito del material (…) Tengo una hija que se vino a trabajar conmigo y tratando de sacar un material aquí, fue privada de libertad. Sus dos hijos también pasaron a mi cargo”, relató Romero.

De la venta de lo que recolecta de la basura compra los pocos alimentos que pueden tener, y las medicinas en caso de que los niños enfermen.

“La vida para nosotros aquí es bastante dura, ya que no nos dejan sacar material porque todo es estratégico. El plástico es una cosa que recogemos de la basura, de la gente que bota que si una silla rota, también sale el aluminio, que son potes, perolas y todo se nos ha hecho ilícito. Le pedimos a las autoridades competentes que nos ayuden, que nos permitan trabajar. Aquí hay pobreza extrema, no le pedimos nada a nadie, simplemente que nos dejen trabajar porque no todos somos malandros”, manifestó María Santoyo, quien se dedica a la venta de pan, cigarros y tabaco en el vertedero.

Sostuvo que diferentes cuerpos policiales han llegado hasta el vertedero para amedrentarlos y decomisarles lo que recolectan. “Nos caen a palo. Han venido autoridades para acá que lo que han hecho es extorsionar a las personas, quitarles su dinero. Aquí todo el mundo no es delincuente. Soy una mujer que tiene 48 años, soy una mujer mayor, para que vengan a maltratarme, a extorsionarme, a quitarme mi dinero, yo vendo pan, cigarro, tabaco, no todos somos ladrones “, agregó.

La mayoría de estas personas migraron del vertedero de Cambalache luego del cierre en 2014, cuando la comunidad decidió cerrarlo, cansados de las constantes quemas de basura que aquejaban su salud. Todo a consecuencia de una obra prometida que no se cumplió.

El 30 de septiembre de 2011, el entonces gobernador Francisco Rangel Gómez anunció en rueda de prensa el saneamiento y posterior cierre del vertedero de Cambalache. Debía estar listo para 2014. Sin embargo, nunca hubo un saneamiento sino un cierre obligado por las protestas de la comunidad afectada de Cambalache.

Una serie de improvisaciones

El 17 de octubre cerraron el acceso a la zona, y dos días después Rangel Gómez anunció el cierre e informó que el terreno de Las Margaritas, en la vía del kilómetro 70, estaba apto para la construcción del nuevo relleno sanitario. Allí comenzaron a enterrar la basura, y después de cerrar el acceso a esta zona, se dispuso habilitar Cañaveral, en la vía a Sisor, como un relleno temporal, que lleva ya más de seis años como vertedero.

Para finales de octubre de 2014, el entonces viceministro de Ambiente, Miguel Rodríguez, sostuvo que el relleno sanitario se construiría en Las Margaritas y prometió la obra para marzo de 2015. En enero aplazó la inauguración y siguieron utilizando a Cañaveral como relleno temporal, hasta que en 2016 Rangel Gómez anunció que este sería el terreno que quedaría para la construcción del relleno sanitario definitivo.

En julio de 2016 comenzaron las obras y debían culminar en noviembre de ese mismo año. Incluso, se anunció la activación que nunca ocurrió.

La quema de basura se aprecia en el ambiente, así como el riesgo de contaminación en el río Orinoco producto de los lixiviados

Más del autor

Primera fase de vacunación cubrió solo a 2.450 trabajadores del sector educación en Bolívar

Este jueves inició la aplicación de las segundas dosis de la vacuna Vero-Cell contra la COVID-19 al personal del sector educativo en Bolívar. Se espera que el próximo lunes comience la segunda fase. | Foto William Urdaneta

Ocupación por COVID-19 en hospitales centinelas de Bolívar es de 70%

A pesar de los cuestionamientos científicos, en la entidad se han distribuido más de 18 mil dosis de Carvativir. | Foto William Urdaneta

Nazareno recorrió calles guayanesas cumpliendo medidas de bioseguridad

La procesión se hizo sin la presencia de quienes pudieron ver la imagen desde sus hogares. | Foto William Urdaneta

Gobernador desmiente ataque a sede de la Dgcim en El Callao

Justo Noguera Pietri señaló que lo que sí ocurrió, fue la explosión de una camioneta, durante la investigación por el rapto de un exconstituyente. | Foto referencial

Notas relacionadas

Medidas improvisadas del gobierno regional para evitar contagios de COVID-19 crearon caos en Ciudad Guayana

La decisión del ejecutivo regional ocasionó efectos contrarios a los declarados, pues los ciudadanos se retrasaron por horas para llegar a sus hogares y cientos tuvieron que caminar ante la ausencia de transporte público. | Foto William Urdaneta

Oenegés de Ciudad Guayana recolectan fármacos para auxiliar a pacientes críticos con COVID-19

El objetivo es ofrecer a pacientes y familiares que piden ayuda para costear tratamientos cuyos precios son incosteables para la mayoría. | Foto cortesía Hormiguitas Guayanesas

Fedecámaras asegura que las medidas inconsultas del gobierno regional empeoran la condición de los sectores económicos

El gremio guayanés resaltó que para evitar mayores contagios de COVID-19 y lograr una apertura económica sostenible en el tiempo, es necesario empezar a vacunar a los ciudadanos. | Foto William Urdaneta

Antisociales robaron uno de los nueve transformadores eléctricos de la UDO San Félix

Aunque el Estado debe custodiar escuelas y universidades antes y durante la alarma sanitaria, la falta de protección y el deterioro de las instituciones hacen cada vez más incierto el regreso a clases presenciales. | Foto Franklin Rodríguez

Investigadores descubren una nueva especie de lagartija en Amazonas

Dos venezolanos y tres españoles integraron el equipo que identificó por primera vez al Kataphraktosaurus ungerhamiltoni, que significa “lagarto acorazado”, en el Monumento Natural Cerro Autana, en el estado Amazonas venezolano | Foto Fernando J.M. Rojas-Runjaic