jueves, 21 de octubre de 2021

Obligación de registro en Oficina contra la Delincuencia Organizada limita labor de las ONG y empeora condición de víctimas del Estado

Luego de inhabilitar partidos políticos, censurar a la prensa, desmantelar a los sindicatos, el Gobierno nacional ahora busca impedir el trabajo humanitario con regulaciones que vulneran a las víctimas y exponen a colaboradores. | Foto cortesía

Luego de inhabilitar partidos políticos, censurar a la prensa, desmantelar a los sindicatos, el Gobierno nacional ahora busca impedir el trabajo humanitario con regulaciones que vulneran a las víctimas y exponen a colaboradores. | Foto cortesía

@g8che

El Gobierno nacional creó una nueva normativa que atenta contra las organizaciones defensoras de derechos humanos, organizaciones sin fines de lucro y sus beneficiarios. Ya que se obliga a las ONG a registrarse en la Oficina Nacional contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento del Terrorismo y a entregar una serie de información que vulnera la labor humanitaria.

Alí Daniels, director de la ONG Acceso a la Justicia, consideró que la norma debe ser derogada ya que atenta contra la labor de las ONG y contra la ayuda que pueda brindarse a ciudadanos en condiciones vulnerables o a las víctimas del mismo Estado.

La medida fue aplicada a través de la providencia administrativa número 001-2021, la cual fue publicada en la Gaceta Oficial número 42.098 del 30 de marzo del presente año.

En esta nueva exigencia de registro las organizaciones deberán dar datos de los miembros que forman parte de sus juntas directivas, listado de quienes financian su labor, la identidad de los beneficiarios, personas que reciben ayuda humanitaria u otro tipo de asistencia, listado de sucursales extranjeras de organizaciones sin fines de lucro y de las asociaciones con las que se hayan acordado alianzas, además de otro tipo de requerimientos generales.

 

El Estado que desaparece personas, las ejecuta extrajudiciales exige que las ONG le entreguemos los nombres de las personas que llevan adelante las denuncias contra el propio Estado violador de DD HH, ¿dónde estará el fallo?”.

Daniels alertó que identificar a las víctimas las deja en estado de vulnerabilidad y estigmatización ya que en muchos casos reciben asesoría y ayuda por violaciones del mismo Estado entre las que resaltan las ejecuciones extrajudiciales o desapariciones forzosas. “Ponen en peligro a las víctimas y a los investigadores”, cuestionó.

Asimismo insistió que limitaría el auxilio que puedan recibir personas con problemas de alimentación o las jornadas de prevención y atención de VIH, donde los beneficiarios piden permanecer en anonimato y bajo esta providencia no podrían hacerlo. “Los que van a pagar son las víctimas de la emergencia humanitaria”, sostuvo.

Para el abogado la medida viola totalmente la presunción de inocencia ya que con toda la información a entregar prácticamente deben demostrar que desde las organizaciones no se cometen delitos. “Tenemos que demostrar que no somos terroristas y que no legitimamos capital”, cuestionó.

“Buscan darle un trato de enemigo interno a las organizaciones defensoras de derechos humanos”, advirtió. Para el abogado toda esta medida surge por las investigaciones, documentación y monitoreo de violaciones de derechos humanos que al final se terminan entregando en instancias de la Organización de las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional.

Resaltó que el proceso de registro se debe empezar aplicar en un periodo de 30 días luego de publicada la gaceta y que no dan los tiempos para que organizaciones puedan cumplir con los requisitos los cuales no son de fácil obtención ante las trabas del mismo Estado.

Significa poner en riesgo a las victimas

Los representantes de la ONG Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) fueron los primeros en recriminar la normativa en redes sociales. Rafael Uzcátegui, coordinador general de Provea, expresó en Twitter: La dictadura venezolana quiere que las ONG nos convirtamos en “patriotas cooperantes” y delatemos a las víctimas que son beneficiarias de nuestra acción.

Marino Alvarado, también representante de Provea, cuestionó: “Son las organizaciones las que deben demostrar que están actuando de forma correcta. No solamente en los recursos que reciben, sino en la forma en la que los usan”.

De acuerdo con Alvarado, la medida es contraria con el artículo 102 de la constitución que establece la obligación de promover y defender los derechos humanos.

“Esta es una normativa que afectará el trabajo de miles de organizaciones de la sociedad civil que vienen atendiendo sobre todo a los sectores más pobres de la sociedad venezolana y a víctimas de las violaciones de derechos humanos”, denunció.

Al igual que Daniels, el representante de Provea resaltó que lo más preocupante es que deba darse información sobre las personas que reciben ayuda. “Eso significa poner en riesgo, en el caso de las organizaciones de derechos humanos, a todas las personas que denuncian los abusos de la FAES, los allanamientos arbitrarios, torturas, detenciones arbitrarias”, dijo.

Agregó que esto dejaría a los beneficiarios vulnerables de posibles detenciones, allanamientos, discriminación en los lugares donde vive y donde reciben ayudas sociales del gobierno. “No los vamos a poner en riesgo de libertad e incluso de vida”, aseguró.

Por otro lado, Luis Cabezas, director de la asociación civil Convite, expresó en Twitter: “El Estado que desaparece personas, las ejecuta extrajudiciales exige que las ONG le entreguemos los nombres de las personas que llevan adelante las denuncias contra el propio Estado violador de DD HH, ¿dónde estará el fallo?”.

Arremetida contra las organizaciones

Entre los casos más recientes de la arremetida del gobierno contra las ONG, está la detención de cinco trabajadores humanitarios de la organización Azul Positivo los cuales fueron acusados por delitos de asociación para delinquir y legitimación de capitales.

En Bolívar organizaciones no gubernamentales y fundaciones se han dedicado a ayudar a personas que necesitan medicamentos e insumos en hospitales, sobre todo en estos meses de pandemia. Además de realizar jornadas de entrega de alimentos y hasta ropa con distintas colaboraciones que se hacen desde el extranjero.

También, organizaciones monitorean la violencia basada en género, documentan la desaparición de personas en las minas al sur de Bolívar producto de la violencia de grupos irregulares y cuerpos policiales y las ejecuciones extrajudiciales que se perpetran en el estado.

Toda una labor que se vería afectada por las medidas restrictivas para recibir financiamiento y la exposición a la que quedarían las personas que reciben ayuda, las cuales en muchos de los casos son víctimas de funcionarios del mismo Estado.

Daniels señaló que hay colaboradores y financistas que exigen permanecer bajo anonimato, lo que impediría las ayudas a personas en condiciones vulnerables | Foto William Urdaneta

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Gremios insisten que flexibilización debe ir acompañada de normalización de despacho de combustible

En rueda de prensa representantes de distintos sectores económicos plantearon además la urgente necesidad de reactivar los vuelos comerciales para lograr mejoras durante los últimos meses del año. | Foto William Urdaneta

Exigen a Maduro inversiones en infraestructura de centros educativos y mejoras económicas para los docentes

Sin agua potable, con baños clausurados y sin equipos de bioseguridad, docentes y estudiantes no cuentan con condiciones seguras para retomar la presencialidad a partir del 25 de octubre. | Foto William Urdaneta

Trabajadores de Ferrominera ahora caminan kilómetros para llegar a planta por no perder beneficios

Aunque las carencias de transporte afectan a todas las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana, empleados reportan que durante las últimas semanas la situación en FMO ha empeorado. | Foto William Urdaneta

Denuncian violación del derecho a la defensa del trabajador Rodney Álvarez en instancia de apelación

Pese a la recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el obrero sigue sufriendo violaciones al debido proceso y su caso carece de garantías de juicio justo. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Capriles en Guayana: “El voto no es suficiente, pero ese derecho no se lo podemos dejar a nadie”

El excandidato presidencial anuncia en su recorrido para respaldar a Raúl Yusef y Francisco Sucre que entregarán una denuncia formal ante el CNE por peculado de uso de parte del abanderado del PSUV a la Gobernación de Bolívar, Ángel Marcano. | Foto Jhoalys Siverio

Alex Saab comparece por primera vez ante la justicia estadounidense

El juez federal John O. Sullivan del Distrito Sur de Florida negó la libertad bajo fianza al empresario colombiano y acordó realizar la próxima audiencia el 1 de noviembre. | Foto cortesía redes sociales

Representación de Noruega abandona México tras suspensión del diálogo por parte de Maduro

La delegación encabezada por Jorge Rodríguez decidió suspender su participación en la nueva ronda de negociaciones prevista para el 17 de octubre luego de la extradición del colombiano Alex Saab a EE.UU. | Foto EFE

Decenas de personas en Táchira cruzaron puente Simón Bolívar tras cierre de trochas

El número de ciudadanos fue mayor ya que el pasado 5 de octubre fueron removidos los containers que bloqueaban el paso en la estructura. | Foto cortesía La Nación

Alex Saab fue extraditado a Estados Unidos

El empresario colombiano fue apresado en junio de 2020 cuando realizaba escala de reabastecimiento en una isla caboverdiana, país que ha aprobado su extradición a Estados Unidos.

Cancillería exige a la ONU justicia por el asesinato de adolescentes venezolanos en Colombia

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, exigió al secretario general de la ONU que se haga justicia en el caso de los jóvenes de 15 y 18 años, asesinados en Tibú.