viernes, 17 de septiembre de 2021 | 9:52 PM

Espacio Público: Censurar la libertad de expresión es una política de Estado

Las libertades para comunicar constituye una amenaza para los regímenes autoritarios, quienes a través de la represión, persecuciones y la censura, pretenden callar la verdad.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos indica que “toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Sin embargo, este derecho representa una amenaza para el gobierno de facto de Nicolás Maduro, cuyas políticas de Estado están basadas en la censura, inducir autocensura y cercenar la libertad de expresión, además de utilizar a las fuerzas de seguridad gubernamentales como un mecanismo represivo y de persecución hacia los medios de comunicación y periodistas.

La organización defensora de la libertad de expresión y el derecho a la información, Espacio Público, explica en su informe semanal titulado Sentencia previa: la justicia penal contra la libre expresión como la dictadura gradualmente modifica su accionar en contra de la libertad de expresión, a través de los casos de seis periodistas que demuestran ciertos patrones de criminalización en un contexto de ausencia de garantías institucionales.

Algunos de los casos son: Braulio Jatar, propietario del medio digital Reporte Confidencial, el periodista Luis Carlos Díaz, José Mercedes Muñoz, locutor de la emisora Oestereo 99.7 FM, el periodista Wilmer Quintana, entre otros.

En el informe se detalla la violencia estructural a través de los cierres de los medios de comunicación. Venezuela es el único país de América donde cerraron más de 50 medios de comunicación en un año.

Desde 2002, el patrón de restricciones a la libertad de expresión se manifiesta en tres tipos de violencia: una discursiva que señala a periodistas, medios de comunicación y críticos a la gestión del gobierno como enemigos; a través de los insultos, funcionarios descalifican a periodistas, analistas, infociudadanos y políticos.

Los impedimentos de cobertura, detenciones arbitrarias, requisas, robo de material y equipos, golpes, seguimiento y vigilancia, amenazas y atentados contra sedes de medios de comunicación se ubican como el tipo de violencia más frecuente en los últimos 17 años.

Como consecuencia, las formas de castigo se transforman en detenciones arbitrarias que aumentan conforme avanza la conflictividad social. El arresto masivo de personas es un patrón que expresa la crisis política, la intolerancia y el ensañamiento del Estado hacia quienes manifiestan su inconformidad, en las calles o en la web.

Arbitrariedades a la luz del día

Las detenciones arbitrarias implican un proceso jurídico que contraviene el debido proceso. El estar apresado supone caer en un sistema que vulnera los derechos fundamentales desde el primer momento. El nivel de sobrepoblación en las cárceles es de 125% para el año 2018; la violencia carcelaria derivó en el fallecimiento de 291 personas, 103% más que en 2017; en la mayoría de los centros de reclusión no existe atención médica permanente por lo que domina la proliferación de enfermedades dermatológicas, gastrointestinales y respiratorias.

   
Entre 2009 y 2018, 55 personas fueron arrestadas por emitir opiniones políticas en las redes sociales | Foto Espacio Público

Todo este patrón represivo persigue un solo objetivo: crear más censura.

Los mecanismos judiciales buscan imponer el silencio a través de la sanción más grave: la privación de libertad. A esto se suma la prohibición de declarar públicamente y usar redes sociales y de asistir a reuniones o manifestaciones públicas. Estas medidas sostienen los esquemas de censura que dieron lugar a las detenciones arbitrarias, pero tienen a su vez una serie de consecuencias individuales y sociales, no menos graves que la encarcelación.

Acallar los testimonios impide conocer las condiciones de reclusión, así como el desarrollo de los casos y las arbitrariedades que los caracterizan. Esto reduce las posibilidades de cuestionar abiertamente la gestión pública y subir el costo a los abusos, mientras menos se conozca, menos alcance tendrá la denuncia, a su vez perpetúa la impunidad de los funcionarios responsables.

En un contexto de crisis humanitaria compleja y donde no existe el Estado de Derecho, la libre expresión significa una amenaza que irrita a los que pretenden perpetuarse en el poder. Ante esto, el trabajo de los periodistas y de los medios de comunicación se duplica, a sabiendas de los riesgos que implica, para cumplir con su responsabilidad ante la sociedad venezolana: informar la verdad.

Para conocer más a detalle el informe de Espacio Público visita: Sentencia previa: la justicia penal contra la libre expresión.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Maduro presenta una contradictoria memoria y cuenta ante la AN oficialista

Luego de cuatro años, el mandatario rinde cuentas ante los diputados de la Asamblea Nacional. Sin embargo, su exposición estuvo plagada de desaciertos que contradicen la realidad.

Ausencia de votantes en las parlamentarias del 6D muestra rechazo a procesos electorales sin garantías

Los centros de votación permanecieron vacíos durante este domingo, contradiciendo las declaraciones de la bancada oficialista. Guaidó y la oposición, mientras tanto, alinean los preparativos para la Consulta Popular.

Maduro presenta a la ilegal ANC proyecto de la ley antibloqueo

El mandatario responsabiliza a Estados Unidos por un supuesto bloqueo económico y financiero contra Venezuela. Sin dar detalles a fondo, indicó que la ley busca blindar al país de manera urgente. 

Bolívar alcanza nuevo pico en contagios diarios con 217 casos

Venezuela contabiliza 1.086 infectados en las últimas 24 horas, 217 de ellos ubicados en el estado Bolívar. El país supera la barrera de las 500 muertes por coronavirus.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Elecciones del 21N: un incierto camino para encauzar el descontento y allanar una solución a la crisis política

Analizamos el panorama a tres meses de las elecciones regionales, mientras las necesidades sociales son mayores. La procesión va por dentro en el PSUV donde persiste el descontento por las imposiciones luego de las primarias. Pero el escenario no es menos complejo en la oposición. | Foto William Urdaneta

MUD debe concretar alianzas y narrativa clara para lograr espacios el 21N

Para Jesús Seguías, presidente de DatinCorp, el mayor problema que enfrenta la oposición no es la abstención, pues hay estados donde han hecho estudios recientes, donde detectaron una participación superior al 60%.

MUD y UNT van a la izquierda en el tarjetón electoral del 21 de noviembre

37 organizaciones políticas nacionales escogieron su posición en la boleta para las elecciones regionales y municipales sin grandes cambios entre los partidos de oficialismo y la Alianza Democrática, y con la MUD y sus aliados en una posición diferente a la tradicional.

Capturan a “El Pollo” Carvajal, exjefe de inteligencia militar de Chávez y Maduro, acusado por EE UU de traficar drogas

Después de dos años de desaparición, Carvajal rompió su silencio al compartir un comunicado rechazando la “persecución” del Gobierno español. | Foto Policía Nacional de España

Tres claves que harían posible el avance de la oposición en comicios de noviembre

Según Paola Bautista de Alemán, doctora en Ciencias Políticas, reconocer la simulación, llamar al voto protesta y trabajar en unidad, contribuiría con la lucha por la democracia en Venezuela.

Bachelet reitera que ingresos de los venezolanos son “insuficientes” para garantizar una vida digna

La jefa de la oficina de Derechos Humanos de la ONU reclama a Maduro un refuerzo de los servicios básicos, “particularmente para los grupos más vulnerables”, y ha lamentado “la ausencia de datos públicos para monitorear e informar adecuadamente las políticas públicas”. | Foto DPA