lunes, 17 de mayo de 2021 | 3:23 PM

Yo no creo nada

Demasiadas preguntas, ninguna respuesta, un hecho que le viene al régimen como anillo al dedo para distraer la opinión pública no sólo del coronavirus, o la gasolina, sino de la matanza en la cárcel de Portuguesa.

@cjaimesb

Rocío San Miguel dijo en Twitter hace unos días que “ya no es posible discriminar (en Venezuela) qué es verdadero y qué es falso”. Y remató: “esto sólo sucede en estados totalitarios o autoritarismos hegemónicos”.

La patraña de la “invasión” tiene a una pequeña parte del país preocupada, a otra mayor, estupefacta y a la gran mayoría en son de burla. Cuesta creer que un comando que supuestamente venía a “extraer a Maduro y a otros jerarcas de su régimen quirúrgicamente” haya sido tan torpe. Desde el 11 de abril de 2002 no habíamos visto tantas metidas de pata y tantos cuentos de camino juntos. Como nadie sabe qué es verdad y todo el mundo especula, yo también quiero dar mi versión de los hechos.

Un desencajado J.J. Rendón apareció en CNN la noche del 6 de mayo, declarando que, en efecto, había participado en una reunión en octubre del año pasado, donde había contratado a un exboina verde llamado Jordan Goudreau, para que liderizara un comando que sacaría a Maduro de la presidencia. Publicó en Twitter la carta contrato firmada por él, por el diputado Sergio Vergara, Goudreau como CEO de Silvercorp y un testigo de apellido Retureta. Aseguró que Guaidó no firmó la carta, hecho que contradice la información divulgada por Patricia Poleo, quien mostró un video que sólo enfocaba un techo y voces entre las que la única reconocible era la de Guaidó, pero sabemos cómo se imitan las voces y cómo se manipulan las grabaciones. La carta que enseña la Poleo tiene la firma de Guaidó, pero Guaidó no estaba en los Estados Unidos en octubre de 2019.

El hecho es que en noviembre Rendón y Goudreau tuvieron un desencuentro que los llevó a desistir del contrato. Hasta ahora nadie ha explicado por qué si no recibió pago alguno, Goudreau siguió adelante con el plan. ¿Es acaso tan loco que decidió ser un mercenario y actuar por su cuenta?… ¿O fue que al no poder cobrar de aquel lado se vendió al mejor postor del lado del madurismo para simular una “invasión”? Esta segunda elucubración me suena más plausible, aunque no tengo dudas de que las recompensas ofrecidas por el Gobierno de los Estados Unidos por las capturas de Maduro y su círculo cercano traerá a Venezuela muchos mercenarios cazafortunas.

Hay demasiados elementos que no cuadran: dicen que los participantes eran 800. Hasta donde yo sé, al menos 780 deben estar escondidos. Tampoco me cuadra la invasión a Venezuela desde Colombia entrando por Macuto. Hay una versión de que ese enfrentamiento en el litoral central fue entre dos bandas de narcotraficantes. ¿Y entrar a Maracay por Chuao? Ese camino es montañoso, largo y ciertamente podría haberse tratado de un movimiento de guerrilla, pero que hayan sido descubiertos tan rápido lo que me indica es que había uno (o más) delatores dentro del grupo.

Y hablando de sapos, me viene a la mente el desesperado tuit de Estrella Vitora, esposa del general Vivas, denunciando que el capitán de la Guardia Nacional y funcionario de la Dgcim, Antonio Sequea -uno de los 13 detenidos- fue quien dirigió la tortura a su esposo, una golpiza tan feroz que le dañó la espalda de por vida. Caramba, caramba. Difícil creer que el torturador cambió de bando.

Encima, las ausencias notables de quienes han debido estar al frente, Padrino y Reverol, quedan dentro de las muchas incógnitas de este caso. Demasiadas preguntas, ninguna respuesta, un hecho que le viene al régimen como anillo al dedo para distraer la opinión pública no sólo del coronavirus, o la gasolina, sino de la matanza en la cárcel de Portuguesa. Si es por creer, yo a este régimen no le creo nada.

Más del autor

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Sólo en revolución

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?... | Foto AFP

Pensando en la muerte

Nunca había sentido la muerte cerca. Pero ahora la siento respirando sobre mi cuello. Como si al voltearme, la fuera a encontrar allí, esperándome. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Destrucción y chatarra

Vista la devastación no hay que ser muy avispado para concluir que el poderoso es en esencia un chatarrero, graduado con honores en la universidad de la horrura y la escoria. | Foto cortesía

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

Gustavo Dudamel

Sólo le pediré a Dudamel algo que sí puede dar, que no esté ninguneando a ningún arpista, ni a ningún pianista de los muy hermosos que hay en esta tierra, y que restaure para mí la fuerza extraordinaria del Concierto en la Llanura. | Foto cortesía Fundamusical Bolívar