viernes, 17 de septiembre de 2021 | 7:14 AM

¿Y ahora qué?

Lo verdaderamente importante es seguir sumando voluntades. Vendrán días tenebrosos; sin embargo, la idea de mantenerse en pie es la que al final vencerá; y con ello, un nuevo episodio ha de venir, lleno de luz, tranquilidad, pero sobre todo, de mucho entusiasmo por recuperar nuestro país.

 

@abgoscarsalama1 

Después de verificarse el fraude del 6 de diciembre de 2020 y constatada la asistencia masiva a la convocatoria de Consulta Popular contra Maduro, el ambiente se satura con la noticia del naufragio de Güiria-Trinidad. El pueblo de Venezuela está dispuesto y decidido a darle la pelea al narco régimen, aun a cuesta de su propia vida. Las cartas están echadas, y en las próximas semanas la situación puede tomar un giro inesperado pero necesario. Venezuela necesita escalar rápidamente a escenario de reconstrucción, y con la permanencia de Maduro en Miraflores esa tarea es imposible.

Algunas personalidades han dado por afirmar que la consulta no es legal ni constitucional, y mucho menos vinculantes. A ellos hay que decirles que toda opinión del pueblo es vinculante, más allá de lo jurídico y de lo político; lo fue el 19 de abril de 1810 frente a Emparan, lo fue con Chávez y ahora lo es contra Maduro. Hay que lamentar la postura de algunos políticos, que prefirieron aprovechar la escena para sacar algún tipo de utilidad con posturas contra la consulta; pero igual, también sin ellos, el pueblo está decidido a recuperar su libertad.

Me inscribo en la idea de que la consulta constituye un mecanismo maravilloso que no había sido considerado, y que al tener asidero constitucional se convierte en una verdadera estrategia contra posturas frías de la diplomacia global. Más allá de cualquier otra consideración, lo que hizo el pueblo venezolano fue dirigir la pelota a la comunidad internacional para que actúe definitivamente y se anote el gol contra el necrófilo y nefasto régimen.

Tenemos una Asamblea Nacional cuyo periodo constitucional vence el 5 de enero de 2021; sin embargo, y aunque no fue preguntado, se aprecia en el espíritu de la convocatoria que hay que seguir  apostando a nuestro liderazgo de 2015 para que continúe al frente de la lucha; pero ahora con mayor ímpetu y resolución; total, es el único capital político con el que contamos. Algunos exegetas del derecho y de la política afirman que la gestión de la actual AN culmina definitivamente en esa fecha; sin embargo, hay que estar claros en que en la lucha contra Gómez y Pérez Jiménez, el pueblo no tuvo representación ni representatividad en curul alguna. Lo que tuvo la clase política de entonces, fue la capacidad de unirse, aun por encima de posturas ideológicas y partidistas para articularse adecuadamente, incluso, hasta con militares, en el último de los casos.

Lo verdaderamente importante es seguir sumando voluntades a lo interno y a lo externo. Vendrán días tenebrosos; sin embargo, la idea de mantenerse en pie es la que al final vencerá; y con ello, un nuevo episodio ha de venir, lleno de luz, tranquilidad, pero sobre todo, de mucho entusiasmo por recuperar nuestro país.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

¿Peligra la diáspora venezolana en Perú?

Algunos creen y tienen confianza en que el gobierno de Castillo se moderará para sobrevivir; otros piensan que será vacado irremediablemente; y finalmente, muchos están considerando que ya no hay nada que hacer para impedir la hecatombe social.

Perú, un nuevo amanecer

Apostar que el nuevo presidente tome el camino correcto no solo reforzará su legitimidad por su desempeño, sino que permitirá que los peruanos sigan  gozando de paz social y del crecimiento económico, producto de su trabajo, educación y cultura. | Foto @PedroCastilloTe

Las elecciones peruanas y la caja de Pandora

Keiko Fujimori llevaba para esa segunda vuelta un plomo en el ala que le impidió volar con plenitud; pues la gestión fujimorista de su padre todavía encrespa los cabellos de gran parte del pueblo peruano.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta