martes, 21 de septiembre de 2021 | 4:42 AM

Voto de censura ¡Ya! contra Padrino

Tendría que vivir miles de años para reponer su maltratada honrilla, pero nunca viene mal que comience cuanto antes. | Foto cortesía

Tendría que vivir miles de años para reponer su maltratada honrilla, pero nunca viene mal que comience cuanto antes. | Foto cortesía

Evito llamarlo “general” porque, a estas alturas, desde los aspectos tácticos, estratégicos, operativos, el susodicho ya está autocensurado, por no decir, muy autodegradado. Ipso iure y ex tunc, como decimos los abogados, cuando determinada acción -o inacción- produce efectos anulatorios, incontinenti, con carácter retroactivo y per omnia saecula saeculorum.

Todo por arrodillárseles a las FARC y al ELN, como se le arrodilló a Fidel Castro, sin pasar por alto sus decúbitos ventrales, saeculorum saeculorum, ante turcos, iraníes, chinitos, rusos, bielorrusos, nicas, castrocubanos, en general, norcoreanos y todo bicho de uña que ha llegado y aspira a seguir llegando a Venezuela a depredar, física y moralmente, el sagrado suelo patrio ¿O será que la RoboLución ya lo declaró exsagrado y el suscrito, sin enterarse?

Nulo de toda nulidad, el tal generalato y el sancionado, repuesto al estado de soldado raso y pata en el suelo. Otra vez,  “¡Nuevo de m…!” que es como les gritan, en medio de vejámenes de todo calado, a los recién ingresados a la gloriosa Fuerza Armada Bolivariana. Tendría que vivir miles de años para reponer su maltratada honrilla, pero nunca viene mal que comience cuanto antes.

Visto lo anterior, por este medio les dirijo, honorables parlamentarios, la presente petición formal, de voto de censura contra Padrino López (omito el consabido “Señor” porque en semejantes circunstancias, se presta a equívocos).

Que no vengan después, señores asambleístas, con que no vieron esta petición, pues en este mismo acto, por las dudas, se las estoy reenviando por duplicado, correo electrónico y a través de mensajería ordinaria. Se las hago llegar de manera indistinta y simultánea, a las dos Asambleas Nacionales, que en mala hora tenemos los venezolanos. En primer término, a la legítima, porque nobleza obliga. Pero como lo que abunda tampoco daña, se la he despachado, por igual, a la considerada espuria, maleva, malandrín, desatendiendo, las decenas de países que la tienen como tal y la pésima uva de sus integrantes. Ya que, ahora, andamos tras el “Vellocino de Oro” de la cacareada, Unidad, de los pactos de salvación nacional, de los diálogos para que la narcotiranía reciba respiración boca a boca, la ocasión la pintan calva.

Me parece ver y oír los titulares de noticias: “¡Última hora! Caracas. Las dos AN, la verdadera y la ‘chimba’ (los integrantes de esta última oficialista, de voto sobaquero, a brazo alzado, pestilente, excusarán el empleo de palabras tan poco líricas, pero el castellano es el castellano) en acto de unidad ¡sin precedentes! ¡de generosidad! ¡de patriotismo al cubo! depusieron sus diferencias y votaron ¡como un solo hombre! por la censura unánime, cada AN por su lado, contra el ahora, exgeneral, porque, en medio del jolgorio unitario, además de cesantearlo, lo despojaron de todas sus estrellas, galones, presillas, condecoraciones por urbanidad y buena conducta, porque de arrojo en el combate cero hits, cero carreras, y de lo que verdaderamente le duele: sus modestos ahorritos.

El artículo 187 ordinal 10° de la …. pero ¿de qué hablo honorables parlamentarios? si la única ley en la RoboLución forajida es que no hay ley. Censúrenlo, vótenlo o bótenlo, sin anestesia, ni pararse en artículos.

¿No vieron, honorables congresistas, la noticia que el tal Santrich amaneció cadáver en Venezuela? Tampoco voy a alegrarme por ello. Pero ¿quién lo ajustició, en todo caso? ¿El presidente, Duque, por medio de algún comando S.W.A.T., colombiano, que incursionó en territorio venezolano? ¿Diosdado, que cuando oyó las palabras, “recompensa”, “dólares” “millones” actuó, como lo que es, y a estas horas tiene, ya, el producto de su delación, debidamente depositado en sus cuentas de Andorra?

No decimos que, a quien lo tocaba fusilar al narcoguerrillero al mando de un pelotón, era al propio autodegradado. Pero lo mínimo a su cargo era capturarlo y meterlo preso, junto a sus compinches, por invadirnos, incluido cierto cucuteño de mal vivir, lisiado mental y moral, que ha convertido Venezuela en guiñapo.

Confieso, que tuve la intención de recoger firmas por centenares de miles, a través de la plataforma change.org para darle más fuerza a la presente solicitud. Pero era pérdida de tiempo y tiempo es lo que se nos acaba. Señores parlamentarios, opositores y gobierneros: Cumplan con su deber sin regateos.

Los insto, con un pañuelo en la nariz, a actuar, céleres y en consecuencia. No es que sea gran cosota lo que pido, porque al final de cuentas, peores al degradado, aunque ustedes no lo crean, hay por millares en la RoboLución. Sin embargo, algo es algo y agarrando ´man que sea fallo.

Si así lo hiciereis, la Patria os lo reconocerá. Si no lo hiciereis … ya saben lo que les espera. Por proxenetas.

Atentamente, @omarestacio

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Museo del Deshonor Nacional

Inmortalizar la épica de la chapuza que autoseatribuyó el remoquete de Revolución Bolivariana, no exige ni el esfuerzo, ni la genialidad de obras como la referida. Una cosa fue la sublevación, que condujo a nuestra emancipación y otra, el detritus de unos chafarotes.

A los narcochavistas, no los jubila el fracaso

Lo comprobamos con el pretendido “enroque” ministerial de la semana pasada, en Venezuela. Las mismas caras, con diferentes botines.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.