lunes, 18 de octubre de 2021

Verdaderos negativos

Para esos mandoneros del poder, la “patria” son ellos... Y, así, todos los que en serio ansían un cambio, son “enemigos de la patria”.

De la medicina saltó a la política, y a diversos ámbitos, la noción de “falsos positivos”. Una “prueba o constancia” que refleja una supuesta realidad que no expresa la verdad de los hechos. A veces por meros errores y a veces por manipulaciones nada casuales. En estos días mucho de eso ha sucedido en la tragedia de la vida nacional, con el asunto de las pretendidas invasiones con peñeros teledirigidos desde Miami, Washington y Bogotá… Sólo una cosa me limito a decir: toda improvisación inocua que sirva a los intereses y a la retórica “victimista” de la hegemonía, es, obviamente, sospechosa.

No cabe decir más al respecto, por el cúmulo de contradicciones, distorsiones, acusaciones enmarañadas, y falseamientos que oscurecen el tema. Un tema sangriento que lo puede ser más, al utilizarse como justificación de nuevas andanadas represivas. Ahora bien, lo que sí es necesario y conveniente es referirse a lo opuesto de la noción de “falsos positivos”, cuál es la de “verdaderos negativos”: comprobantes de una realidad perjudicial que, en el caso venezolano, es destructiva.

Es un “verdadero negativo” que la república, la democracia -con todos sus bemoles-, el Estado, el Poder Público y todas sus instituciones, hayan sido desmantelados, poco a poco, al tiempo que se haya montado un proyecto de dominación de corte férreamente despótico y arbitrario, al amparo de patronos cubanos, y con una habilidad innegable para cuidar algunas fachadas de democracia formal, hasta el punto que hoy, después de todos los después, todavía hay voceros que se identifican como opositores, y que a la par le dan el beneficio de la duda a la hegemonía roja, en cuanto a su cacareada legitimidad democrática, tanto de origen como de desempeño.

Tal desmantelamiento institucional fue aplaudido y coreado por no pocos sectores de la denominada “vanguardia dinámica” del país, en medio de un vendaval de petrodólares de la mega-bonanza de los precios petroleros internacionales. Aquéllo sí fue un “falso positivo” que sirvió para enmascarar a un “verdadero negativo”. Otro “falso positivo” fue la sensación de bienestar que suscitó lo que la hegemonía decidió repartir a una parte importante de la población, por un período estimable. Todo ese reparto social, una fracción de lo recibido y despachado por la bonanza petrolera, se acabó. Pero lo que se no acabó fue la depredación masiva de los recursos venezolanos por parte de los mandoneros y sus tribus, clanes, carteles, pranatos o colectivos.

Para esos mandoneros del poder, la “patria” son ellos… Y, así, todos los que en serio ansían un cambio, son “enemigos de la patria”. Una lógica perversa, que se fue diseminando y que en sí misma significa un ataque implacable en contra de los valores que fundamentan una cultura democrática, pluralista, participativa de verdad, y no de tramoya discursiva. Todo esto hay que repetirlo y machacarlo, a costa de parecer faltos de originalidad o repetitivos, porque se trata de lo primordial, de la naturaleza específica del poder que sojuzga a Venezuela, de su propia raíz.

Todo lo demás, por muy importante que sea, es periférico a este centro: son como ramas de un tronco. Por eso si nos negamos a la consideración ponderada de los activos y pasivos de nuestro historial democrático y de la República Civil, en sus sucesivas etapas, si seguimos el juego de abolir la historia -como denunciaba Manuel Caballero- perdemos el futuro, porque no tendríamos base en dónde sustentarlo. Algunos plantearán que ese futuro ya se perdió: que lo queda es sobrevivir en una inercia o en una especie de necrosis indefinida. No estoy de acuerdo. Por motivos de principios y por razones que surgen del proceso histórico venezolano, sobre todo en el siglo XX.

Estas líneas han sido dedicadas a los “verdaderos negativos” en el campo de la destrucción política e institucional. Más adelante vendrán nuevas apreciaciones sobre la destrucción económica y social -en plena marcha-, así como de categorías más particulares. No se puede reconstruir a un país desde la mentira, desde los “falsos positivos”. Pero sí se puede hacer con los pies sobre la tierra.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.