lunes, 20 de septiembre de 2021 | 10:15 AM

Venezuela y Colombia

Saludamos la decisión del presidente Duque de proteger a nuestros compatriotas en los términos ya conocidos. Un noble gesto que lo consagra para la historia. Marca una pauta a seguir para todos los países que sirven de destino final o temporal a los migrantes.

Saludamos la decisión del presidente Duque de proteger a nuestros compatriotas en los términos ya conocidos. Un noble gesto que lo consagra para la historia. Marca una pauta a seguir para todos los países que sirven de destino final o temporal a los migrantes.

@osalpaz

Rafael Caldera, siendo Presidente en su primera oportunidad, en viaje a Colombia dijo que iba desde Caracas hasta Bogotá sin salir de la patria de Bolívar. Tenía razón. En definitiva somos una sola nación aunque esté contenida en dos repúblicas jurídicamente diferentes. Tenemos el mismo origen y nos identifica la misma historia independentista, la religión compartida, el idioma, el intercambio humano y muchas otras cosas más.

En Venezuela llegaron a compartir con nosotros millones de colombianos a lo largo de los años. Aquí encontraron afecto, solidaridad, trabajo y oportunidades para formar y mantener adecuadamente una familia. Por eso no tiene nada de extraño que en esta migración masiva de la actualidad, el destino mayor sea Colombia. Desde esta perspectiva saludamos la decisión del presidente Duque de proteger a nuestros compatriotas en los términos ya conocidos. Un noble gesto que lo consagra para la historia. Marca una pauta a seguir para todos los países que sirven de destino final o temporal a los migrantes. Con un poco más de timidez Estados Unidos camina en la misma dirección lo cual también nos satisface conociendo el grave problema que atraviesan frente a este problema con especial acento en México y Centroamérica.

En ambos países, Venezuela y Colombia, se siguen de cerca los acontecimientos del vecino. Cada cual se ve afectado severamente por lo bueno y por lo malo que ocurra en el otro. De allí la necesidad de ayudarnos en todo cuanto podamos, para expandir lo bueno y erradicar radicalmente lo malo, los peligros que son muchos pero evidentes.

Factores muy importantes como el macro y el micro narcotráfico, el terrorismo de origen diverso, las organizaciones guerrilleras como los disidentes de las FARC y el ELN, las estructuras constituidas en contra también armados y con objetivos claros son hoy, como nunca antes, quienes amenazan la seguridad y definitivamente los valores fundamentales de la democracia y la vida en Libertad.

Para quienes creemos tener claro los problemas derivados de lo expuesto, es obligatorio mantener una estrecha comunicación binacional para enfrentar y derrotar al enemigo común. No necesito extenderme demasiado en este tema bastante conocido. Pero hay que profundizar la acción en el sentido señalado. No vacilo en afirmar la importancia de esto para el resto del continente y buena parte del mundo que sigue atentamente el ritmo de los acontecimientos.

No podemos rendirnos ni resignarnos a continuar viviendo en las condiciones en que hoy se encuentra Venezuela. Debemos hacer todo para impedir que esta situación se extienda irreversiblemente hacia Colombia o hacia cualquiera de los países amenazados de hecho. Esta epidemia social-comunistoide, socialismo del siglo XXI o como quiera llamarse, tiene que ser detenida y derrotada de una vez y para siempre. Democracia y libertad es la consigna que nos unifica y por sus valores debemos trabajar sin descanso.

[email protected] | https://alvarezpaz.blogspot,com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Vencer el temor y la incertidumbre

Cerca de siete millones de compatriotas están fuera del país por diversas razones, pero todos buscando nuevas y mejores oportunidades para crecer y desarrollarse. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní