domingo, 28 de noviembre de 2021

Venezuela postrada

Sí, Venezuela está postrada. Está en situación de abatimiento. Pero no ha perecido. ¿Puede recuperar su vitalidad? En teoría sí... falta la realidad práctica.

Todo proyecto de dominación nacional necesita debilitar a la nación que pretende dominar. Y mientras más la debilite, más oportunidad de consolidación y continuismo tendrá el proyecto de dominación. En síntesis, esa es la trágica historia de Venezuela durante el siglo XXI, es decir durante el despliegue de la hegemonía despótica, depredadora y corrupta que ha venido destruyendo a la nación venezolana.

El primigenio asesor ideológico del señor Chávez, Norberto Ceresole, estaba muy claro al respecto: la fórmula de dominación es caudillo más ejército más pueblo; pero no pueblo en el sentido de nación, sino en el sentido marxista de lumpen proletariat. Para que la referida fórmula funcionara había que debilitar todas las instituciones, sectores y ámbitos que conformaran el tejido del conjunto nacional. Y así fue, y así sigue siendo…

El supremo ductor del predecesor y del sucesor, Fidel Castro, también estaba muy claro al respecto. La revolución en Venezuela pasa por debilitar en extremo a todo lo que esté fuera del llamado núcleo revolucionario. No necesariamente erradicarlo, pero sí debilitarlo hasta el punto en que sea incapaz de convertirse en un contrapeso del nuevo poder revolucionario.

Después de casi veinte años de hegemonía roja, la nación venezolana es una nación muy debilitada, que cada vez se debilita más, entre otras razones, por la emigración masiva. En térmicos fisiológicos, es como un organismo que padece de una hemorragia que no mejora sino que se agrava. No es ésta la única razón de la extrema debilidad, y de hecho es una expresión de otras razones: la ruina económica, la catástrofe humanitaria, la ruindad política y ética. Pero cualquier hemorragia indetenible, debilita con intensidad.

Y es que Venezuela no sufre una mera crisis política o socioeconómica. No. Sufre una crisis existencial en la que está en juego la viabilidad misma de la nación, como entidad independiente y capaz de ofrecer una vida humana y digna a la población. Y preciso: hoy el país carece de esa viabilidad, por lo que el desafío es si se podrá alcanzarla de nuevo, o no.

La debilidad de nuestro país, por tanto, es algo obvio, como también lo debería ser el que ello ha sido promovido por el poder establecido en su afán de aprovecharlo de forma implacable. Quien no quiera darse cuenta de ello, a estas alturas, es que no puede darse cuenta de nada, o se ha dado perfecta cuenta porque se ha incorporado y beneficiado de la depredación.

Sí, Venezuela está postrada. Está en situación de abatimiento. Pero no ha perecido. ¿Puede recuperar su vitalidad? En teoría sí… falta la realidad práctica.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Roja casta filotiránica

Quién podría imaginar que los más crueles dictadores contarían con la complicidad e incondicionalidad de pensadores, escritores, creadores, académicos, políticos, artistas y demás fauna socialcomunista.

El 22: necesidad de encontrarnos

Necesitamos lugares de encuentro, extender las manos, escucharnos, cooperar unos con otros, unirnos para resolver y para exigir a quienes tengamos que exigir.