sábado, 25 de septiembre de 2021

Venezuela, pobre país pobre

De las cosas que más llaman la atención en el mundo entero está la gran cantidad de profesionales, técnicos y especialista venezolanos que tanto dentro como fuera del país, tienen capacidad y competencia para sacarlo hacia adelante en relativo corto plazo.

@salpas

El título de esta columna no es original. Se trata de un plagio a mí mismo como respuesta a unas cuantas interrogantes en una entrevista de hace algunos años. Ya estábamos con el cuento de la imposibilidad de que el país, con sus enormes riquezas petroleras y mineras en general, pudiera llegar a niveles de pobreza como los que estamos viviendo. Aún parecían remotos, pero al profundizar la mirada y abarcar todos los aspectos de la vida nacional, no era tan difícil la conclusión. Lamento profundamente haber tenido razón y ojalá el liderazgo del país lo entienda definitivamente. Tenemos que levantarnos desde la pobreza aunque sin los recursos disponibles que antes teníamos. Siguen existiendo, pero cada vez más alejados de la realidad operativa inmediata.

Sin embargo, de las cosas que más llaman la atención en el mundo entero está la gran cantidad de profesionales, técnicos y especialista venezolanos que tanto dentro como fuera del país, tienen capacidad y competencia para sacarlo hacia adelante en relativo corto plazo.  Esta es la verdadera riqueza nacional, aunque sigamos viviendo con el trauma de la tragedia de este socialismo comunistoide.

Para alcanzar el objetivo de la superación es indispensable ponerle punto final y definitivo al régimen existente, mientras exista será imposible. En consecuencia el esfuerzo actual tiene que estar concentrado en la salida del régimen que se inicia con el cese a la llamada usurpación del señor Maduro. Hay que avanzar de las palabras a los hechos, de la retórica ocasional a la acción concentrada en el objetivo inmediato. La unidad es indispensable en cuanto a este objetivo inaplazable, para todo lo demás puede ser dinámica y diferenciada, característica de cualquier esfuerzo democrático. Están dadas todas las condiciones nacionales e internacionales para tener éxito en lo fundamental. Lo demás vendrá por añadidura aunque no sin esfuerzo.

Debemos evitar caer en el electoralismo agudo que pareciera condicionar la acción de algunos y pedirle a los candidatomaníacos que se tranquilicen, al menos hasta que los objetivos fundamentales sean alcanzados. Sé que no es fácil, pero no descansemos hasta que entiendan el daño que le hacen al país y a sí mismos.

La lucha de hoy no es entre socialismo y capitalismo. Es mucho más que eso. El combate es entre la libertad y la tiranía, entre el deseo por seguridad jurídica válida para las personas naturales y jurídicas, para la familia, para la economía y los negocios y las acciones al margen del ordenamiento jurídico de las estructuras del crimen organizado que se han apoderado de la vida pública y parte de la privada.

Mantener viva la fe y la esperanza es una obligación. Estamos en el camino correcto de la historia. Falta relativamente poco.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.

USBistas… ¡a defender su universidad!

Mi llamado es a la comunidad USBista en general: tienen que hacer escuchar su voz y plantarse ante esta nueva ignominia con la que el régimen pretende rematar con una estocada mortal a la Universidad Simón Bolívar. | Foto cortesía