sábado, 15 de mayo de 2021 | 2:00 AM

Venezuela, país más miserable del mundo

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta

@omarestacio

Acaban de publicar, el “Índice Hanke 2020, de los Países más miserables del mundo”. Los lectores, con seguridad, ya lo daban por sentado. Cada vez que editan un nuevo baremo planetario de lo indeseable, de lo negativo, de lo nefasto, se ha erigido en costumbre que Venezuela sea el que lo encabece.

Lo que ocurre con tal clase de documentos, es que pagamos justos por pecadores. Gravoso, en extremo, que quienes se han quedado varados en nuestro amado país, sufran las penurias por la inexistente gestión del narcogobierno. Que los que han logrado marcharse al extranjero, además de las adversidades propias de todo expatriado, se las vean negras, al aterrizar en aeropuertos internacionales o ir a depositar un cheque, sin que los mezclen con los bolichicos, con los narcosobrinos. O peor, con sus narcotíos y con la retahíla narcodesgobernante. La culpa, por tales confusiones, recae en buena medida, por la forma de presentar los dichosos “Índices”. Por ejemplo:

“Miserable”, es adjetivo, anfibológico, esquivo, huidizo. Según el DRAE: 1. Ruin o canalla; 2. Extremadamente tacaño; 3. Extremadamente pobre.

La mayoría de los compatriotas asumimos la tercera acepción, con dignidad. Pobres, de solemnidad, pero honrados. Otra cosa es que por el solo hecho de compartir gentilicio, nos metan en el mismo saco de quienes han sido, son y serán, los corruptos más redomados; asesinos, los peores traficantes de todo lo ilícito -ahora traficando con vacunas contra la COVID 19- en el mismo saco de los, torturadores, secuestradores, violadores de DD HH; destripadores del Erario Público y del medio ambiente, incluidas, la moral, higiene, la urbanidad, las buenas costumbres y el buen orden de las familias. Nadires entre los nadires. Figuran en todas las pantallas, radares, alertas rojas de Interpol y entre los más buscados por escuadrones capturas del Planeta y eso se ha convertido en karma de todo lo venezolano.

Nos señalan como el país más miserable, sin aclarar, que al lado de quienes asumimos la tercera acepción de tal adjetivo, existe una minoría, que se ha ganado el primero de sus significados -“ruines” y “canallas”. Dicho sea muy de paso, en materia de esquilmar Venezuela y ser corresponsables del saqueo compatriota, la exclusiva tampoco es de nuestros coterráneos: Zapatero, Lula, Evo, Samper Pisano, Fidel y Raúl Castro, Díaz Canell, Insulza, Pablo Iglesias, Fatou Bensouda, los Kirchner, Maradona, Putin, Daniel Ortega, Sean Penn, Piedad Córdoba y Alex Saab, su compinche; Naomi Campell, Lukashenko, Erdogan, Danny Glover -para hablar de los más públicos y notorios- no han nacido -al menos que sepamos- ni en Caracas, ni en Cúpira, municipio Pedro Gual, estado Miranda, ni Tucupita, estado Delta Amacuro.

El “HAMI”, por sus siglas en inglés, “Hanke’s Misserable Index” utiliza para sus clasificaciones, un sistema semi artesanal. Es snapchat o simple “pantallazo”. Suma a la tasa anual de inflación del país determinado, el porcentaje de desempleo y el costo de los préstamos bancarios. A ese subtotal, que considera el “colesterol malo” de las economías, le resta la tasa del crecimiento del Producto Interno Bruto, el colesterol bueno en este caso. Mientras, mayor sea el gran total de esa operación más miserable será determinada comunidad. En la acera opuesta, mientras menor resulte tal sumatoria, habrá menos miseria, más prosperidad, aparejada con felicidad en el país poseedor de tales dígitos. Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. No volveremos a acusar de “africanizar” un país. Nuestros vecinos del llamado Continente Negro, más bien alertarán de “venezolanizarse” o de “chavomadurizarse”, ellos mismos.

No todo es sumar, restar y agitar como en una coctelera, indicadores económicos. En sus próximas entregas el “Índice Hanke” haría mejor en agregar un asterisco o llamada a pie de página. Este último tendría por fuerza que, alertar por altamente peligrosos, los nombres, apellidos, fotografías y montos de lo saqueado por cada concausante de la hecatombe compatriota. Cuando la hora sea llegada, que llegará, uno solo que capturen donde lo capturen, sería ganancia.

Más del autor

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Venezuela, país más miserable del mundo

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta

La vida de un niñito vale 838 veces menos que la vidorria de Diosdado Cabello

No hay país en el mundo donde no se hayan publicado, en avalancha, antes y después de difundidas en Venezuela, las informaciones que el TSJ consideró lesivas a la reputación de Cabello.

Hay fuego en “Tazón”

El martes pasado fue saqueado un transporte de cerveza que transitaba por la llamada “Bajada de Tazón”, puerta de entrada y salida occidental de nuestra amada, Caracas. La gandola, perdió los frenos, en su carrera loca terminó por volcarse y su preciada carga, esparcida por la vía pública. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Madres que son comadres

El domingo es Día de las Madres. Las madres son algo grande, y si se les da herramientas, son capaces de muchas cosas.

Nuevo CNE: ¿Inicio del fin?

Si realmente el nuevo CNE es producto de negociaciones serias, los venezolanos recuperaríamos la confianza en el voto; de otra manera sería una burla más.

De Mandrake al actual movimiento obrero

El ejercicio democrático ha continuado su cercenamiento y el tortuoso camino de entender la libertad, que tiene como trámite imprescindible la exigencia de la férrea defensa ciudadana. | Foto William Urdaneta

De nuestras escuelas surgen futuros investigadores

Si es cierto que todos tenemos la capacidad de investigar, la escuela y la formación académica deben seguir incentivándola, cultivándola y llevándola a los parámetros lógicos de los métodos científicos.