domingo, 19 de septiembre de 2021 | 7:55 PM

Venezuela, país más miserable del mundo

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta

@omarestacio

Acaban de publicar, el “Índice Hanke 2020, de los Países más miserables del mundo”. Los lectores, con seguridad, ya lo daban por sentado. Cada vez que editan un nuevo baremo planetario de lo indeseable, de lo negativo, de lo nefasto, se ha erigido en costumbre que Venezuela sea el que lo encabece.

Lo que ocurre con tal clase de documentos, es que pagamos justos por pecadores. Gravoso, en extremo, que quienes se han quedado varados en nuestro amado país, sufran las penurias por la inexistente gestión del narcogobierno. Que los que han logrado marcharse al extranjero, además de las adversidades propias de todo expatriado, se las vean negras, al aterrizar en aeropuertos internacionales o ir a depositar un cheque, sin que los mezclen con los bolichicos, con los narcosobrinos. O peor, con sus narcotíos y con la retahíla narcodesgobernante. La culpa, por tales confusiones, recae en buena medida, por la forma de presentar los dichosos “Índices”. Por ejemplo:

“Miserable”, es adjetivo, anfibológico, esquivo, huidizo. Según el DRAE: 1. Ruin o canalla; 2. Extremadamente tacaño; 3. Extremadamente pobre.

La mayoría de los compatriotas asumimos la tercera acepción, con dignidad. Pobres, de solemnidad, pero honrados. Otra cosa es que por el solo hecho de compartir gentilicio, nos metan en el mismo saco de quienes han sido, son y serán, los corruptos más redomados; asesinos, los peores traficantes de todo lo ilícito -ahora traficando con vacunas contra la COVID 19- en el mismo saco de los, torturadores, secuestradores, violadores de DD HH; destripadores del Erario Público y del medio ambiente, incluidas, la moral, higiene, la urbanidad, las buenas costumbres y el buen orden de las familias. Nadires entre los nadires. Figuran en todas las pantallas, radares, alertas rojas de Interpol y entre los más buscados por escuadrones capturas del Planeta y eso se ha convertido en karma de todo lo venezolano.

Nos señalan como el país más miserable, sin aclarar, que al lado de quienes asumimos la tercera acepción de tal adjetivo, existe una minoría, que se ha ganado el primero de sus significados -“ruines” y “canallas”. Dicho sea muy de paso, en materia de esquilmar Venezuela y ser corresponsables del saqueo compatriota, la exclusiva tampoco es de nuestros coterráneos: Zapatero, Lula, Evo, Samper Pisano, Fidel y Raúl Castro, Díaz Canell, Insulza, Pablo Iglesias, Fatou Bensouda, los Kirchner, Maradona, Putin, Daniel Ortega, Sean Penn, Piedad Córdoba y Alex Saab, su compinche; Naomi Campell, Lukashenko, Erdogan, Danny Glover -para hablar de los más públicos y notorios- no han nacido -al menos que sepamos- ni en Caracas, ni en Cúpira, municipio Pedro Gual, estado Miranda, ni Tucupita, estado Delta Amacuro.

El “HAMI”, por sus siglas en inglés, “Hanke’s Misserable Index” utiliza para sus clasificaciones, un sistema semi artesanal. Es snapchat o simple “pantallazo”. Suma a la tasa anual de inflación del país determinado, el porcentaje de desempleo y el costo de los préstamos bancarios. A ese subtotal, que considera el “colesterol malo” de las economías, le resta la tasa del crecimiento del Producto Interno Bruto, el colesterol bueno en este caso. Mientras, mayor sea el gran total de esa operación más miserable será determinada comunidad. En la acera opuesta, mientras menor resulte tal sumatoria, habrá menos miseria, más prosperidad, aparejada con felicidad en el país poseedor de tales dígitos. Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. No volveremos a acusar de “africanizar” un país. Nuestros vecinos del llamado Continente Negro, más bien alertarán de “venezolanizarse” o de “chavomadurizarse”, ellos mismos.

No todo es sumar, restar y agitar como en una coctelera, indicadores económicos. En sus próximas entregas el “Índice Hanke” haría mejor en agregar un asterisco o llamada a pie de página. Este último tendría por fuerza que, alertar por altamente peligrosos, los nombres, apellidos, fotografías y montos de lo saqueado por cada concausante de la hecatombe compatriota. Cuando la hora sea llegada, que llegará, uno solo que capturen donde lo capturen, sería ganancia.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Museo del Deshonor Nacional

Inmortalizar la épica de la chapuza que autoseatribuyó el remoquete de Revolución Bolivariana, no exige ni el esfuerzo, ni la genialidad de obras como la referida. Una cosa fue la sublevación, que condujo a nuestra emancipación y otra, el detritus de unos chafarotes.

A los narcochavistas, no los jubila el fracaso

Lo comprobamos con el pretendido “enroque” ministerial de la semana pasada, en Venezuela. Las mismas caras, con diferentes botines.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.