viernes, 3 de diciembre de 2021

Venezuela no laborable

¿Tiene futuro un país no laborable? No, por lo menos no un futuro digno y humano en lo más básico. Pero es que ya el presente es así: una calamidad que tiene a los venezolanos tratando de sobrevivir el día a día.

Ya el predecesor de Maduro dejó a Venezuela en debacle general, pero con ciertos disimulos derivados del colosal endeudamiento que se estaba contratando, del chorro de petrodólares que aún entraba por causa de la bonanza petrolera internacional, y de la muy habilidosa demagogia con que él y Fidel Castro lograron ir montando, poco a poco, a la llamada “revolución bolivariana”…

Con el sucesor, es decir con Maduro, ocurrió lo que parecía difícil: que la debacle general se profundizara y extendiera de tal modo, que Venezuela terminó sumida en una catástrofe humanitaria, y todavía con bonanza petrolera internacional, que, además, no proporciona petrodólares porque Pdvsa ha sido destruida, junto con todo lo que ha podido ser destruido, comenzando por el sistema eléctrico nacional.

A la hegemonía roja no le interesa Venezuela como un fin sino como un medio para depredar. Y para sostenerse en el poder tiene que ser cada día más despótica. Lo fue siempre, sin duda, pero con ciertos ropajes democráticos que lograban persuadir a muchos y justificar las trapacerías de otros. Total que ya estamos llegando al llegadero, y el conjunto del país se encuentra paralizado, bajo el eufemismo de día no laborable.

En el último mes, temporada especialmente agitada por el tema tributario, casi no han habido días habilitados para al menos simular trabajar. Y en el concepto de trabajo, se incluye el estudio y sobre todo la prestación de servicios médicos, tan paralizados como el resto de la nación. El padre de un amigo acaba de morir recorriendo emergencias en hospitales y clínicas de Caracas, sin que pudiera ser admitido en ninguna.

En esa multitud de crímenes se asienta la hegemonía roja, sus mandoneros tradicionales, y subordinados a los patronos de La Habana, y una jungla variopinta de depredadores, entre los cuales figuran los boliburgueses y bolichicos, que ya no se pueden diferenciar en la práctica porque han formado una misma mazamorra de mega corrupción.

¿Tiene futuro un país no laborable? No, por lo menos no un futuro digno y humano en lo más básico. Pero es que ya el presente es así: una calamidad que tiene a los venezolanos tratando de sobrevivir el día a día, y crece el número de los que no lo logran, sea por la calamidad médico-asistencial, sea por la calamidad de la inseguridad, sea por la calamidad del hambre, sea por cualquier otra calamidad.

Esto tiene que cambiar. No es hora de disquisiciones interesadas que sólo entienden los que sólo se preocupan por mantenerse o llegar al poder. No debemos subestimar la amplitud de la Constitución formalmente vigente para encontrar vías o mecanismos que hagan posible un cambio efectivo. Venezuela no puede seguir siendo un país no laborable.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.

Profundizar la lucha

El centralismo retoma a la macha competencias en áreas fundamentales como el Puente, el aeropuerto de La Chinita y del Centro de Artes de Maracaibo Lía Bermúdez. Todo esto sería muy grave de ser cierto.

La materia del poema

Hay que estar claros, poesía y poema son dos lados de una misma esfera. El poema es poesía erguida, y la poesía está en el mundo para ser reconocida.