sábado, 27 de noviembre de 2021

Váyanse

Y si a alguien, a estas alturas, le quedaba alguna duda, siquiera mínima, sobre la necesidad impostergable de que se vayan, tenemos el caso de la negativa a recibir ayuda humanitaria, en especial medicinas, para una población que se muere de mengua.

Ya está bueno ya… como se dijo en otros tiempos. Este presente es un tormento y su prolongación sería un tormento más doloroso. Los jefes de la hegemonía llevan dos décadas deshaciendo a su antojo, y lo que tenemos salta a la vista: una Venezuela destruida, y urgida de ayuda humanitaria en medio de una bonanza petrolera. Nada de eso tiene ni la más remota posibilidad de cambiar, si esta jefatura no se va.

Tienen que irse. Su tiempo se agotó. Recibieron las riquezas más colosales de la historia venezolana y transmutaron al país en una inmensa ruina. Ya forman parte de la peor historia de nuestra nación. Acábense de ir para que Venezuela pueda ser, de nuevo, una patria viable y soberana. No se trata de una exigencia de un sector o parcialidad política. Es un clamor nacional.

Si hay algo que une a la abrumadora mayoría de los venezolanos, es la aspiración común de un cambio político y económico de fondo, nada de lo cual es posible mientras Maduro y los suyos sigan donde están. Tampoco es un antojo de circunstancia. No. Es una conclusión a la que se ha llegado por la crisis más grave e injustificada de gran parte de nuestra historia.

La Constitución formalmente vigente establece o dispone diferentes caminos para Maduro y los suyos se terminen de ir. Y si son caminos constitucionales no pueden ser, al mismo tiempo, inconstitucionales. Ya se han invocado diversos de esos caminos que tienen pleno sustento en la Constitución. Hay que impulsarlos como mecanismos legítimos de presión para que los jefes de la hegemonía se vayan.

Ya el país está sumido en una violencia sin precedentes, como para que Maduro y sus colaboradores pretendan continuar en su poder ilegítimo, por la vía de la imposición, es decir de la fuerza, es decir de la violencia. Lo que Venezuela ansía es paz y justicia, pero ni la una ni la otra tienen cabida en el régimen que busca seguir imperando.

Y si a alguien, a estas alturas, le quedaba alguna duda, siquiera mínima, sobre la necesidad impostergable de que se vayan, tenemos el caso de la negativa a recibir ayuda humanitaria, en especial medicinas, para una población que se muere de mengua. Esta podría ser la última descalificación, y una de carácter absoluto. Váyanse. Es lo único positivo que pueden hacer en Venezuela.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.

El 22: necesidad de encontrarnos

Necesitamos lugares de encuentro, extender las manos, escucharnos, cooperar unos con otros, unirnos para resolver y para exigir a quienes tengamos que exigir.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Roja casta filotiránica

Quién podría imaginar que los más crueles dictadores contarían con la complicidad e incondicionalidad de pensadores, escritores, creadores, académicos, políticos, artistas y demás fauna socialcomunista.