viernes, 17 de septiembre de 2021 | 7:13 AM

Uribe, Colombia y Venezuela

Algunas voces venezolanas, entre ellas María Corina Machado, han advertido la intencionalidad de Maduro de trabajar para derrocar a Duque y provocar una confrontación de tal naturaleza que facilite el objetivo de alcanzar el poder en ese país vecino.

@osalpaz

La insólita orden de detención en contra del expresidente Álvaro Uribe Vélez ha estremecido al continente y al mundo. No tiene lógica para los amantes de la democracia y de la libertad. Mucho menos cuando jurídicamente han sido violentados derechos fundamentales contenidos en la Constitución de su país y en la legislación procesal de las naciones civilizadas. No voy a detenerme en estos aspectos. Han sido abundantemente analizados por juristas y políticos del primer nivel.

El hecho cierto es que la conspiración de eso que llaman socialismo comunistoide, aliada con las peores expresiones del narcoterrorismo, avanza para convertir a Colombia en otra Venezuela desde donde, en mi opinión, se dirigen y planifican las acciones. Esto no es política. Se trata de estructuras del crimen organizado debidamente coordinadas entre sí con el objetivo descarado de eliminar los factores fundamentales capaces de impedir el éxito de sus pretensiones.

Tengo mucha fe y confianza en el liderazgo de los sectores fundamentales de la vida colombiana. Por supuesto que hay de todo, buenos, regulares y perversos. Pero están bien identificados por un pueblo alerta que reconoce en Álvaro Uribe al líder que se necesita para acompañar al Presidente Duque en la tarea que la nación le ha encomendado, Todo lo demás es secundario, aunque no deja de ser importante.

Algunas voces venezolanas, entre ellas María Corina Machado, han advertido la intencionalidad de Maduro de trabajar para derrocar a Duque y provocar una confrontación de tal naturaleza que facilite el objetivo de alcanzar el poder en ese país vecino. Piensan ellos que eso le daría mayor estabilidad a la situación venezolana, bastante confusa e incierta en el momento actual. El régimen venezolano es el primer enemigo de la estabilidad en Colombia, de la vigencia de un sistema democrático abierto a la libertad. Si es destruido, la dictadura tiránica del madurismo tendrá mejores oportunidades para sobrevivir. Todo lo que pase allá nos afecta y a la inversa. No olvidemos que, en definitiva, somos una misma nación aunque esté contenida en dos repúblicas.

Pero, hay más que eso. El objetivo es mayor. Se trata de América Latina como un todo y el objetivo final, como es fácil percibir, es la destrucción del poder e influencia de Estados Unidos de América, ejemplo y guía para los amantes de la libertad en su concepción más amplia.

En consecuencia es absurdo que la oposición venezolana, la de verdad y la de mentira, continúe discutiendo sobre unas elecciones parlamentarias inconstitucionalmente concebidas para impedir el “cese de la usurpación”, es decir, la salida de Maduro y su combo. No podemos apartarnos del primer paso aprobado por la Asamblea Nacional. Condiciona todo lo demás.

Sigamos el ejemplo y las lecciones de Uribe. Luchador probado. Amigo y compañero.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Vencer el temor y la incertidumbre

Cerca de siete millones de compatriotas están fuera del país por diversas razones, pero todos buscando nuevas y mejores oportunidades para crecer y desarrollarse. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta