miércoles, 16 de junio de 2021 | 12:00 PM

Una tragedia de todos

Los venezolanos, durante décadas, nos horrorizamos con las historias de los balseros cubanos. Al menos ellos escapaban hacia la libertad. Estos emigrantes que escapan hoy de Sucre se enfrentan a otros tipos de esclavitud.

@cjaimesb

El estado que alberga a Cumaná, la primogénita del continente sudamericano y que lleva por nombre el de su más ilustre hijo, Antonio José de Sucre, es, contradictoriamente, uno de los más pobres de Venezuela. Y el lugar al que más fácil pueden escapar los sucrenses de sus penurias cotidianas, es Trinidad. Pero Trinidad no es el paraíso que les venden a los emigrantes. Los traficantes de personas llevan a los venezolanos con cualquier promesa de comida en abundancia, seguridad y trabajo, tres cosas que no existen en Venezuela.

Un reciente y acucioso reportaje de Nicholas Casey -con la colaboración de Nayrobis Rodríguez desde Cumaná y Prior Beharry desde Chaguaramas, Trinidad- publicado por el New York Times, desnuda la tragedia en toda su extensión. Muchas preguntas surgen del relato. Desafortunadamente, sin respuestas hasta el día de hoy. En abril, un precario bote pesquero que llevaba 38 personas más sus equipajes a bordo, se hundió dejando sólo 9 sobrevivientes. En mayo, otro pesquero con 33 pasajeros, incluyendo 3 menores, se hundió. Todos sus pasajeros fallecieron, excepto el capitán, quien escapó de las autoridades.

Los venezolanos, durante décadas, nos horrorizamos con las historias de los balseros cubanos. Al menos ellos escapaban hacia la libertad. Estos emigrantes que escapan hoy de Sucre se enfrentan a otros tipos de esclavitud. Mujeres secuestradas a quienes les retienen los pasaportes mientras pagan su viaje en un bar o un prostíbulo, niños que quién sabe a merced de quiénes quedan, hombres que son tratados como esclavos. La trata de personas es un pingüe negocio que debe incluir a la Guardia Nacional Bolivariana, funcionarios de la Capitanía de Puertos y sus aliados en Chaguaramas, del lado de Trinidad. Pero aquí en Venezuela, ¿cómo se explica que permitan embarcar a tantas personas en una embarcación cuya capacidad no llega ni a la decena? ¿Cómo dejan que salgan embarcaciones con motores defectuosos y sin suficiente gasolina? ¿Cómo es que no se consigue ni gasolina ni aceite para surtir las embarcaciones que pudieran haberlos rescatado?

El desespero que sienten esas personas por irse del pobre ex rico país es tal que hasta dispuestas a perder la vida están. No sólo es su tragedia. Es la tragedia de todo un país. Nuestra tragedia.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Las maras venezolanas

Los llamados “colectivos”, supuestos a ser promotores de actividades culturales, defensores de la democracia y de la revolución bolivariana, se convirtieron una fuerza paramilitar, que desde hace rato se le fue de las manos al régimen, primero de Chávez y luego de Maduro. | Foto BBC Mundo

El robo nuestro de cada día

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

Hipócritas y arrogantes

Si estudiaron El Capital, dejan atrás las teorías de Marx sobre dinero, valor y trabajo. Los reales sirven para comprar todo lo que quisieron tener y no tuvieron y para ello no tienen que trabajar, solamente echar mano del tesoro público... para eso llegaron al poder. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.