domingo, 24 de octubre de 2021

Una ofensiva continental

Hay una ofensiva continental que lleva adelante la izquierda jurásica o radical, estrechamente imbricada con la criminalidad organizada, y con polos de poder de otros ámbitos del mundo, que también desprecian a la democracia.

[email protected]

El XXIV encuentro oficial del Foro de Sao Paulo se realizó en La Habana el pasado mes de julio, bajo el lema: “Por la unidad e integración latinoamericana y caribeña”. Poco tiempo después se han desatado conmociones sociopolíticas en varios países de la región, como Ecuador y Chile, también en Perú; en Colombia parte de las FARC regresan a la violencia guerrillera, y todas esas explosivas situaciones han sido impulsadas, en general, por grupos integrantes o afines del Foro de Sao Paulo. Y ello ha ocurrido en la cercanía de varias elecciones nacionales, como la boliviana, la argentina, la uruguaya (esta última con su especificidad cívica), en las que fuerzas y personajes políticos que forman parte directa o indirecta del referido foro, aspiran a continuar en el poder o a recuperarlo, no tanto por las buenas o las malas, sino por las malas y las peores, como lo evidencia el masivo y descarado fraude perpetrado por Evo Morales.

¿Todo esto es mera coincidencia? La verdad es que no lo parece para nada. La izquierda radical o jurásica o delictiva, como se prefiera, en América Latina, en todas sus variantes, comenzando por las disfrazadas de revolución democrática, tienen diversas cosas en común. No están aisladas las unas de las otras, sino que operan con una articulación estratégica y operativa, que puede tener como frente formal o escenario público al Foro de Sao Paulo, pero cuya “Meca” está en la capital cubana, y en no poca medida en su colonia venezolana. Cuentan con un enjambre de militantes o agentes que se movilizan a lo largo y ancho del continente, en tareas de subversión violenta cuando es menester, o de represión implacable, cuando corresponde defender a las hegemonías que los mantienen.

Y claro, la mayoría de estos factores políticos, tanto en el poder o en búsqueda de él, no tienen paz con la miseria; la ideología es más parafernalia que sustancia. La corrupción campea por doquier, y el desprecio a los valores de la cultura democrática, comenzando por el respeto a los derechos humanos, es intenso; aunque algunos de estos factores hayan aprendido a disimularlo con el aprovechamiento habilidoso de instituciones democráticas para, precisamente, destruir a la democracia. Están dispuestos a todo para conservar o conquistar la dominación de sus países. En realidad, de eso se trata, de proyectos de dominación. Y la desestabilización de los sistemas democráticos es un paso que siempre están dispuestos a dar. Listos para armar un “mollejero” como dicen en Maracaibo, o más todavía -para usar una palabra recién aprendida, e igualmente maracucha: una “mollejación”.

Excusas nunca faltan, y ciertamente pueden ser de peso. Pero excusas al fin. El aumento de las tarifas de bienes y servicios públicos es la excusa en Chile y Ecuador. Y al respecto hay que tener la prudencia de no abonar el discurso legitimador de la revuelta antidemocrática, con las ponderaciones obsesivas de los contextos de desigualdad e injusticia. No nos confundamos. A los protagonistas del Foro de Sao Paulo no les interesa mucho el promover la justicia social, incluyendo, en primer lugar, a la gerontocracia cubana. Lo único que les importa es controlar el poder político y militar, y desde luego saquear la economía. Quién tuviere alguna duda en este sentido, así fuera mínima, le debería bastar el echar un vistazo a la trayectoria de la “revolución bolivarista”, para entender qué es y cómo funciona una hegemonía despótica, depredadora, envilecida y devastadora.

Las democracias de América Latina se ven indefensas ante el acoso. La Carta Democrática Interamericana es letra muerta. Iniciativas como el Grupo de Lima, se comportan como si estuvieran en Escandinavia. Un socialista democrático y moderno, Luis Almagro, secretario general de OEA, no se cansa de denunciar estas realidades, y su audiencia natural no se cansa de ignorarlo. Muchos voceros de la causa democrática en numeroso países, y Venezuela es el “ejemplo” principal, se muestran tibios o acobardados, escudándose en pretendidos diálogos o negociaciones con los mismos déspotas que tienen bloqueadas las salidas democráticas. Otros proceden de igual manera, pero no por tibieza o cobardía sino por complicidad dineraria. En este tipo de circunstancias es muy difícil acuerpar una lucha política inspiradora y eficaz.

Difícil sí, hay que reconocerlo, pero no imposible. No podemos seguir en el caso-por-caso, cada quien en su cada cual… No. Los que creemos en la democracia política, la justicia social, la defensa de los derechos humanos, la libertad de información, el emprendimiento y la apertura económica, tenemos que unirnos y darnos apoyo entre sí. Hay una ofensiva continental que lleva adelante la izquierda jurásica o radical, estrechamente imbricada con la criminalidad organizada, y con polos de poder de otros ámbitos del mundo, que también desprecian a la democracia. Una ofensiva de este tipo, tiene que ser combatida con una ofensiva más fuerte, y esa fortaleza hay que adelantarla por la calle del medio, llamando a las cosas por su nombre, con realismo y esperanza, que no son contradictorios sino complementarios.

Y esa fortaleza, debe reiterarse una y otra vez, se desarrolla cuando la conducción política se compromete a fondo con las necesidades y derechos de la población. Eso, ni es populismo ni es demagogia. Es representación popular, base y fundamento de una democracia que no se deje acorralar por sus enemigos.

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

Los derechos son para ejercerlos

No hay democracia sin ciudadanía activa. Los derechos son para ejercerlos y la participación en Venezuela es un derecho. | Foto William Urdaneta

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta

Ser parte de la solución y no del problema

Sería interesante que Maduro y las cabezas del régimen den una explicación detallada y verdadera sobre el odio, el acoso, los allanamientos, la persecución, la prisión y los enjuiciamientos en contra de Baduel y su familia.