miércoles, 1 de diciembre de 2021

Un pueblo de esclavos

La crisis de Venezuela bajo la hegemonía es definitiva, no tiene vuelta atrás, y sólo podría comenzar a ser superada, cuando la hegemonía y su jefatura estén fuera del poder.

Detrás de la parafernalia de palabras largas como libertad, liberación, soberanía, independencia, justicia, democracia protagónica, y tantas otras, lo que había era la intención de someter a la nación venezolana al dominio de una hegemonía despótica y depredadora, representada por el predecesor y el sucesor, y monitoreada, día a día, desde La Habana. Una afirmación semejante habría suscitado escándalo hace 20 años, polémicas diversas hace 10, pero ahora la realidad se ha desvelado en toda su crudeza, y ya casi no hay campo para seguir con la farsa de una revolución justiciera y democrática.

Hay que tener muy mala fe, muchos intereses oscuros o una cabeza de chorlito para seguir creyendo en todos esos cuentos de caminos, innumerables, que lograron embotar la mente de una buena parte de los venezolanos durante largos años. Porque hay que decirlo aunque duela: fueron millones los habitantes de esta tierra que se alborozaban con la demagogia del predecesor y que aplaudían la sensación de bienestar que la catarata de petrodólares contribuyó a crear. Y entre esos millones, destacan muchos que fueron al festín con la conciencia de que estaban obrando mal, pero con la satisfacción de pasar facturas resentidas o quizás obtener beneficios inmerecidos o tan injustos como onerosos.

No me cansaré de repetirlo, pero fue un comunista honrado y un escritor prolífico, Domingo Alberto Rangel B., quien se caracterizó por ser de los primeros en denunciar que la pretensión del poder en manos del predecesor era convertir a Venezuela en un país de esclavos. Y no lo denunció una vez, sino que se dedicó a ello desde sus variadas columnas de prensa, y a pesar de que la edad ya le quebrantaba la salud, pero no el ánimo. Obviamente, no fue escuchado, como tampoco lo fueron los que compartían ese criterio, si bien desde posiciones políticas e ideológicas muy diferentes. Pero en lo esencial, el viejo Domingo Alberto Rangel tenía razón. Y hoy ya no se puede tapar ese sol con ningún dedo.

¿Tuvo éxito en la hegemonía roja en esclavizar a Venezuela? Negarlo rotundamente sería una contradicción con el hecho de que lleva más de dos décadas de mandonería. Pero ello no significa, no puede significar, que ya sea una realidad irreversible. Muchos elementos permiten considerarlo así. La crisis de Venezuela bajo la hegemonía es definitiva, no tiene vuelta atrás, y sólo podría comenzar a ser superada, cuando la hegemonía y su jefatura estén fuera del poder. El paso para realizar esa aspiración, desde luego, es complejo, pero el rechazo abrumador de nuestra población a la catástrofe humanitaria que la asola, y a sus causantes o los núcleos del poder hegemónico, tiene que producir consecuencias en términos de cambios políticos. Más temprano que tarde será así. Y de hecho, ya se manifiestan expresiones de ese cambio, sobre todo en el apoyo internacional a la causa democrática de Venezuela.

Pero no nos confundamos. El objetivo de transmutar al país en un país de esclavos sigue estando plenamente vigente para la hegemonía. Y el desprecio absoluto por los derechos humanos, incluyendo la represión pública, notoria y comunicacional, van en ese sentido. Y es que no hay medias tintas. O la esclavitud o la liberación. No puede haber estadios intermedios entre el horror de la esclavitud y la esperanza de la liberación. La hegemonía ha querido y quiere que Venezuela sea un país de esclavos, y fue habilidosa en imponer sus propósitos en múltiples sectores de la vida nacional. Eso nunca fue aceptable, pero ahora debe ser fundamento más que justificado para la rebelión constitucional que libere a nuestra patria.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.