domingo, 20 de junio de 2021 | 12:45 PM

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un secuestro es una retención indebida de una persona, por lo general de forma violenta, en la cual la privación de libertad se puede superar a cambio de un rescate monetario. Digamos que esta puede ser una noción convencional de un secuestro. ¿Pero qué pasa cuando el secuestrado no es una persona sino un país? La noción anterior no podría aplicarse exactamente igual. Aunque se siga tratando de un secuestro.

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país. Esa es la esencia, me parece, de un secuestro nacional.

Si el secuestro o proyecto de dominación, en lo político, económico y social, de lleva a cabo con una propaganda masiva y habilidosa, que procure utilizar un disfraz de democracia, y si además todo ello va financiado con caudales inmensos de petrodólares, entonces no es de extrañar que se desarrolle una especie de “síndrome de Estocolmo”, colectivo, en el cual el rehén se identifica con su captor y se termina haciendo cómplice.

En el caso del secuestro venezolano, no pocos no se consideraban rehenes sino beneficiarios de un reparto asistencial envuelto en ropajes de justicia social, sino que otros aprovecharon las circunstancias de la fuerza del poder establecido, para entenderse con este y sumarse a la depredación. De allí surgió una avalancha de corrupción que está imbricada con la delincuencia propia e internacional.

Los secuestradores suelen ser criminales, no importa su procedencia social. Cuando el poder público de un Estado cae en manos de un conjunto de carteles, tribus y pranatos, desapareciendo por completo su naturaleza institucional, entonces no hay diferencias entre los mandoneros del poder y los jefes de un secuestro. Y un tema interesante, es que lo que se vendió políticamente cómo un cambio histórico en función de las mayorías, en realidad era un secuestro enmascarado.

En el secuestro de nuestra patria no se busca un rescate sino la depredación de todos sus recursos, incluyendo su capacidad de endeudamiento. En ese sentido trágico, el “proceso” ha ido logrando sus objetivos, en especial para los intereses de los patronos cubanos. El principal derecho y deber de un secuestrado es alcanzar su liberación. Cuando el secuestrado es un país, es alcanzar la liberación nacional.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.