viernes, 22 de octubre de 2021

Un año de protestas

Despeñada en una catástrofe humanitaria, sin precedentes ni referentes, no hay en el presente un movimiento de protesta que articule la dimensión social y económica con la política.

El 2019 no pasará a la historia como un año cualquiera. Al menos no en cuanto se refiere a la protesta social y política en muchas partes del mundo. Desde los valientes de Hong Kong que se enfrentan al poderío inmenso de la República Popular China, en defensa de sus ya limitados derechos; hasta las manifestaciones y vandalismos de Chile, instigados por ánimos de reivindicación y resentimiento; pasando por las masivas protestas catalanas, sobre todo en Barcelona, en apoyo al nacionalismo catalán; y llegando hasta Bolivia, donde Evo Morales tuvo que renunciar ante la justificada beligerancia del pueblo; y más recientemente en densos sectores de Bogotá y otras ciudades de Colombia, que están mostrando una insatisfacción creciente.

Y sólo destaco aquellas situaciones de protesta que tienen más proyección noticiosa, o que son más conocidas en nuestra realidad, como la ecuatoriana, porque hay muchos casos más, de variable intensidad, en diversas regiones del orbe. Además, hay un “estado de latencia”, en materia de protestas nacionales, que se percibe en no-pocos países y que, muy probablemente, pasará a los hechos con efectos que son difíciles de predecir. Y como vemos, no se trata de un fenómeno que tenga un signo ideológico distintivo, como en otros tiempos en que la izquierda radical siempre estaba dispuesta a desestabilizar. En estos tiempos la protesta violenta es el camino para evidenciar el abismo que se profundiza entre las elites gobernantes -de la bandera ideológica que sea, y las aspiraciones frustradas de buena parte de la población.

Estas líneas son demasiado apretadas para siquiera intentar una interpretación, pero si se deben enumerar algunas razones de peso que pueden colaborar en hacer comprender lo que viene ocurriendo. El descrédito del estamento político, por una parte, es una señal incuestionable de estas épocas. Gobiernos democráticos y estables prácticamente no hay. El descrédito tiene méritos propios, pero el impacto de las redes sociales en la dinámica política también contribuye a magnificar los pasivos, es decir el descrédito. Esos ambientes son caldo de cultivo para que la capacidad de suscitar escándalo sustituya la capacidad de gobernar. No son casuales personajes como Trump, o como López Obrador, o como Bolsonaro.

Por otra parte, el viejo “estado de bienestar”, paradigma de la segunda mitad de siglo XX, se ha terminado de hacer inviable en el siglo XXI. Y no es que principios como la justicia social estén pasados de moda. No. Es que no es compatible la justicia social con un capitalismo cada vez más voraz y más inequitativo. Estas no son teorías para las aulas de clase, es el día a día de una porción significativa de la humanidad, que ve hundirse sus opciones de desarrollo mientras las plutocracias son más poderosas y más ostentosas. Y no estoy hablando, solamente, de regiones del llamado “tercer mundo”, es también la percepción que se extiende en Europa, EE UU y otras zonas del planeta, reconocidas como de vanguardia en prosperidad. Pero una prosperidad que está produciendo desigualdad a pasos acelerados.

El caso de Venezuela es paradójico. Despeñada en una catástrofe humanitaria, sin precedentes ni referentes, no hay en el presente un movimiento de protesta que articule la dimensión social y económica con la política. Si en un lugar del mundo se justifica más la protesta, incluso el derecho a rebelión consagrado en la Constitución, ese lugar es Venezuela. Pero el movimiento de protesta no acaba de cristalizar. Mis opiniones sobre el porqué de ello tocarán a otra oportunidad, pero no hay que ser muy agudo para darse cuenta que la crisis de liderazgo y representatividad en nuestro país es muy profunda y extensa.

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.