domingo, 16 de enero de 2022

Trump vs López Obrador (y Venezuela)

Ni Trump ni López Obrador son mandatarios caracterizados por la sindéresis. La mesa está servida para que los conflictos viejos se refuercen y para que aparezcan conflictos nuevos.

Era inevitable, más temprano que tarde tenían que chocar. Dos gobernantes temperamentales y poco respetuosos de la civilidad política no podían coexistir en buena paz. De hecho, Trump empezó su campaña hacia la Casa Blanca con la promesa del muro fronterizo para detener la inmigración ilegal. Es decir empezó con un tema mexicano. López Obrador, es justo reconocerlo, había sido prudente en relación con Trump, pero éste es cada vez más beligerante. El anuncio del aumento de los aranceles es una declaración de guerra comercial. No hay duda al respecto. Puede que el anuncio haya sido “congelado por Trump”, pero la amenaza sigue pendiente.

En lo que sí hay duda, es si la inmigración descontrolada es el motivo principal para la anunciada -y por ahora, congelada guerra comercial-, o si hay otras razones de igual o mayor peso. Es probable que la decisión del nuevo Gobierno mexicano de acabar con la apertura petrolera de Pemex, tenga que ver con todo esto. Son cuantiosas las inversiones que están en juego con la política nacional-populista de López Obrador, y esas inversiones vienen, en gran parte, de EE UU. Una dimensión de las complejas relaciones que debe ser examinado, para entender lo que está pasando entre Trump y López Obrador.

Hay otras, por supuesto. Los amigos de Trump en México, y en especial los relacionados con el Partido Republicano, deben estar muy preocupados con el rumbo que López Obrador le está imponiendo a su país. Y digo imponiendo, porque una cosa es ganar unas elecciones dentro de un determinado estado de derecho, y otra es utilizar ese triunfo como un trampolín que genere modificaciones a ese estado de derecho, hasta el grado de hacerlo irreconocible, incluso de que deje de ser un estado de derecho, propiamente dicho.

Hay algunos que se desconciertan con López Obrador. No me cuento entre estos. Tiene un proyecto de poder que trasciende de manera obvia el tradicional y constitucional sexenio presidencial. El no llegó a la Silla del Águila para sentarse en ella por seis años y después irse a su casa. Creo que tiene la intención de permanecer en el poder, y está dispuesto a forzarlo si fuera necesario. La demagogia, por lo demás, ayuda en este sentido.

México es el país más importante de Hispanoamérica y EE UU es la primera potencia mundial y la única que lo es a la vez, en el plano económico y militar. La cuestión de la inmigración ilegal se ha vuelto un issue muy sensible en Estados Unidos, y desde luego que también la demagogia ha hecho su agosto con el asunto. Ni Trump ni López Obrador son mandatarios caracterizados por la sindéresis. La mesa está servida para que los conflictos viejos se refuercen y para que aparezcan conflictos nuevos.

¿Tiene algo de ello que ver con Venezuela? La respuesta es sí. López Obrador busca encaminarse por la ruta -trágica ruta- de nuestro siglo XXI, y además es aliado natural, no necesariamente notorio, de Maduro y los suyos. Todo eso con la excusa de la neutralidad anacrónica de la llamada Doctrina Estrada. Y Trump, o más bien algunos de sus principales funcionarios, han estado muy activos en contra de la hegemonía roja. Venezuela se ha convertido en un factor importante del ajedrez político del hemisferio. Eso puede ser positivo para la causa democrática de nuestra patria.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La transición constitucional, un sindicato de quiebra

La vigencia del Estatuto original logra sostenerse con su primera reforma de 2020. Cosa distinta es, como se constata, la aprobación de la segunda reforma de 2022. Desde su versión inicial luego modificada, da lugar a un nuevo y distinto Estatuto para la Transición.

El buscón más buscado

Tiempo mal invertido, desde el poder, incitar al odio público por el solo hecho de disentir.

¿Dónde estaba el “Superbigote” a las 3:00 am, el primero de enero?

El gentío carece de los recursos elementales para sobrevivir, pero he aquí a semejante lisiado, mental y moral, tirando el dinero por el desaguadero de comics mal hechos, de peor gusto, en los que se auto se promueva, como ¡salvador! de la Patria.

Ruleta rusa

El pueblo, si es inteligente y vivo, recibirá los regalos y votará según su conveniencia futura; y se alzará airadamente contra el fraude o manipulación de cualquier matiz.

La manada sin brújula

No es sabio dejarse llevar por una manada a ciegas, por la razón que fuese. Y hay manadas que se dejan arrastrar por esa ilusión de conocimientos que da la modernidad.

Un ente rojo rojito

Hay un grupete ominoso y atroz, pero existe una pandilla aborrecible y repugnante. Algunos siguen aterrajados, otros cambian de enchufe en ese enroque de los mismos en diferentes minpopos.