viernes, 30 de julio de 2021 | 1:45 PM

Triunfo de la juventud

El 12 de febrero de 1814, día de la batalla de la cual se cumplirán 200 años, queda inscrito en los anales de Venezuela para siempre como ejemplo de verdadero patriotismo y constante voluntad de una patria ejemplar a la cual es difícil vencer.

@articulistasred

¡La Victoria…! Tu nombre representa valor y sacrificio, consagración a la república, heroísmo de la juventud… De todas las batallas de nuestra independencia, muchas admirables por sus hechos y su significado, pocas se elevan como ella en la cumbre de la virtud civil y la templanza republicana. Ella sobresale por su arrojo y por su constancia, por el insólito carácter de sus contendientes, seminaristas y estudiantes que se entregaron por la patria en defensa de su perpetua libertad.

Es por ello que La Victoria simboliza la expresión maravillosa de la grandeza de la república que no claudica ante el despotismo y no se amilana ante la superioridad del enemigo. Entre 1.200 y 1.500 soldados, muchos de ellos imberbes e inexpertos en la guerra, se enfrentaron a 900 infantes y 2.500 jinetes realistas que les asechaban con la fuerza violenta de la tiranía, esa que se encarnaba Boves y que representó Morales en el sitio, cargando sobre ellos con la caballería compuesta por expertos jinetes que habían vencido muchas veces y esparcido el terror en todas partes. Eran las huestes de los llanos capitaneadas por el odio que incitaba desquites e exaltaba a atropellos, so pretexto de igualdad y de derechos, que finalizaban en la desolación, en el reparto, en la inmolación de tantas vidas inocentes.

Ribas, el del gorro frigio, a la usanza de la Francia revolucionaria que había inspirado el nuevo código de los derechos del hombre, se resistió en el campo, en las calles, en las trincheras donde intentaron detener, y lo lograron, las repetidas cargas y que en la medida que eran resistidas, volvían otra vez con mayor furor.

Antes de comenzar la lucha a la vista de aquellos monstruos, Ribas les señaló a los suyos: “Lo que tanto hemos deseado se realizará hoy: he ahí a Boves. Cinco veces mayor es el ejército que trae a combatirnos; pero aún me parece escaso para disputarnos la victoria. Defendéis del furor de los tiranos la vida de vuestros hijos, el honor de vuestras esposas, el suelo de la patria; mostradles vuestra omnipotencia. En esta jornada que será memorable, ni aun podemos optar entre vencer o morir: ¡necesario es vencer! ¡Viva la república!”.

El sublime llamamiento resumía en dramáticos términos la importancia de aquella hora: la personificación de la barbarie en Boves y en Morales y que se afanaban para martirizar y someter; la presencia de un mayor número de fuerzas contrarias; la existencia de la tiranía siempre oprobiosa, y que no es otra cosa que el mal gobierno de un déspota que abusa del poder que detenta imponiendo su voluntad contra el derecho y la razón; y finalmente, la patria en su eterna semblanza, y en la cual está implícita como necesaria e irrenunciable la libertad de nuestros hijos, el honor de nuestras esposas y la inviolabilidad de nuestro suelo que no admite más infames opresores.

El 12 de febrero de 1814, día de la batalla de la cual se cumplirán 200 años, queda inscrito en los anales de Venezuela para siempre como ejemplo de verdadero patriotismo y constante voluntad de una patria ejemplar a la cual es difícil vencer.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js 
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Defender la patria y la república

Es un mandato superior para todos defender a la patria y a la república, afirmar los valores y bienes fundamentales de las mismas sin los cuales seríamos culpables de los peores y más vergonzosos actos contra ella que sancionarán inapelables los pueblos y la historia.

Angostura hoy

Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular.

Triunfo de la juventud

El 12 de febrero de 1814, día de la batalla de la cual se cumplirán 200 años, queda inscrito en los anales de Venezuela para siempre como ejemplo de verdadero patriotismo y constante voluntad de una patria ejemplar a la cual es difícil vencer.

La unidad nacional y el 23 de enero

La Junta Patriótica integrada por representantes de los más diversos sectores, contribuyó a formar una consciencia nacional en torno al derecho a elegir en forma democrática a los gobernantes, afirmar el principio de la alternabilidad política e impulsar en la práctica el fin de la dictadura.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Su bien común es mi bien común

La corresponsabilidad y la coherencia en estos tiempos de cuarentena prolongada se vuelven imperativa por el bien de todos. Aunque las responsabilidades no sean del mismo peso para todos. | Foto cortesía

Trío de mostachudos

Esta tiranía -que es también de la imagen- me condena a ver cientos de fotografías del ocupante de Miraflores, por lo que no puedo evitar encontrar parecidos, que van más allá de lo deseable, en este caso con Sadam Hussein. | Foto cortesía

Los primeros poemas escritos en Guayana

Varios hombres, hace 374 años, se desplazaron desde distintos puntos del país para reunirse en algún lugar del Orinoco. Allí se dedicaron, entre otras cosas, a redactar versos. Se dice que esos poemas son los más antiguos que se han escrito en territorio guayanés. | Foto cortesía

La opción de Guayana

No es el abstencionismo pero tampoco lo es perder el voto en la trampa revolucionaria eligiendo personajes que al día siguiente tendrán todas las complacencias con el control dictatorial. | Foto William Urdaneta

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Fedecámaras: ¡Qué tristeza!

Querer juntar al régimen con el Cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de El Vaticano, era para el invitante algo inocuo, irrelevante políticamente.