martes, 26 de octubre de 2021

Todos los huevos en una cesta

En fin... A mi modo de ver, éste es el momento de poner todos nuestros huevos en la cesta de la negociación y cuidar de ella. Y dependiendo del resultado, decidir si participamos o no en las elecciones. | Foto Twitter

En fin... A mi modo de ver, éste es el momento de poner todos nuestros huevos en la cesta de la negociación y cuidar de ella. Y dependiendo del resultado, decidir si participamos o no en las elecciones. | Foto Twitter

@cjaimesb

Hay un dicho -no sé si es estadounidense o inglés- que reza: “nunca pongas todos tus huevos en la misma cesta”, porque poner todos los huevos en una cesta sería arriesgarse a perderlos todos en caso de que esa cesta se cayera. Hay quienes han sido aún más explícitos: “si tuviera una cierta cantidad de huevos, sería más seguro poner esos huevos en diferentes cestas y no ponerlos todos en una cesta”, por la misma razón. Sin embargo, hay un dicho que anula los anteriores: “si decides poner todos tus huevos en la misma cesta, cuida de tu cesta”.

Hay momentos en la vida cuando hay que poner todos los huevos en la misma cesta. Y por supuesto y con más razón, hay que cuidar de ella. El presidente Guaidó decidió poner todos los huevos en la cesta de la negociación y no sólo lo entiendo, sino que lo apoyo.

Les escribe alguien que siempre ha votado. La única vez que no lo he hecho fue en las últimas elecciones. En esta oportunidad tengo fuertes razones para querer votar, porque conozco y confío en Roberto Picón Herrera. A Enrique Márquez no lo conozco, pero las referencias que tengo de él son buenas. Entonces se preguntarán ustedes que por qué con este preámbulo, no pienso que las elecciones sean la prioridad, pero sí la negociación. Me explico:

Uno de los temas que se van a discutir en la mesa que se abre en México esta semana es, justamente, el de las elecciones libres y transparentes. Sabemos, por otra parte, que los chavistas se están sentando a negociar porque, de alguna manera, están cercados por las sanciones y me atrevo a asegurar que es solo por las sanciones personales, no las que afectan al país. Si ellos ya saben que la oposición va a participar en las regionales, no se verían obligados a negociar las elecciones, porque ya saben que, pase lo que pase, se van a dar. ¿No sería mejor, pregunto yo, estar preparados para participar siempre y cuando las negociaciones den un resultado satisfactorio para todos? ¿Por qué ofrecer anticipadamente la participación? ¿No es eso darle respiración boca a boca -una vez más- a un régimen agónico? Porque si se están sentando a negociar es porque están débiles. El fuerte nunca negocia, sino que impone.

La unidad de toda la oposición, algo que ha sido tan elusivo y difícil básicamente por los personalismos, debería ser nuestro factor aglutinador. El mismo Guaidó lo dijo la semana pasada: “En lo que a mí se refiere, no solamente soy militante de la unidad porque creo en la inclusión, en la incorporación de todos los sectores, sino porque creo que hoy es una necesidad para toda Venezuela”. Y les guste o no les guste, Guaidó sigue siendo el representante de Venezuela para las democracias más sólidas del mundo. Y sí, la unidad es imprescindible y me cuesta entender lo difícil que ha sido lograrla, porque todos dicen que la quieren… pero solo si se da alrededor de ellos.

Las negociaciones en este momento deberían ser la prioridad y que de su resultado dependan las decisiones a posteriori. Imaginemos por un momento que a alguien le hacen trampa en un juego de cartas. Logra, luego de diligencias, que un juez acepte oír su caso. Sin embargo -y contradictoriamente- les avisa a quienes lo embaucaron -y al juez- que él va a volver a jugar con los tramposos después de que el juez decida sobre su caso, sin saber ni siquiera cuál será esa decisión. ¡Esa actitud incluso puede cambiar la decisión del juez! Si se va a sentar a jugar de nuevo, es porque o no le hicieron trampa, o la trampa no fue tan grande como decía.

En fin… A mi modo de ver, éste es el momento de poner todos nuestros huevos en la cesta de la negociación y cuidar de ella. Y dependiendo del resultado, decidir si participamos o no en las elecciones. ¿Es acaso tan difícil de entender?

Más del autor

Por ahí se llega al infierno…

Si el cielo existe, estoy segura de que el mío es un camino mucho más idóneo que el suyo. Y si su camino es mandarle la policía a quitarle la bandera de su país a un peregrino que ora por la libertad, apoyando abiertamente a un régimen comunista asesino, creo que se equivocó de ruta: por ahí se llega al infierno. | Foto NTN24

Educadora hasta su último suspiro

Luisa Teresa fue un monstruo sagrado de la educación en el estado Aragua. Maestra de varias generaciones de aragüeños, dejó su impronta de excelsa educadora, mujer culta y, sobre todo, de una verticalidad y decencia como pocas. | Foto cortesía

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

¿Y si dan un golpe de Estado?

Personas a quienes considero inteligentes, sensatas y corridas en política todavía claman por “un militar que tenga las botas bien puestas” cuando la lección debería ser “más nunca un militar en el poder, ni un régimen militarista como el que tenemos”. | Imagen referencial

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Conversaciones imaginarias con los candidatos    

Les aconsejo que, en vez de hablar mucho, escuchen mucho. Si han hecho un esfuerzo por poner los 5 sentidos para conocer esas realidades, sabrán que hay problemas que angustian a la mayoría.

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Cuando los extremos se unen

En las tiranías ocurren extremos desde sea la izquierda o derecha, aunque esas lateralidades no siempre aplican. Con el régimen actual en Venezuela las ideologías son meros vehículos para enquistarse en el poder.