lunes, 20 de septiembre de 2021 | 12:29 PM

Todo empezó con…

El gol que hizo “con la mano” a Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Para los argentinos fue la “revancha” por la derrota en la guerra de Las Malvinas. Un triste consuelo. Fue el gol más recordado del astro argentino.

Lo sucedido con la muerte de Diego Armando Maradona fue muy fuerte. Muy argentino. Fue velado en la Casa Rosada (sede el Poder Ejecutivo). ¿No debería haber sido velado en el estadio de Boca, el equipo de sus amores?  ¿No hubiera sido mejor que se ocupara de ello la Asociación de Fútbol Argentino y no el presidente Alberto Fernández?

Su deseo era ser embalsamado. Lo ocurrido durante el velatorio, -desmanes de todo tipo-, estuvo acorde con como fue la última mitad de la vida del crack. Lo mismo con lo que ocurre ahora respecto a las causas y responsabilidades por su muerte. ¡Y lo que va a ser el tema de la herencia! Maradona, que se manifestaba muy de izquierda era muy pero muy supermillonario, aparentemente.

Fue un gran jugador. Para mí no el mejor, sino uno de los cinco mejores que vi jugar, junto al uruguayo Juan Alberto Schiaffino (Il Pepe), el brasileño Pelé, el holandés Johan Cruyff y el también argentino  Messi.

No es Maradona, empero, el tema central de esta columna, sino el gol que hizo “con la mano” a Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Aquel gol ilícito -el de “la mano de Dios”- cuya repercusión habría sido cero de haber existido el VAR (Video Assistant Referee).

Para los argentinos fue la “revancha” por la derrota en la guerra de Las Malvinas. Un triste consuelo. Fue el gol más recordado del astro argentino. ¡Y pensar que Maradona hizo tantos y tantos goles fabulosos, y además legales! Pero fue su gol más famoso para el mundo. Así se festeja desde hace más de tres décadas. Qué triste, otra vez.

Sí que fue un acontecimiento. Quizás uno de los dos hitos más importantes que marcan el inicio de la decadencia de la democracia liberal y de los valores que hicieron a Occidente. La caída del muro de Berlín fue un extra que solo sirvió para que se relajaran las defensas.

Todo comenzó con ese gol. El otro hito fue el debate televisivo entres los candidatos presidenciales de EE UU. Richard Nixon y John F. Kennedy, en setiembre de 1960.

Como dice la leyenda Kennedy ganó ahí la presidencia porque tomó sol y se mostraba “tostado” y lució un traje azul noche y camisa celeste. Nixon en cambio fue de traje gris claro y se negó a maquillarse. Y parece que ese fue el mecanismo decisivo -es lo que cree todo el mundo- para decidir quién debía pasar a presidir la entonces mayor democracia y la primera potencia del mundo y en consecuencia conducir el destino de los estadounidenses y de todo el planeta. Si eso se resolvió en función del color del traje, no nos extrañemos hoy de lo que ha sucedido -y aún sucede- en torno a las últimas elecciones en los EE UU. No nos extrañemos tampoco por los  tantos “sub” que andan por ahí gobernando el mundo.

Contrariamente al convencimiento mayoritario creo que los debates presidenciales contribuyen muy poco a la transparencia y el fortalecimiento democrático. Confunden más que lo que aclaran. Y en casos confunden mucho. Además me parece una especie de falta de respeto de antemano por el votante. Por otra parte han perdido espontaneidad -que no era un mérito pero si una atractivo- y ahora previo a cada encuentro hay una guerra de expertos y un sinfín de condicionamientos y corsets, que los contendientes más parecen momias o robot vomitando improperios.

Tiempo después surgió el gol de Maradona. Una jugada sucia, una trampa, una “avivada”, algo totalmente indebido transformado en una especie de oda a la genialidad. ¿Un ejemplo a seguir? No fue ni opacada con las lamentables performances del argentino fuera de las canchas. Y así vamos.

Adam Smith hablaba de una mano invisible que se ocupaba de ayudar a todos. Pero eso era antes. Ahora se usa para otras cosas. 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Patente de corso

Estamos todos locos o hay mucho “inútil dañino” que busca algún elemento para disimular su cobardía, desvergüenza y complicidad. Maduro cuando está muy “rodeado” busca el diálogo para ganar tiempo y ese es su juego. | Foto EFE

¿Cínico yo?

Le aconsejó al dictador nicaragüense que no “abandone la democracia” y “la libertad de expresión”. Parece que más allá de la crítica y recomendaciones, cree que en Nicaragua restan algunas pizcas de “democracia” y “libertad de prensa”. | Foto ZUMA Press

Malos olores en Perú

En Perú son de “lengua fácil” para acusar y denunciar e imaginativos para inventarle “malos pasos” a la gente pública. También son muy diligentes y de “gatillo fácil” en materia de disolver congresos y destituir presidentes. | Foto AFP

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní