martes, 26 de octubre de 2021

¿Todas las opciones sobre la mesa?

Para que la movilización popular se despliegue con potencial de triunfo, vale decir, de cambio real, es indispensable que haya una conducción política comprometida sin repliegues.

[email protected]

Cuando observo que un vocero reconocido o muy principal de nuestra oposición política, de pronto afirma que “todas las opciones (léase, todas las rutas para buscar una salida a la tragedia venezolana) se encuentran sobre la mesa” (léase, son igualmente válidas y pertinentes), entonces no me queda más remedio que pensar que se pierde otra oportunidad de lucha efectiva. Porque, sencillamente, la realidad no es así. El dibujo libre puede llevar a la conclusión de que la negociación, el camino “perfectamente” democrático, la movilización popular, y el derecho a rebelión, son esencialmente lo mismo. Pero no. No lo son. Y el dibujo libre en el combate político, bien se sabe, sólo lleva a la nada.

No es demasiado complicado tratar de entender lo importante que es fijarse un fin, establecer unos medios legítimos para alcanzar el fin, y perseverar en ese camino. Desde luego que perseverar es una cosa y suicidarse otra. Por eso es tan exigente la tarea de definir los medios legítimos para alcanzar el fin. Acá no se puede improvisar, ni tampoco dejarse arrollar por los vaivenes de la opinión pública, o más bien publicada. Hay que tener los pies sobre la tierra, el amparo de la Constitución y el compromiso de seguir adelante, a sabiendas de las inevitables incomprensiones.

Parece que el “fin” está relativamente establecido. La salida de Maduro y los suyos, y el comienzo de un proceso de reconstrucción integral de Venezuela. Repito la palabra: “relativamente”, porque nunca faltan los que, desde una supuesta oposición a la hegemonía, no están de acuerdo con eso, o no consideran que sea viable. No obstante, la abrumadora mayoría de los venezolanos lo espera, o más aún, lo ansía. Y esto no es una suposición personal o grupal, sino lo que vienen reflejando las mediciones serias de la opinión nacional. Y sí, aunque sea difícil de creer, todavía quedan mediciones serias de la opinión nacional…

En cuanto a los “medios” hay un escenario muy negativo: que se coloquen todos juntos en igualdad de condiciones. Tal situación suscita una gran confusión, de la que se deriva la parálisis y hasta la resignación. Al menos por un tiempo. En un clima de ese tipo, nada afirmativo puede prosperar. Es el clima que las ejecutorias y la propaganda de la hegemonía se esmeran en generar. Y hasta el presente, con un éxito que sería absurdo regatear. Tal éxito, por cierto, no es obra exclusiva del oficialismo, sino que una parte de los que se sitúan en la acera de enfrente, también tienen su “mérito” al respecto.

El medio por excelencia, en mi modesto parecer, es la movilización popular, no sólo consagrada sino requerida por la Constitución cuando la democracia es aplastada por el poder. Y para que la movilización popular se despliegue con potencial de triunfo, vale decir, de cambio real, es indispensable que haya una conducción política comprometida sin repliegues. Sin lo segundo es harto improbable lo primero. La hegemonía ha intentado estigmatizar a “la calle”. Y sería ingenuo sostener que han fallado en su objetivo. No son pocos los demócratas venezolanos que se sonríen con cierto o mucho desprecio cuando oyen hablar del asunto. Es lamentable.

En este sentido, lo que hemos tenido en materia de “medios” es muy diferente. Cierto que ha habido episodios de movilización popular, pero acompañados de iniciativas de referendo revocatorio, simulaciones de diálogo, declaratoria de abandono del cargo, planteamientos de elecciones adelantadas y otros mecanismos de similar tenor, que enredan tanto que ya no se sabe por dónde hay que ir. Y encima de todo, la afirmación ominosa de que “todas las opciones deben estar sobre la mesa”. Un craso error, porque hay opciones que aniquilan a otras opciones. No pueden coexistir, y menos si lo que se desea es negociar para apagar los ánimos, o lo que algunos politólogos denominan la “normalización”. ¿Quién se beneficia? La respuesta es obvia.

Hay que salirse de ese círculo vicioso. De esas trampajaulas que desnortan y desalientan. No es imposible hacerlo. Pero hay que quererlo hacer. Vale decir, no como un saludo a la bandera, sino como la bandera de lucha.

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Conversaciones imaginarias con los candidatos    

Les aconsejo que, en vez de hablar mucho, escuchen mucho. Si han hecho un esfuerzo por poner los 5 sentidos para conocer esas realidades, sabrán que hay problemas que angustian a la mayoría.

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Cuando los extremos se unen

En las tiranías ocurren extremos desde sea la izquierda o derecha, aunque esas lateralidades no siempre aplican. Con el régimen actual en Venezuela las ideologías son meros vehículos para enquistarse en el poder.