martes, 11 de mayo de 2021 | 12:36 PM

Temporada difícil y peligrosa

Considero grave que después de 21 años de un golpe de estado de ejecución progresiva sobre la base de la violencia física e institucional, de las desviaciones ideologizadas concretadas en la liquidación del Derecho como garantía para la paz y la convivencia ciudadana, todavía existan compatriotas de relativa importancia repitiendo como loros amaestrados todo cuanto nos ha conducido a la situación actual.

@osalpaz

Con el título me refiero, no sólo a todo lo relativo a la pandemia del coronavirus que ya es bastante, sino fundamentalmente a la grave situación política y social por la que atraviesa el país. Considero grave que después de 21 años de un golpe de estado de ejecución progresiva sobre la base de la violencia física e institucional, de las desviaciones ideologizadas concretadas en la liquidación del Derecho como garantía para la paz y la convivencia ciudadana, todavía existan compatriotas de relativa importancia repitiendo como loros amaestrados todo cuanto nos ha conducido a la situación actual. Conste que trato de entenderlos para encontrar alguna justificación a lo que dicen y hacen, pero no la encuentro.

Ellos saben que las elecciones planteadas por la dictadura para el 6 de diciembre NO son presidenciales. Se trata de terminar de liquidar una legítima Asamblea Nacional a la cual han reducido a su más mínima expresión creando una Constituyente, otra Asamblea paralela, un Tribunal Supremo de Justicia que parece el bufete privado del régimen, habiéndola despojado hasta de su sede natural como es el Palacio Federal Legislativo y, lo más grave, todo con violación expresa de normas constitucionales, legales y reglamentarias. Sin embargo la desviación electoralista existente es de tal naturaleza que ya no se sabe si quienes llaman a participar lo hacen por convicción, por debilidad y complacencia para sobrevivir o por un simple afán de conveniencia para ganar tiempo hacia un futuro incierto, pero próximo, que pueda abrir expectativas nuevas a quienes sufren de presidencialitis aguda.

Todo eso y mucho más, olvidando la importante y seria solidaridad de la comunidad internacional integrada por unos sesenta países y centenares de líderes del continente y del mundo que ya tienen tiempo esperando por nosotros para concretar su respaldo.

Pero lo peor, sin ocuparse para nada de la extremadamente grave situación del ciudadano común, de la familia, de seguridad, de la penuria sanitaria, educacional y de deterioro físico e institucional del país en un momento en el cual el régimen se tambalea empujado por el rechazo nacional e internacional y las graves contradicciones que existen en su seno, incluidas las fuerzas armadas.

Lo hemos dicho varias veces. En Venezuela hay ideas concretas, programas y proyectos para todas las áreas sobre las que debemos construir el nuevo país. También la gente para hacerlo. Está fallando la dirigencia que debe ser capaz de arriesgarlo todo para ponerle fin a la usurpación, es decir, a Maduro y cuanto representa. Es ridículo continuar con la discusión sobre votar o no votar el próximo 6D en las condiciones actuales.

Finalmente, les recuerdo que la Conferencia Episcopal es aliada fundamental para el cambio. Comparto su última declaración, con excepción del punto 4 por confuso y contradictorio.

oalvarezpaz@gmail.com

Más del autor

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.

Semana para reflexionar y actuar

El proceso de José Gregorio Hernández llega a su etapa más gloriosa en plena pandemia de coronavirus. Contrasta la vida y obra de este orgullo nacional con la dramática situación del país y la profunda crisis que atraviesa el sector salud tanto en lo material como en lo humano. Todo está a la vista.

Cinismo e incompetencia superlativos

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

La tarea más importante de hoy

Ni en todo el siglo pasado, el ciudadano común de Venezuela ha sufrido tanto como en esta época. Azotado, entre otras cosas, por el hambre, la insalubridad, la falta de seguridad de las personas y de los bienes y la incertidumbre con relación al futuro inmediato. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.