domingo, 19 de septiembre de 2021 | 6:42 PM

Temporada difícil y peligrosa

Considero grave que después de 21 años de un golpe de estado de ejecución progresiva sobre la base de la violencia física e institucional, de las desviaciones ideologizadas concretadas en la liquidación del Derecho como garantía para la paz y la convivencia ciudadana, todavía existan compatriotas de relativa importancia repitiendo como loros amaestrados todo cuanto nos ha conducido a la situación actual.

@osalpaz

Con el título me refiero, no sólo a todo lo relativo a la pandemia del coronavirus que ya es bastante, sino fundamentalmente a la grave situación política y social por la que atraviesa el país. Considero grave que después de 21 años de un golpe de estado de ejecución progresiva sobre la base de la violencia física e institucional, de las desviaciones ideologizadas concretadas en la liquidación del Derecho como garantía para la paz y la convivencia ciudadana, todavía existan compatriotas de relativa importancia repitiendo como loros amaestrados todo cuanto nos ha conducido a la situación actual. Conste que trato de entenderlos para encontrar alguna justificación a lo que dicen y hacen, pero no la encuentro.

Ellos saben que las elecciones planteadas por la dictadura para el 6 de diciembre NO son presidenciales. Se trata de terminar de liquidar una legítima Asamblea Nacional a la cual han reducido a su más mínima expresión creando una Constituyente, otra Asamblea paralela, un Tribunal Supremo de Justicia que parece el bufete privado del régimen, habiéndola despojado hasta de su sede natural como es el Palacio Federal Legislativo y, lo más grave, todo con violación expresa de normas constitucionales, legales y reglamentarias. Sin embargo la desviación electoralista existente es de tal naturaleza que ya no se sabe si quienes llaman a participar lo hacen por convicción, por debilidad y complacencia para sobrevivir o por un simple afán de conveniencia para ganar tiempo hacia un futuro incierto, pero próximo, que pueda abrir expectativas nuevas a quienes sufren de presidencialitis aguda.

Todo eso y mucho más, olvidando la importante y seria solidaridad de la comunidad internacional integrada por unos sesenta países y centenares de líderes del continente y del mundo que ya tienen tiempo esperando por nosotros para concretar su respaldo.

Pero lo peor, sin ocuparse para nada de la extremadamente grave situación del ciudadano común, de la familia, de seguridad, de la penuria sanitaria, educacional y de deterioro físico e institucional del país en un momento en el cual el régimen se tambalea empujado por el rechazo nacional e internacional y las graves contradicciones que existen en su seno, incluidas las fuerzas armadas.

Lo hemos dicho varias veces. En Venezuela hay ideas concretas, programas y proyectos para todas las áreas sobre las que debemos construir el nuevo país. También la gente para hacerlo. Está fallando la dirigencia que debe ser capaz de arriesgarlo todo para ponerle fin a la usurpación, es decir, a Maduro y cuanto representa. Es ridículo continuar con la discusión sobre votar o no votar el próximo 6D en las condiciones actuales.

Finalmente, les recuerdo que la Conferencia Episcopal es aliada fundamental para el cambio. Comparto su última declaración, con excepción del punto 4 por confuso y contradictorio.

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Vencer el temor y la incertidumbre

Cerca de siete millones de compatriotas están fuera del país por diversas razones, pero todos buscando nuevas y mejores oportunidades para crecer y desarrollarse. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.