jueves, 16 de septiembre de 2021 | 9:23 PM

Sólo en revolución

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?... | Foto AFP

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?... | Foto AFP

@cjaimesb

En la avenida Libertador de Caracas, cerca de Maripérez, se resquebraja un mural que dice algo así como que “sólo en revolución los venezolanos comemos proteínas”. Tan resquebrajado está el mural como la alimentación en nuestro país.

Jamás, jamás, jamás, pude haber imaginado que a Venezuela llegaría una misión del World Food Programme de las Naciones Unidas por el problema de la hambruna en la población. David Beasley, su director ejecutivo, expresó que se van a enfocar principalmente en la población infantil… pero es que en Venezuela el hambre es un eje transversal… no son sólo los niños. Entiendo que la prioridad sean los niños, porque un niño con hambre no aprende. Pero hay que atender también a los jóvenes, los adultos y los mayores. Estos últimos, las peores víctimas. Personas que trabajaron toda su vida que, literalmente, no tienen dónde caerse muertas.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y el WFP firmaron el 19 de abril un memorando de entendimiento, por el cual el WFP establecerá presencia en el país e iniciará la operación humanitaria. Paradójico que la firma se haya dado el día de la celebración de nuestra independencia, justo cuando somos más pobres y más dependientes. En un país petrolero, que fue la democracia más estable de América Latina durante 40 años, que tuvo la clase media de mayor y más rápido crecimiento del mundo no se justifica de manera alguna que el WFP tenga que tomar cartas en el asunto de la alimentación. Pero es que la maldita “revolución” acabó con todo.

Recuerdo a Chávez hablando de que “durante el puntofijismo la gente comía Perrarina”. Esa falacia se repitió ad náuseam por los seguidores -y otros no tan seguidores- del eterno. La Perrarina siempre fue cara. Si alguien tenía hambre, era mucho más económico -y mucho más sabroso- comprar granos o pasta… ¿Seguirá resonando el eco del estribillo? Lo dudo. Nuestro pueblo en 2018 padecía la llamada “dieta Maduro”. Los expertos en nutrición aseguraban que el venezolano promedio había perdido entre 11 y 18 kilos de peso sólo en el transcurso de ese año. También perdían horas de horas en las colas para comprar alimentos regulados. No conseguí cifras de la pérdida de peso durante la pandemia, pero con la hiperinflación y los precios de los alimentos en dólares, me imagino que son mucho peores. Hace un par de días leí que iban a enviar a Apure 1.000 milicianos. Esa misma tarde vi a dos de ellos caminando por la calle: los uniformes que llevaban eran al menos tres tallas más grandes. ¿A esos pobres famélicos es a quienes van a enviar a luchar contra la facción de las FARC en la frontera? ¡Me dieron ganas de llorar!

No es Venezuela el único país petrolero que hoy sufre de una hambruna que requiere del apoyo de los organismos multilaterales: Nigeria, el décimo país del mundo con reservas comprobadas de petróleo (por encima de los Estados Unidos), está pasando por una situación terrible: del delta del Níger, la región donde hay más petróleo, los agricultores fueron desplazados por la contaminación. Eso llevó a la militarización de la región. Lo que significa que, como en Venezuela, las riquezas naturales sólo sirven si están bien administradas.

Los programas de alimentación como “Alimenta la Solidaridad” de Roberto Patiño han logrado, contra viento y marea, alimentar balanceadamente a la población que atiende. Y el régimen lo tiene en la mira. Acabar con ese admirable programa no es un golpe a Patiño, es un puñetazo en el estómago a personas que, si no fuera por él, no comerían.

La pregunta que subsiste es “¿hasta cuándo?”. Los cubanos llevan más de 60 años en este merequetengue. ¿Nos vamos a calar 40 años más?…

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Cómo debe ser un ministro de Educación?

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. | Foto Prensa Presidencial

“Matrimonio”: ¿por amor o arreglado?

Hay que seguir presionando con las herramientas que tenemos. Y aunque suene trillado, tener paciencia. Comportémonos como en un matrimonio arreglado: sin expectativas, para que sepamos reconocer las ganancias. | Foto cortesía

Todos los huevos en una cesta

En fin... A mi modo de ver, éste es el momento de poner todos nuestros huevos en la cesta de la negociación y cuidar de ella. Y dependiendo del resultado, decidir si participamos o no en las elecciones. | Foto Twitter

El valor de decir ‘no’

¡Chapeau, Simone Biles! El mundo necesita más campeonas como tú, que sepan retirarse a tiempo y no más mujeres (u hombres) con lesiones de por vida, ataques de ansiedad o pánico y trastornos alimentarios. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

Refundar la nación, con los jardineros

La refundación, alega la Conferencia Episcopal, ha de basarse “en los principios que constituyen la nacionalidad”; sin poner la mirada atrás con nostalgia.