sábado, 25 de septiembre de 2021

Sociedad civil y democracia, inherentes a la Guayana nueva

Los dirigentes del futuro de Guayana, tendrán que encontrarse en la narrativa de las enormes comunidades que integran el municipio Caroní, que ahora presentan características singulares de modo de vida, entendimiento y operatividad del ejercicio político.

@ottojansen

Aún debemos saldar el paso de las elecciones presidenciales, acosada en lo inmediato por la quema de las máquinas de votación y equipos que “accidentalmente” fueron devorados por las llamas hace pocos días. Al engorroso y nada garantizado proceso que ya instaló, también la semana pasada, el Comité de Postulaciones Electorales para designar los nuevos rectores del CNE, le embosca con este incendio otro paso que alargará los tiempos para comicios transparentes y justos.

Aún debemos saltar el paredón de los cálculos que sostienen que “peor es nada”, concediendo al régimen revolucionario que no se sujete a la Constitución con las elecciones de presidente de la República (prioritarias hoy por la usurpación, luego del desconocimiento de la charada de 2018); voces minoritarias pero sofisticadas que piden las elecciones de diputados que solas nada resolverán de la crisis nacional; a menos que no sean acomodos de la actual clase dirigente. Quizás falten aún (escenario abrumador), nuevos episodios de mayor sufrimiento para los venezolanos. La certeza es que paralizada Venezuela en su dinámica económica, hundidos y sin poder parar, por altos índices de pobreza, criminalidad y sistemática destrucción de la institucionalidad, no existe otro destino que no sea que en algún momento se defina el cambio inevitable. La vista al futuro democrático, por lo tanto, ha de conformar casi por completo el cuerpo de la nación y sus regiones; implementando programas y esfuerzos que permitan logros en valores de eficiencia, del trabajo, de decencia, principios y propósitos superiores que instituyan el alma de la venezolanidad en una nueva democracia ética, inherente a un sólido estado de leyes y justicia.

Construir los atributos que impidan repetir episodios terribles que han sido ocasionados por el discurso populista. La mitología revolucionaria del facilismo y de la ignorancia de todo han sido el mejor caldo de cultivo para la atrofia de la identidad venezolana.

Sociedad civil libertaria

Las ciudades más pobladas del estado Bolívar son la locomotora de impulsos culturales hacia el resto de la región. Al comparar los centros urbanos de Guayana con las ciudades venezolanas, se tienen por igual conductas de convicción ciudadana donde, por ejemplo, en la última movilización del 10 de marzo, convocada por el presidente (e) Juan Guaidó, se contabilizaron 22 ciudades en todo el país (información de Reporte Ya), lo que confirma que son las poblaciones urbanas las que cuentan con mayores condiciones para sostener las luchas democráticas. En toda Guayana, el sendero a trazar con vista al porvenir es que la consolidación de las prácticas de la más amplia libertad y ejercicio democrático tenga el pívot desde Ciudad Guayana, que aun con el desmantelamiento de comunidades, servicios y los centros de producción que fueron las empresas básicas, exhibe su potencial de metrópolis, que es la mejor referencia de modernidad para el resto de los municipios guayaneses. Aquí es donde entra la identidad de los pueblos. ¿Cuál es la marca de identificación del municipio Caroní hoy en día?

 La respuesta no es una simple contemplación metodológica. Si la zona del hierro es una población que encamina su destino hacia la diversidad económica, el apalancamiento del comercio, emprendimientos varios y la labor informática en la más amplia gama de rublos, el discurso de construcción de su identidad institucional y política está determinada por la aparición de una sociedad civil diversa, dinámica, alejada del enfoque estrictamente obrero. Los dirigentes y líderes del futuro de Guayana tendrán que encontrarse en la narrativa existente que copa las enormes comunidades que integran el municipio Caroní, que ahora presentan características singulares de modo de vida, entendimiento y ejercicio político. Así será igualmente en Ciudad Bolívar, Upata, Caicara del Orinoco, Ciudad Piar, Guasipati, Tumeremo y Santa Elena de Uairén: la “calle” del liderazgo social, sentimiento libertario y de irreverente comportamiento democrático de la sociedad civil que hoy asoma sus fuerzas para enfrentar la fiereza de la dictadura, sin concesiones burocráticas, ni gestos que dobleguen su vocación.

Trocitos…

En la acción de calle se encuentra el quiebre del régimen: Las marchas del pasado 10 de marzo ratifican, con sus desniveles, el aliento de lucha que sigue estrellándose contra el control revolucionario. Toca seguir hasta afinar la puntería de las fuerzas democráticas, con el apoyo, ineludible, de la Comunidad Internacional.

Interesante iniciativa que no me ha sido posible acompañar en ediciones realizadas: “Para Fijar el Rostro de nuestra Ciudad” de “Buscadores de Libros”, que dirige la licenciada Mariela Mendoza, con moderación del poeta Francisco Arévalo. A propósito de identidad de Ciudad Guayana. Apreciadas personalidades: Lourdes de Gago, Alicia Estaba, Alfredo Rivas, Simón Yegres, Proto López han expuesto memorias y anhelos. Muy necesario para mirarnos y consensuar hacia dónde queremos ir.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta

Sobre festines con pobreza

Lo mejor que sucederá en la región es que la indiferencia ciudadana sea tan evidente para esas fórmulas electorales circenses que los borre del mapa político en el propósito de enfrentar el modelo chavista. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.