martes, 11 de mayo de 2021 | 12:52 PM

Sobre las vacunas: una carta a Nicolás Maduro Moros

Se está muriendo gente valiosa, señor Maduro, tanto de los que lo apoyan a usted como los que no lo apoyan. Analice las cifras del sector salud y olvide por un instante las rivalidades políticas. | Foto William Urdaneta

Se está muriendo gente valiosa, señor Maduro, tanto de los que lo apoyan a usted como los que no lo apoyan. Analice las cifras del sector salud y olvide por un instante las rivalidades políticas. | Foto William Urdaneta

Me dirijo a usted para solicitarle a gritos, que nos ayude a seguir disfrutando de la vida. Haga todo lo posible e imposible para que nos vacunen a todos: blancos, rojos, verdes. Venezuela entera se lo pide a gritos y usted, sabido es, que tiene muy buenas relaciones con China, Rusia, Turquía, Irán y otros países que venden vacunas, cómpreles vacunas y  llegue a acuerdos para pagarle a futuro con petróleo, oro u otra materia prima, pero acelere la búsqueda de vacunas y no nos deje morir.

Se está muriendo gente valiosa, señor Maduro, tanto de los que lo apoyan a usted como los que no lo apoyan. Analice las cifras del sector salud y olvide por un instante las rivalidades políticas y ayude al país entero llamando a un diálogo fructífero con oposición, Iglesia,   sectores económicos y sociedad civil en general para que emprendan las diligencias pertinentes para conseguir las vacunas; aparten la tirantez política y sálvenos de este mal que cada día se hace más despiadado y mortal, que no distingue raza ni credo, ni posición económica y ni edad, atacando más a nosotros, los de la tercera edad.

Tengo familiares, amigos y vecinos que viven aterrorizados al ver lejos la hora de la vacunación y no me diga que las sanciones se lo han impedido. Las sanciones existen, pero olvídese de eso y enfóquese en salvar a la población.

Usted dijo recientemente en una cadena vespertina que en años recientes el petróleo había llegado a valores negativos y aun así el país siguió de pie y con la frente en alto, entonces yo le digo y le sugiero que olvide las sanciones y concrete con sus aliados para que traigan vacunas suficientes para toda Venezuela, y mañana y pasado encadénese el tiempo que quiera y anuncie a los cuatro vientos, que a pesar de las sanciones de Estados Unidos y parte de Europa, los venezolanos fueron vacunados.

Mantenerse en la pantalla y en el oído de la población es una estrategia política que produce buenos resultados, pero aplique otra estrategia para que nos vacunen rápido, esta es la mejor protección a la población, vacunarnos. Con cadenas se logra un reporte de contagiados, recuperados y fallecidos, pero no se acelera la llegada de las vacunas.

Quisiéramos oír más sobre las vacunas y no sobre las variantes brasileñas como forma de desprestigio político al presidente Bolsonaro y, otras veces, al presidente de Colombia, Iván Duque, que según usted son culpables de nuestra tragedia. Le hablo por miles de compatriotas.

Se despide un venezolano que quiere seguir disfrutando de lo bello de la vida y ver crecer a sus hijos, nietos y compartir con familiares.

mmarval@gmail.com

Más del autor

Sobre las vacunas: una carta a Nicolás Maduro Moros

Se está muriendo gente valiosa, señor Maduro, tanto de los que lo apoyan a usted como los que no lo apoyan. Analice las cifras del sector salud y olvide por un instante las rivalidades políticas. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.