viernes, 18 de junio de 2021 | 5:29 AM

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

@RinconesRosix

Si Occidente denuncia los abusos de China contra los derechos humanos de sus propios ciudadanos, China responde diciendo que Occidente tiene una campaña propagandística en su contra, porque ellos no son tan miserables como los pintan, y que todo el problema es que el mundo desarrollado no soporta el avance del gigante asiático.

Por el otro lado, al mundo democrático le preocupa que sus filosofías políticas y críticas más preciadas están siendo enturbiadas por la presencia de una China autoritaria con una poderosa palanca económica y comercial. Es por esa razón que la política exterior de los países de tradiciones liberales está obligada a dialogar con Beijing, para así crear una franja de tolerancia en medio de esas grandes diferencias.

Después de todo, diría Henry Kissinger en su primer libro sobre China, para ellos lo más importante es que su cultura sea estimada en toda la dimensión que ellos esperan. Un asunto de honor, como también lo es para la contraparte de herederos de Atenas, el conservar el sistema de libertades. De ambos lados hay un orgullo cultural que ciertamente antecede a los juicios sobre cómo cada quien quiere vivir la vida y cómo prefiere gobernarse.

Los chinos se han propuesto responderle a Occidente y han creado medios de comunicación en varios idiomas, con presencia en varios continentes. Está clarísimo que sus objetivos parten de un supuesto sobre la propaganda occidental contra ellos. Partiendo de esa premisa, sus programas de opinión persiguen desprestigiar el discurso de los gobernantes democráticos no alineados con ellos. Han tratado de ser serios y convincentes. La cadena china CGTI, por ejemplo, tiene algunos programas donde invitan a los llamados “pundits” (expertos normalmente invitados a programas de opinión). Sobre ese periodismo se puede decir, reservas aparte con sus preconcepciones, que han intentado un esquema semejante al de las cadenas de televisión de sus pares en Europa y América del Norte. Sin embargo, lo curioso y hasta gracioso para mí es cómo igualmente han adoptado las peores prácticas de manipulación mediática en sus programas tipo sólo para incautos.

Para explicarlo mejor: en estos días vi una entrevista donde la presentadora, una mujer china muy bella con los ojos occidentalizados (quizás por cirugía), aparecía vestida de manera provocativa aunque con cierta clase. Un vestido de cierta clase. Ya por allí sabemos cuál va a ser “el marco” del mensaje. En esa ocasión, la agraciada periodista conversaba con un joven “investigador” inglés con nombres españoles, sobre cómo en sus inquisiciones él pudo demostrar que todo el discurso occidental sobre la China actual era falso. Siguió el invitando diciendo que él se fue a pasar una temporada en ese país y que se había encontrado con que nada de eso era cierto y etcétera. A todas estas, nunca se supo para cuál entidad trabajaba el investigador, sobre sus antecedentes y no se dieron detalles sobre ninguno de sus trabajos. Nada que corroborar. Supongo que con tantas distracciones visuales a la audiencia se le debe haber pasado por alto que no tenía referencia de ningún escrito del invitado.

Me pareció ser un estudiante. En el mejor de los casos, podía ser un investigador de maestría o un doctorado, y de ser así, ¿por qué no haberlo dicho? No está mal entrevistar a un novato, ellos también poseen herramientas. Sin embargo, el mismo hecho de ocultarlo revela mala fe.

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto, donde los trapos sucios de lado y lado salgan como se acostumbra en una mentalidad valoradora de la crítica. Lo veo difícil. Sin embargo, allí están, y por ahora no se debe descartar nada.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Para qué Bond, si tenemos al Generalísimo?

No nos imaginaríamos esas peripecias amatorias de solo mirar su imagen en el óleo de la barraca, en la que Arturo Michelena retrata a un Miranda sexagenario, traicionado y derrotado.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Gustavo Dudamel

Sólo le pediré a Dudamel algo que sí puede dar, que no esté ninguneando a ningún arpista, ni a ningún pianista de los muy hermosos que hay en esta tierra, y que restaure para mí la fuerza extraordinaria del Concierto en la Llanura. | Foto cortesía Fundamusical Bolívar

Qué esperar de las mujeres en el poder

Lo que es imperdonable es que en momentos en que el país necesita como nunca la independencia de poderes, el CNE haya sido un poder genuflexo liderado por una mujer. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.