jueves, 17 de junio de 2021 | 5:24 AM

Sobre conejos y guacamayas

Cuando un biólogo encienda las luces de alerta, hay que hacerle caso. No caerle en cayapa a insultarlo porque no nos gusta lo que nos dice.

@cjaimesb

Cuando fui al colegio, tuve la suerte de haber ido al mejor: el Sagrado Corazón de Caracas. Quienes tuvimos la fortuna de haber sido educadas por las religiosas del Sagrado Corazón podemos jactarnos de haber tenido una formación integral. Y en la parte del conocimiento, tuvimos profesores inspiradores, eruditos e inolvidables.

Recuerdo con particular cariño a la madre Eulalia Suárez, mi maestra de Ciencias Naturales en sexto grado. La madre Suárez nos enseñó cómo se clasificaban los animales y las plantas, pero más allá de ello, nos habló de la homeostasis, el procedimiento mediante el cual todos los seres vivos tienden a alcanzar estabilidad en su medio interno.

Lo traigo a colación por el incidente entre el entrenador y la bióloga. El entrenador tiene guacamayas como mascotas, la bióloga dice que las guacamayas no deben ser mascotas. En el medio de ellos, 2 millones de seguidores del entrenador ayudan a este a defenderse de ella, que sólo tenía (para aquel momento, mil seguidores). El resultado: cientos de miles de insultos y descalificaciones, ninguno relacionado con la crítica que ella hizo.

Sin embargo, lo que dijo la bióloga es rigurosamente cierto. Las guacamayas no son animales domésticos y deben dejarse en su hábitat natural. Esto lo saben de sobra los australianos, quienes aún sufren por la sobrepoblación de conejos. Esta historia comenzó en 1859, cuando Thomas Austin, un adinerado colono aficionado a la cacería, liberó en el outback australiano a 24 conejos salvajes. Los conejos, como era de esperarse, comenzaron a reproducirse. No hay animal más prolífico que los conejos. La hembra entra en celo cada tres semanas y su gestación dura apenas un mes. Cada camada trae como mínimo tres conejos y como máximo, catorce. De manera que la reproducción es exponencial. Los conejos acabaron con la vegetación de todo el sur del país en pocos años. Acabaron con las nuevas plantas que formarían los bosques cuando apenas comenzaban a crecer. Y no había cómo detenerlos, porque en Australia no existen depredadores naturales para los conejos. Entonces trajeron zorros de Inglaterra, pero los zorros se enamoraron de los wallabíes, especie de canguros pequeños, y dejaron en paz a los conejos. Además, comenzaron a cazar a muchas especies de aves. Esto hizo que los insectos -que antes se comían las aves- comenzaran a comerse los eucaliptos sin que nada los detuviera. Lo peor de todo es que muchos australianos pensaron que los destructores de los eucaliptos eran los koalas y comenzaron a matarlos. Por fortuna, detuvieron la matanza antes de que los koalas se extinguieran.

El hecho es que hoy, en pleno siglo XXI, los conejos siguen siendo una plaga. Han logrado matar unos cuantos millones inoculándoles virus que sólo atacan a los conejos, pero éstos siguen reproduciéndose exponencialmente. De manera que cuando un biólogo encienda las luces de alerta, hay que hacerle caso. No caerle en cayapa a insultarlo porque no nos gusta lo que nos dice.

Y a los influencers, recordarles la responsabilidad que tienen de amarrar a sus perros bravos.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Las maras venezolanas

Los llamados “colectivos”, supuestos a ser promotores de actividades culturales, defensores de la democracia y de la revolución bolivariana, se convirtieron una fuerza paramilitar, que desde hace rato se le fue de las manos al régimen, primero de Chávez y luego de Maduro. | Foto BBC Mundo

El robo nuestro de cada día

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

Hipócritas y arrogantes

Si estudiaron El Capital, dejan atrás las teorías de Marx sobre dinero, valor y trabajo. Los reales sirven para comprar todo lo que quisieron tener y no tuvieron y para ello no tienen que trabajar, solamente echar mano del tesoro público... para eso llegaron al poder. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.