viernes, 18 de junio de 2021 | 4:45 AM

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

@cjaimesb

No tengo dudas de que lo que impulsa, nutre y sostiene a un país es la cultura. Y cada golpe a la cultura es un golpe al mismísimo corazón del país. Venezuela ha guapeado en ese sector como una campeona. Porque hay que ver lo que significa soportar puñetazos directo al corazón. Eso se lo debemos a los cultores, intelectuales, artistas y músicos que no han dejado que la patria se nos muera. Pero no nos engañemos: Venezuela no ha muerto, pero su agonía prosigue lentamente. Sus asesinos son tan devastadores que no cejan en su empeño de no dejar piedra sobre piedra, una suerte de Pol Pot redivivos.

Uno de los sectores que más ha sufrido los embates del chavismo ha sido el de las librerías. Una fuente de saber, de estudios, de conocimientos, otrora prósperos y honestos negocios, donde los dueños y los clientes eran más amigos que otra cosa, donde la palabra de los libreros era, más que una recomendación, una obligación leer, hoy clausuran uno a uno, no por la pandemia, sino por los embates de la peor desgracia que le ha caído a Venezuela.

En Caracas -y en todo el país- han ido cerrando las librerías. Ahora le tocó el turno a Entrelibros, en Los Palos Grandes. La librería que con tanto amor fundaron e hicieron crecer mis amigos Montserrat Sarri de Bertolotto y Luciano Bertolotto, está rematando todo, previo a su cierre definitivo. Atrás, en la memoria de quienes pasamos allí tantos momentos gratos, quedarán las amenas tertulias con escritores, los cafés, los foros, las tenidas de poesía, por donde pasaron los mejores escritores venezolanos contemporáneos. Quedarán también las gratas reminiscencias de un trato cordial y personalizado, en un país donde las groserías y los agravios se han convertido en la manera de ser.

Del segundo piso, niños y jóvenes conservarán los recuerdos de la maravillosa selección de libros que había para ellos. Pero será sólo eso… un recuerdo. La lectura, ese primer paso del aprendizaje de todo ser humano que desee prosperar, se desdibuja con el cierre de las librerías. Ciertamente la tecnología permite leer en línea, por fortuna, pero no hay nada más placentero para un lector que pasar una página detrás de otra. Ese sonido que es casi una melodía, se desvanece con el cierre de los locales que albergan esos objetos mágicos que son los libros.

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. El escritor estadounidense Liam Callanan, hablando sobre las librerías, dijo: “Cada libro en una librería es un nuevo comienzo. Cada libro es la siguiente iteración de una historia muy antigua. Cada librería, por lo tanto, es como una caja de seguridad para la civilización”.

Gracias queridos Montse y Luciano. Gracias por su esfuerzo en divulgar el conocimiento. Gracias por su trabajo. Gracias por su decencia. Gracias porque en Entrelibros siempre hubo algo que leer…

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Las maras venezolanas

Los llamados “colectivos”, supuestos a ser promotores de actividades culturales, defensores de la democracia y de la revolución bolivariana, se convirtieron una fuerza paramilitar, que desde hace rato se le fue de las manos al régimen, primero de Chávez y luego de Maduro. | Foto BBC Mundo

El robo nuestro de cada día

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

Hipócritas y arrogantes

Si estudiaron El Capital, dejan atrás las teorías de Marx sobre dinero, valor y trabajo. Los reales sirven para comprar todo lo que quisieron tener y no tuvieron y para ello no tienen que trabajar, solamente echar mano del tesoro público... para eso llegaron al poder. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.