lunes, 18 de octubre de 2021

¿Será reelecto Trump?

¿Y entonces, será reelecto o no? Si las elecciones fueran ya, no tendría duda que sí. Hasta noviembre, repito, falta mucho y poco. Las condiciones están dadas para la reelección. Negarlo sería una osadía.

Falta mucho y falta poco para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en noviembre. Cierto, que pueden pasar muchas cosas en estos meses, pero los tiempos políticos tienen su dinamismo propio y, a veces, hay tendencias que se matrizan -para usar una palabra que les encanta a los “expertos de la consultoría política”-, y luego son muy difíciles de revertir.

En estas breves líneas no voy a referirme al tema valorativo de que si Trump merece o no merece ser reelecto. Me parece que hay razones de peso para argumentar a favor y en contra. Eso no lo evadiré, sino que lo dejaré para más adelante. No obstante, no se puede ignorar que su política en pro de la causa democrática de Venezuela ha sido tajante. Sin las ambigüedades de su predecesor Obama.

Cambiando lo cambiable, es cómo la diferencia entre Almagro y su antecesor Insulza, en la secretaría general de la OEA. El primero, por la calle del medio, el segundo por los corredores de atrás. Como ciudadano venezolano que ansía el renacimiento de su patria, y lucha por ello, no puedo soslayar que Trump es un aliado de la causa democrática. Si lo hace por motivos de principios o por los colegios electorales de Florida, eso es harina de otro costal.

Y volvemos a la pregunta inicial: ¿Será reelecto Trump? Si fuera por los líderes del Partido Demócrata, la respuesta sería afirmativa. La señora Pelosi luce como la jefa de campaña de Trump. Su fallido intento de juicio político o impeachment terminó dándole unos puntos al inquilino de la Casa Blanca. Entre el racimo de precandidaturas presidenciales, ninguno o ninguna, hasta ahora, proyecta una fuerza o un potencial de fuerza como para derrotar a Trump. ¿Eso puede cambiar? Sí, si puede cambiar.

La economía marcha hacia adelante y el desempleo hacia abajo. Esas son noticias apreciadas en una campaña presidencial, en cuanto al presidente que busca cuatro años más. Es el caso de Trump, como también de otros mandatarios, tanto republicanos como demócratas. Trump se comporta como un elefante en una cristalería, y sin embargo, detrás de la retórica agresiva o insultante, la estrategia económica ha dado resultados.

La política exterior de Trump, a los efectos electorales internos, tiene más de entretenimiento que de otra cosa. Las crisis y las tensiones no cesan, pero las posturas de confrontación, por ejemplo, con China, tienen sus dividendos comiciales. Una concepción global del papel de Estados Unidos no se detecta con seriedad, pero el ruido de los capítulos particulares de las ejecutorias de Trump pueden dar una impresión distinta en no pocos sectores del electorado estadounidense.

¿Y entonces, será reelecto o no? Si las elecciones fueran ya, no tendría duda que sí. Hasta noviembre, repito, falta mucho y poco. Las condiciones están dadas para la reelección. Negarlo sería una osadía. Pero como decía el legendario Yogi Berra, el juego no se termina hasta que termina.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.