sábado, 25 de septiembre de 2021

Septiembre 11 de 2001

Estamos en presencia de una verdadera guerra, aunque de naturaleza distinta a las anteriores, frías o calientes. Se trata de destruir principios y valores fundamentales para los verdaderos demócratas. Valores que trascienden los intereses secundarios y son los factores que unifican al mundo libre frente a las amenazas existentes. El enemigo es real.

@osalpaz

Han transcurrido diecinueve años desde aquella fecha. Varios importantes eventos tuvieron lugar en Estados Unidos de América. Las distintas ceremonias se repiten todos los años, parcialmente alimentadas por lo que sucede en cada momento. Lo cierto es que aquello fue tremendo. El derribo de las torres financieras de Wall Street con millares de muertos y heridos, otro avión estrellado contra las instalaciones del Pentágono y un tercero que cayó en Pensilvania gracias a la acción decidida de un grupo de pasajeros que enfrentó a los secuestradores impidiendo que llegara a su destino final, al parecer la Casa Blanca, son prueba inequívoca de lo que ese país representa para su pueblo y para el mundo.

Comparto la opinión de quienes sostienen que estamos en presencia de una verdadera guerra, aunque de naturaleza distinta a las anteriores, frías o calientes. Se trata de destruir principios y valores fundamentales para los verdaderos demócratas. Valores que trascienden los intereses secundarios y son los factores que unifican al mundo libre frente a las amenazas existentes. El enemigo es real. Existe y convive con todos en unas sociedades que es ahora cuando empiezan a estar alertas frente al peligro.

Este año, 2020, ha sido terrible. No solamente por la pandemia derivada del COVID-19, sino también por el proceso de subversión en contra de la Libertad que se adelanta en todas las regiones del planeta. Esto es especialmente válido para Europa y América, desde Argentina hasta Estados Unidos. Con variados pretextos, algunos con relativa justificación, se siente la acción subversiva de ataque abierto y destrucción de sociedades con muchas dificultades existenciales y con liderazgos bastante mediocres para enfrentar exitosamente, en corto tiempo, a los subversivos.

Venezuela es un objetivo importante. Desde este país se contribuye de manera decidida con quienes actúan en Colombia y Brasil. Se alienta a quienes trabajan hacia el Sur y el Centro del continente, aunque los dos citados tienen la prioridad a todos los efectos.

El liderazgo democrático venezolano pareciera no haber entendido a plenitud la magnitud de los peligros y se agota en peleas secundarias derivadas de la electoralitis aguda y la candidaturitis crónica que van despojando a la política de su verdadera razón de ser. Por supuesto que es una exageración generalizar, porque en este mundo de la dirigencia democrática hay de todo. Buenos, regulares y unos malos que deberían ser execrados. Debo colocar a Juan Guaidó y a las principales figuras de la Asamblea Nacional que preside, en el lado positivo aunque tengamos circunstanciales diferencias frente a omisiones y algunas acciones que al margen del protagonismo parecieran innecesarias.

Ahora se plantea la apelación directa al Soberano mediante una consulta nacional con garantías ciertas de ejecución del resultado. Es un verdadero reto que merece consideración urgente. ¿Qué piensan Estados Unidos, Colombia y Brasil?

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.

USBistas… ¡a defender su universidad!

Mi llamado es a la comunidad USBista en general: tienen que hacer escuchar su voz y plantarse ante esta nueva ignominia con la que el régimen pretende rematar con una estocada mortal a la Universidad Simón Bolívar. | Foto cortesía