sábado, 27 de noviembre de 2021

Salidas negociadas…

La lucha política es dinámica por definición. Cuando la situación se congela, o luce estática, es porque la lucha está mal planteada, o más bien hay una simulación de lucha.

Ojalá y la tragedia que destruye a Venezuela pudiera tener una salida negociada. Pero los hechos demuestran que ello es harto improbable. Primero, porque la hegemonía no está pensando en salirse sino en quedarse. Le da una cierta cuerda al tema de la llamada salida por razones de conveniencia, sobre todo de cara a sus defensores foráneos. Pero si algo no tiene en mente la jefatura político-militar que controla el poder, y desde luego que sus patronos cubanos, es salirse de él.

Y segundo, porque una negociación supone que hay unas personas dispuestas a ceder, al toma y daca típico de una negociación política. Y esas personas no tienen cabida en el despotismo depredador, y mucho menos en la manera de concebir y ejercer el poder en La Habana. Si no entendemos eso, entendemos bien poco de lo que ocurre en nuestro país, y en especial de lo que ha venido ocurriendo hace años, con el despliegue paulatino del proyecto de dominación que aún impera.

Venezolanos de valía continúan insistiendo que la única manera de producir un cambio efectivo en lo político, social y económico, es a través de una negociación seria… Lo que pasa es que para que haya una negociación seria, hacen falta que hayan negociadores serios. No dudo que los pueda haber en el campo opositor, pero consta que no los hay en el oficialismo. De hecho, no hay negociadores. Punto. Al menos en cuanto a un cambio efectivo.

¿Significa esto que el juego está trancado y que nada puede hacerse? No lo creo. La lucha política es dinámica por definición. Cuando la situación se congela, o luce estática, es porque la lucha está mal planteada, o más bien hay una simulación de lucha. La Constitución, formalmente vigente, es amplia y exigente en cuanto a los caminos legítimos para restablecer un fundamento de gobernabilidad democrática. Esos caminos no deberían depender del embudo de una supuesta salida negociada.

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.

El 22: necesidad de encontrarnos

Necesitamos lugares de encuentro, extender las manos, escucharnos, cooperar unos con otros, unirnos para resolver y para exigir a quienes tengamos que exigir.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Roja casta filotiránica

Quién podría imaginar que los más crueles dictadores contarían con la complicidad e incondicionalidad de pensadores, escritores, creadores, académicos, políticos, artistas y demás fauna socialcomunista.