lunes, 20 de septiembre de 2021 | 10:02 AM

Respetos que matan

El cuerpo de un venezolano es un libro abierto que muestra las huellas impresas de las privaciones a las que, protervamente, se les someten. Un lector con muy pocas horas de vuelo capta al instante la hambruna prolongada impuesta a ese organismo.

Hay respetos que matan, así como desde in illo tempore lo hacen ciertos amores. Digo esto porque incluso, muchos de los que están sensibilizados con nuestra tragedia, siguen con el estribillo del respeto a la sociedad venezolana, obligada a buscar las soluciones, que deben surgir de las entrañas de este ex país hundido y arruinado, víctima de una tiranía despiadada, que no tiene en su ADN dejar el poder. Me pregunto, entonces, ¿a quién va dirigida tan noble consideración: a la minúscula cúpula podrida o a los millones de venezolanos cuya vida diaria es una pesadilla desde hace veinte años? Si de corazón sienten el dolor que sufren las mayorías, deben entender que ese respeto que enarbolan con tanta vehemencia y convicción solo favorece al régimen desalmado que ha hecho un viacrucis de nuestra existencia.

Cualquier habitante de este pueblo martirizado puede dar testimonio verbal y corporal de como su vida es cada vez más calamitosa, Verbal, porque a pesar de la persecución, el chantaje y la represión, el venezolano todavía hace gala de una importante cuota de valentía, para denunciar vejámenes y oprobios perpetrados por órganos policiales, militares y parapoliciales de esta dictadura. El cuerpo de un venezolano es un libro abierto que muestra las huellas impresas de las privaciones a las que, protervamente, se les someten. Un lector con muy pocas horas de vuelo capta al instante la hambruna prolongada impuesta a ese organismo. La pérdida de peso es lo más ostensible, pero el color y la textura de la piel muestran los estragos de una subalimentación que acumula fragilidades y extenuaciones. También se observan obesidades que encubren otras formas del hambre, saciada con hidratos carbonos, únicos componentes del clapsismo socialista que viene en cajas revolucionarias.

Si lo anterior no fuera suficiente, añadamos que la hambruna colectiva es el caldo de cultivo, para que innumerables patologías hagan suyas los cuerpos famélicos y deprimidos de quienes permanecen en esta colonia castrista. Una vez enfermos la muerte se convierte en el próximo paso, porque los hospitales son lugares ruinosos. Sin medicinas, ni equipos, con enfermeras mal pagadas y hostigadas por los colectivos al igual que los médicos, que se ven imposibilitados de cumplir hasta con lo más elemental del juramento hipocrático.

Cuál es la ventaja, entonces, de tanto respeto si los venezolanos se ven obligados a huir de Venezuela con una mano adelante y otra atrás, acuciados por el hambre, pues no pueden alimentarse con los salarios miserables que se híper devalúan minuto a minuto. La fuga es masiva de esta cárcel socialista. Supera los 5 millones. Y han salido en estampida en busca de un plato de comida, de medicinas para sus familiares, de trabajo decente y de un poco de libertad para zafarse de tantas cadenas. Porque el hambre es un eslabón del grillete, como lo son también la inseguridad, la violencia, la escasez, las colas, la oscuridad, la inmovilidad por falta de transporte y de gasolina. Tampoco hay agua y la energía sólo brilla por su ausencia.

Qué hacemos los venezolanos con esa sobredosis de respeto -nacional e internacional- si la tiranía ha conculcado no sólo lo concreto, sino que también ha acabado con elementos intangibles, pero que son esenciales para tener una vida decorosa. De estos últimos, el respeto nunca ha existido en estos veinte años de socialismo. Desde la elite dominante nos han sacudido con injurias, groserías, desconsideraciones, faltas y desprecios de todo calibre en horario protegido y, claro, en cadena nacional,

Todo esto me hace pensar en la irresponsabilidad e indiferencia de vecinos y familiares frente a la violencia que sufren mujeres y niños en la casa de la esquina. No nos metemos porque no nos incumbe. Después es muy tarde, y nos convertimos en simples espectadores de una desgracia que pudo evitarse.

Gracias a tanto respeto la humanidad ha sufrido hambrunas, holodomores, exterminios, holocaustos, aniquilamientos, encarnizamientos, guerras, y todo tipo de ultraje, llevadas adelante por redentores y salvadores como Stalin, Mao, Ho Chi Min, Pol Pot, Fidel Castro, Hitler, Sadam Hussein, Kadafi, entre otros líderes intergalácticos. En pleno siglo XXI el tenebroso criminal Kim Jon-Un goza de altas consideraciones por parte de la comunidad internacional, mientras los paredones de fusilamiento siguen acumulando la sangre de un pueblo esclavizado y atormentado. Algo similar ocurre en China donde la pena de muerte es un lugar común, pero de eso no se habla.

Agridulces

¿Alguien creerá que la tragedia que sufrimos los venezolanos es culpa del imperio? El estafermo irrespeta -como siempre- nuestra inteligencia cuando espeta esos bulos. Dudo que aquí salgamos con la banderita tricolor a insultar a los gringos y a responsabilizarlos de todas nuestras desgracias. Venezuela no es Cuba, aunque estemos muy jodidos.

 

 

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

Los presos políticos y su cadena infinita

En sus cárceles con presos esposados, los verdugos despliegan toda su creatividad para prodigarles el mayor sufrimiento a estas víctimas que reciben la carga pesada del monopolio de la violencia.

En torno de “Se llamaba SN”

El libro de José Vicente Abreu, que relata los horrores cometidos por la policía política de Pérez Jiménez, también se publicó en Bulgaria, la URSS, Alemania y Cuba.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta