jueves, 27 de enero de 2022

¿Resignación? ¡Nunca!

No debemos resignarnos a la llamada “normalización” de la vida política de Venezuela, que no es otra cosa que la hegemonía roja siga en el despotismo y el conjunto de la nación siga aplastada.

[email protected]

Es verdad que Lenin decía que los hechos eran tercos. Y las realidades son sumatorias incontables de hechos. No se las puede cambiar, así como así, como por arte de magia… Hasta cierto punto, él las pudo cambiar en su vasto mundo plurinacional -como se diría ahora-, pero no así como así. Fue un proceso de calado histórico, y fue en esfuerzo colectivo que tuvo uno de los más elevados costos humanos en toda la historia. Lo que jamás hubo en él y entre los suyos fue resignación.

Esta especie de intro, un tanto dramática, viene a cuento, de alguna manera, porque ya se aprecia la resignación de mucha gente en Venezuela ante las reiteradas tropelías de la hegemonía, y en particular ante su objetivo de realizar “elecciones parlamentarias” para seguir ganando tiempo y para tratar de validarse en algunos escenarios foráneos. Nada de esto novedoso. Todo el mundo está enterado de que por ahí venían los “tiros” de los notorios diálogos.

No obstante, sigue llamando la atención que, muchas veces, cuando Maduro “propone” tal o cual cosa, de inmediato, como unos resortes, salen voceros del espectro opositor a decir que lo propuesto por Maduro no está mal, que debe considerarse con interés y que puede significar un cambio democrático. En pocas palabras, salen a apoyarlo, aunque lo disimulen un tanto, acaso por algún residuo de pudor, o porque el trato consiste en aparentar ser de oposición, al tiempo que se le sigue el juego a la hegemonía. Un tipo de trato que no debe ser de gratis…

Pero no. No debemos resignarnos a la llamada “normalización” de la vida política de Venezuela, que no es otra cosa que la hegemonía roja siga en el despotismo y el conjunto de la nación siga aplastada. No faltan quienes prefieren otra denominación, sin duda más snob: “cohabitación”. Sin embargo, a las cosas hay que llamarlas por su nombre, y esa pretendida normalización no es más que complicidad, y de la peor índole.

Para no pocos de buena fe, el fundamento de la complicidad es “que esto es lo que hay”… Para no pocos de mala fe, el fundamento de su complicidad, además de lo anterior, es la oportunidad de negocios que ello ofrece. ¿Es justo que el presente y el futuro de Venezuela puedan estar condicionados, al menos en parte, por estas posturas y actitudes? Evidentemente que no.

Pero la unidad frente a la hegemonía se fragmenta, sobre todo, en este respecto. Hasta muchos de los que se están jugando el todo por el todo, y merecen ser reconocidos por ello, declaran que con un “nuevo CNE es posible hacer elecciones libres”. Lamentable. Si un árbol está envenenado, sus ramas, obviamente, también lo estarán. Poco importa que las pinten, o le guinden unos adornos. Seguirá envenenada.

El obstáculo insalvable para que en Venezuela haya elecciones libres y justas, no está en un par de retoques en la partisanía política de los rectores del CNE; está en la existencia de una hegemonía despótica que produce estos engendros, así entre sus miembros puedan ubicarse personas respetables. Es más, la hegemonía es el obstáculo insalvable para todo lo que sea el renacimiento de la democracia, condición indispensable para el renacimiento integral -político, económico, social y cultural- de Venezuela.

Resignación es conformidad ante la adversidad. En ciertos casos, por cierto, sospechosa conformidad. La respuesta no debería ser tan complicada de identificar: ¿Resignación? ¡Nunca!

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El difícil arte de hacer artículos de opinión

Esta columna sobre literatura alcanza su entrega número 100 y lo único que tengo claro, después de tantas palabras, es que escribir artículos de opinión es un arte que roba tiempo, que exige constancia, sacrificio, oídos atentos a los lectores y ojos abiertos a la novedad, sin perder de vista a la tradición.

Cara o sello

Ya la Asamblea Nacional y el pueblo han descalificado al personaje, por tanto es necesario buscar una fórmula coherente y seria que nos ayude a escaparnos de estos cancerberos.

Historias del agua y de un corral de gallinas

¿Es posible generar la confianza que no existe con esos señores dirigentes que esconden sus ganancias grupales sin ningún tipo de desprendimiento con la gente destrozada por la dinámica de sangre del Arco Minero, en el estado Bolívar?

Cuidar a los educadores para tener educación    

Nos estamos quedando sin maestros. Las autoridades y la sociedad en general tienen que cuidarlos. Es su remuneración, el reconocimiento, el agradecimiento.

La olvidable Latinoamérica

Definitivamente será un factor decisivo y por ello, será muy importante quien asuma la presidencia el año próximo. Si Bolsonaro o si Lula. Todos dicen que Lula; ¿todos quiénes? Pero no es lo importante, Lula será de izquierda y Bolsonaro de derecha, pero antes que eso ambos son brasileños.

La magia de los 100 años de Mago

Luis Beltrán Mago ha triunfado sobre la vejez porque su mente y su corazón son jóvenes.