lunes, 21 de junio de 2021 | 2:52 AM

Recordar principios fundamentales

Están dadas todas las condiciones para que se produzca el cambio radical necesario. Pero, lamentablemente, en el sector democrático existe un dramático círculo vicioso que no permite avanzar con fuerza hacia el cambio. | Foto William Urdaneta

Están dadas todas las condiciones para que se produzca el cambio radical necesario. Pero, lamentablemente, en el sector democrático existe un dramático círculo vicioso que no permite avanzar con fuerza hacia el cambio. | Foto William Urdaneta

@osalpaz

Cada semana aumentan las dificultades para escribir. No es por falta de temas, ya que se trata siempre de más o menos lo mismo. Los problemas no desaparecen. Se mantienen pero agravándose sin que el ciudadano común sienta que hay soluciones a su alcance. El peligro es que la gente se acostumbre a vivir en las penosas circunstancias actuales, pero con una alta dosis de desesperanza, de tristeza y de incertidumbre con relación al presente y al futuro.

El régimen está reducido a su más mínima expresión. El respaldo de la gente no llega al veinte por ciento, de acuerdo a todos los estudios realizados. Están dadas todas las condiciones para que se produzca el cambio radical necesario. Pero, lamentablemente, en el sector democrático existe un dramático círculo vicioso que no permite avanzar con fuerza hacia el cambio. Les confieso que en lo estrictamente personal estoy cansado de la reunionitis aguda que normalmente concluye en documentos a diestra y siniestra, largos y repetitivos, con modestas iniciativas para acciones parciales que pocas veces se realizan. Lo peor es que debido a la pandemia ahora casi todo se hace por medios electrónicos que jamás podrán sustituir a la presencia física de los participantes en cualquier evento.

Sin embargo el descontento crece. Esto está teniendo un efecto demoledor en el propio régimen. Hay graves diferencias internas. Muchos piensan en lo que será su futuro al producirse el cambio que llegará en algún momento. Casi todos están conscientes de la incompetencia de Nicolás Maduro y anhelan que desaparezca junto al combo de su intimidad. Pero no se atreven, por ahora, a actuar en consecuencia.

Cuidado si el factor activo más importante de esta situación son las Fuerzas Armadas de la Nación. La división es profunda en todos sus componentes, incluidos los que inconstitucionalmente le han sido agregados. La ocupación de parte importante del territorio venezolano por fuerzas irregulares de Colombia, las derrotas sufridas en Apure, la presunta muerte del jefe guerrillero alias Santrich, la migración hacia el Arauca colombiano de más de cinco mil personas, incluidos mujeres y niños, el extraño silencio de la jerarquía militar y las insólitas declaraciones del ministro del ramo, la represión abierta y encubierta en contra de los pocos medios y periodistas que se han atrevido a decir algo así como la ausencia de posiciones firmes de los grupos opositores presentan un cuadro increíble de desmoronamiento institucional de la República.

Frente a todo ello debemos aferrarnos a los principios que han orientado nuestra vida personal y política. Para un Social Cristiano integral es fundamental luchar por la dignidad de la persona humana, por la defensa de la familia, por la justicia social para alcanzar el bien común en una Venezuela mejor. En el desarrollo de estos principios están las líneas para la acción.

oalvarezpaz@gmail.com | https://alvarezpaz.blogspot.com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El Día del Padre

La familia ha sido la gran víctima de cuanto sucede. Cuando repetimos que alrededor de seis millones de compatriotas han emigrado debemos estar conscientes de lo que eso significa.

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Respetar la voluntad popular

En una dictadura lo electoral es un valioso instrumento de los tiranos para mantenerse en el poder mediante el disimulo, el fraude y la conculcación de derechos fundamentales. | Foto William Urdaneta

Punto final al desmoronamiento

Más de dos décadas son suficientes. Pasamos de la dictablanda de los comienzos a la dictadura plena actual. A quienes de manera abierta o encubierta colaboran con la dictadura, les decimos que no hay secretos eternos. Todo se sabe o se sabrá en cualquier momento. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.